Cervezas frías sin nevera ¿Cómo lo conseguimos?

Verano, calor, mil y un planes al aire libre y nada más refrescante que una cerveza San Miguel 0,0 para combatir las temperaturas. Vamos a daros unos trucos para conservar vuestras ceverzas San Miguel 0,0 bien frescas y que no haya plan que se os resista. Recurrimos a las Leyes de la física para conseguir enfriar las cervezas en nuestras salidas al campo, sin nevera y en pocos minutos.

Si queréis conocer trucos, consejos y novedades sobre esto y mucho más, no dejéis de suscribiros a nuestra newsletter y lo recibiréis todo cómodamente en vuestros correos.

Instrucciones

hielo

1. Planear una reunión en el campo

Lo fundamental para empezar es planear una reunión al aire libre, lo que sucede habitualmente en estos días en que apetece ver a la familia y los amigos. Una vez convocado todo el mundo y elegido un sitio perfecto para reunirse al aire libre ya podemos pensar en la compra en el super.

2. Comprar las cervezas san Miguel 0,0

Esto es sencillo, simplemente buscáis vuestras San Miguel 0,0 favoritas, ya sean las clásicas o con los nuevos sabores. Lo importante es que a la hora de degustarlas estén bien frías.

3. Llevar un paquete de sal

Este paso no se os puede olvidar, porque si no, no hay cervezas frías.

4. Agua y hielo

Las bolsas de helo son fundamentales para asegurar una jornada sin calores y la botella de agua no suele faltar, pero este agua no la vamos a beber, sino que la necesitamos para llevar a cabo nuestro experimento de cervezas frías sin nevera.

5. Un barreño grande o cubo de fregona

Acordarnos de llevar un barreño grande o un cubo de la fregona. Si metemos las bebidas dentro no se nos olvidará. También nos servirían esas neveras de picnic que todos guardamos en el trastero esperando el buen tiempo.

Materiales

cerveza00

– Cervezas San Miguel 0,0

– Hielo

– Botella de agua

– Sal

– Barreño o cubo o nevera de picnic grande

Cómo enfriar cervezas sin nevera

sanmiguel0,0

Si vuestra excursión es cerca de un río o pilón montañés de manantial no vais a tener problemas de enfriar las cervezas san Miguel 0,0 o la sandía que llevéis de postre, pero sin río ni pilón de manantial vamos a recurrir a las leyes de la física.

Con este sistema ahorraréis en hielo, que puede quedarse en la nevera para quienes beben refrescos y agua y demás y utilizar la mitad de un saco de hielos. Tan sólo deberemos poner la mitad de un saco de hielos (en cubitos o en granizado, eso ya va en gustos) y añadimos agua y sal, la sal baja la temperatura en la que el agua y el hielo se mezclan, haciendo que los hielos se comiencen a derretir. Esto hace que el agua está a más baja temperatura, transmitiendo rápidamente esa bajada de temperatura a la bebida que se quedará perfecta para beber en el tiempo que tardas en comerte un pinchito de tortilla de patatas.

Si queréis ver otros trucos para enfriar vuestra San Miguel 0,0 rápidamente, podéis echar un vistazo a este post de Directo al paladar donde os dan más trucos y consejos.

En Ciudadano 0,0 | La cerveza, la compañía perfecta para tu comida ligera

Los mejores consejos de los Ciudadanos 0,0

Hace ya tiempo que creamos una nueva sección en la que todos los Ciudadanos 0,0 puedan compartir sus experiencias y dar sus consejos sobre temas relacionados con la bici y la filosofía Nolotiro. Hoy ha llegado el momento de dar un repaso y ver los mejores consejos de los Ciudadanos 0,0 y ver cuales han sido vuestras experiencias.

Los mejores consejos Nolotiro

Con la filosofía Nolotiro los consejos han estado centrados en dos temas, ahorrar y reciclar o dar una segunda vida a otros productos.

  • Llega el verano y es época de sequía, por eso es necesario siempre ahorrar agua, ¿cómo lo haces? Juan Solis nos cuenta su secreto, el perlizador, ¿no sabéis lo que es? Pues lo explica con todo detalle para conseguir reducir el consumo y la factura del agua.

  • Otro apartado importante donde podemos ahorrar es en la factura de aire acondicionado. Cat pj nos cuenta su truco para utilizarlo lo menos posible aún cuando el calor pega fuerte. Una buena orientación y distribución de las zonas de trabajo en casa en función del día también son básicas, tal y como nos comenta Antonio.
  • Vivimos en un mundo tecnológico donde todo va muy deprisa lo que hace que los móviles se vayan quedando obsoletos rápidamente. Entonces, ¿qué hacemos con un móvil en desuso? Patxi nos enseña un truco genial para usarlo como cámara subacuática.

Los mejores consejos de bici

En el apartado de bici hemos tenido una gran variedad de temas desde que nos iniciamos, que vienen bien sobre todo para aquellos que vuelven a coger su bici.

  • Peor sería si nos robaran la bici, por eso Ignacio Lillo nos ofrece sus trucos para evitar que nos roben la bici. Alfonso García nos recomienda el candado en U y desaconseja los tipo serpentín.
  • Estamos en pleno verano y la hidratación es fundamental, ¿cuáles son vuestros consejos para hidratarnos en bici? Para Antonio Hernández el secreto es una buena planificación de los puntos donde conseguir agua, tanto en ciudad como si salimos de ruta. De esta forma podemos evitar el temido golpe de calor en verano algo que no es ninguna broma como nos comenta Beatriz

Como siempre recordar que vosotros también podéis plantearnos vuestros propios temas de consejos y experiencias que queráis compartir a través de nuestro formulario de contacto.

En Ciudadano 0,0 | Comparte tus experiencias

¿Qué tipo de pedales son mejores para la bici urbana?

 

El pedal es una parte importante de nuestra bici, donde transmitimos la fuerza de la pedalada. Hay muchos tipos de pedales y los que utilicemos en nuestra bici de ciudad deben ser cómodos, prácticos y seguros. También hay accesorios para el pedal que nos pueden ser útiles para pedalear por la ciudad. Yo suelo utilizar un pedal mixto, porque también cojo la bici para salidas en carretera, pero quizá no sea el óptimo solo para ciudad. Hoy queremos preguntaros: ¿qué tipo de pedales utilizáis para la bici urbana?

Si tenéis preguntas similares, podéis plantearlas a través del formulario de contacto.

Imagen | 8bar bikes

Rubbee, convierte rápidamente cualquier bicicleta en eléctrica


Cuando tenemos que recorrer más distancia de lo habitual o simplemente salvar muchos desniveles en nuestra ciudad muchas personas se pueden plantear la posibilidad de adquirir una bicicleta eléctrica. Pero tal vez ya tenga su propia bici, y fieles a nuestra filosofía Nolotiro, vamos a presentaros un proyecto como Rubbee, para convertir rápidamente cualquier bicicleta en eléctrica.

Se trata de un accesorio que fijamos a la tija de la bici, con un rodamiento que impulsará la rueda trasera y ya tenemos nuestra bici eléctrica. Rubbee nos dará una autonomía de 25 km sin pedalear, con una velocidad máxima de 25 km/h y tiene un peso de unos 6 kg. A esto hay que añadirle que incorpora una batería de 20.000 mAh que tiene un tiempo de recarga estimado de 2 horas. Tanto el accesorio como el cargador son portátiles, de manera que una vez que aparcamos la bici podemos llevarlos con nosotros.

Rubbee es un proyecto que busca salir adelante a través de la financiación colectiva en Kickstarter. El precio del dispositivo es de unos 800€, quizás algo elevado si consideramos que la gama baja de bicicletas eléctricas está en los 500€. La gran ventaja que tiene es que podemos utilizarlo en distintas bicis, la única condición es que no tengan guardabarros trasero.

Me parece una alternativa muy sencilla para convertir la bici en eléctrica, y lo que es mejor, poder utilizarla en la bici que más nos interese en cada momento, ya que es algo que podemos compartir fácilmente con los amigos o entre los distintos miembros de una familia. Y vosotros, ¿conocéis algún sistema para convertir la bici en eléctrica de forma rápida?

Más información | Rubbee
En Ciudadano 0,0 | Pedalea y recarga tus gadgets

Todos a favor de que cada vez haya más bicis, aparcamientos subterráneos y más en la bici en la red

¿Qué tal estáis? ¿Pasando calor? Por aquí, también, aunque hacemos lo posible por pasarlo con buen humor y sin que nos agote el ánimo. Como forma de refrescarse, ¿por qué no?, tal vez unas cuantas noticias sobre ciclismo urbano o quizá opiniones al respecto de la circulación de la bici. Como siempre, de la mano de bloggers especializados de la comunidad de habla hispana.

  • Este fin de semana se celebra en Munich ISPO Bike. Y para ir calentando motores (o, en nuestro caso, músculos de las piernas), veamos lo que opinan en Vehículos verdes sobre cómo fue la edición anterior. Una de las actividades que convoca esta feria es el concurso titulado “My bike, my style”, en el que puedes participar enviando una foto para demostrar qué estilo tienes sobre tus pedales.
  • Se preguntan en Autonomía Ciclista si una bici más supone que haya un coche menos. En mi opinión, no será exactamente así, ya que muchas de las personas que opten por ir en bici antes irían a pie o en transporte público. Pero aunque la proporción sea menor, ya me parece algo de lo que alegrarse.
  • En una cosa están de acuerdo con el blog Ciudad Ciclista: en que lo bueno será que cada vez haya más bicis sobre el pavimento. Aquí, además, abogan por la integración de las bicicletas en el tráfico rodado hasta el punto de que dejen de existir los carriles bici. No sé si todos los ciclistas estarían de acuerdo, ¿qué opinas tú?
  • Ya habíamos hablado de un curioso invento que se ha puesto en marcha en Ámsterdam para aparcar las bicis en los tejados. Ahora leemos en el blog Bicicleta de segunda mano una idea similar, aunque contraria: en Japón, ya que no hay espacio para nada, han ideado aparcamientos subterráneos para bicicletas que se denominan Eco-Cycle.
  • En su página de FaceBook, los de la iniciativa Mobeo citan el post de nuestro colaborador Villarramblas ‘Cómo puedes ayudar a que en Madrid más gente use la bici (aunque no seas tú)’, diciendo que es un “artículo para enmarcar”. Y no les falta razón. Esta nueva iniciativa, con la misma idea de que cualquiera se mueva en bici, lo que ofrece es la posibilidad de tomar una bicicleta, plegable o eléctrica, y dejarla en otro punto de Madrid.

Pues ya lo sabes: si tienes tu propia bici, este momento es igual de bueno que cualquier otro para sacarla. Y, si no la tienes, no te resultará ni difícil ni caro alquilarla. Cuando hayas salido con ella, nos cuentas tu experiencia.

Fotografía | Richard Masoner.

Hidratación en bici, comparte tus secretos

Una de las recomendaciones más importantes para evitar el golpe de calor sobre la bicicleta cuando las temperaturas son tan altas como las estivales es hidratarse bien. Eso lo tenemos claro, pero a veces no es fácil encontrar el lugar de sujetar el bidón en la bicicleta.

Veremos formas de transportar la bebida en los diferentes modelos de bicicletas: en uno o dos bidones atornillados al cuadro, en una mochila de hidratación, unas latas en las alforjas, un botellín de plástico medio congelada en el bolso, una botella blanda en el maillot… Si te interesa este tema o cualquier otro relacionado con el ciclismo, ya sea urbano o deportivo, suscríbete a nuestra Newsletter.

Cuándo beber mientras hacemos ciclismo

Cuando vamos en bici, se recomienda beber antes, durante y después de pedalear, debido a el cuerpo va perdiendo líquidos, especialmente en épocas de mucho calor, y por eso habrá que beber cada 10-15 minutos, además de echarnos agua sobre el cuerpo o por encima de la cabeza.

El antes y el después están claros y no hay ningún problema para echar unos tragos en esas ocasiones, lo complicado es beber mientras pedaleamos, dado que en mucha ocasiones no es fácil encontrar en la bici un lugar donde llevar el agua o los líquidos que queremos beber. Más abajo veremos las diferentes opciones para llevar agua cuando nuestra bici no tiene un espacio específico.

agua fresca bici

Qué beber cuando vamos en bicicleta

El agua es más que suficiente para la hidratación encima de la bici, pero en alguna ocasión lo que llevemos con nosotros no será suficiente, así que nos resultará necesario comprarnos alguna bebida por el camino. En un caso así, las isotónicas nos vendrán bien para recuperar los minerales perdidos.

Además de saber dónde llevar el agua, otra de las dificultades que nos encontraremos para hidratarnos sobre la bici en verano es la de conservar fresco el líquido. Lo normal es que los bidones que llevamos sujetos al cuadro estén expuestos al solo o cerca de nuestro cuerpo, que desprende calor. Por eso puede ser interesante meter en el congelador la botella la noche anterior con la mitad del agua que vayamos a llevar y luego rellenar el resto.

Cuando el agua que cabe en los bidones no es suficiente, nos veremos obligados a rellenar. Y aquí surge una nueva complicación, dado que no siempre encontraremos fuentes en nuestro camino. Lo mejor es tener planificada la ruta de modo que sepamos que aproximadamente en el momento en el que se nos gastará –a medio camino, por ejemplo— haya un lugar donde rellenarla.

Cómo transportar bebida en la bicicleta

Habitualmente, las bicis de tamaño normal o grande, tienen suficiente longitud de cuadro que es muy sencillo colocar el soporte para el bidón de agua. Algunas ya llevan practicados dos agujeros para el efecto y con varios modelos se podrán llevar hasta dos botellas, cosa muy útil para recorridos largos o personas que necesiten hidratarse con mucha frecuencia.

que? beber en bici

El problema llega cuando la bici tiene un cuadro muy corto o con una forma triangular tan cerrada que no queda espacio para el bidón. Ocurre así con algunos modelos de bicicletas plegables, en los que no existe lugar físico para situar la botella. Los fabricantes en ocasiones indican un lugar que no es propicio porque está demasiado cerca de la rueda y la abertura se llena de barro y otra suciedad, además de que queda tan abajo que es casi imposible extraerla en movimiento.

Tanto si es este tu caso o si simplemente te cuesta soltar una mano mientras pedalear para sacar la botella y beber, es probable que te hayas planteado otras maneras de llevar las bebidas en la bici.

Mochilas de hidratación

Las mochilas de hidratación son un buen invento para personas que no son tan hábiles a la hora de extraer el bidón del soporte y no quieren detenerse a beber o aquellas que tienen una bici sin espacio para la botella.

Se trata de una pequeña mochila que cuenta con una abertura en la parte superior. Dentro de la mochila va un depósito de agua de plástico del que sale un tubo que atraviesa ese agujero y llega hasta la zona de la boca. Beber con una de ellas es mucho más fácil y presenta la ventaja de que, si el agua está fresquita, nos aliviará el calor de la espalda. Pero puede ser algo incómodo cargar con toda una mochila solo para el agua.

bido?n agua bicicleta

Transportar la bebida para la bici en el bolso, las alforjas o la cesta

Si nuestra bicicleta cuenta con una cesta, llevar el agua no será problema, salvo por los pequeños botes que pueda pegar cuando pasamos por algún bache. Pero la facilidad de acceder a la bebida y de volver a dejarla será total. Otra forma de aprovechar el cestillo es retirarle el depósito a una mochila de hidratación de las que hemos descrito más arriba y colocarlos sobre la cesta para beber por el tubito de plástico: comodísimo.

En las alforjas, sin embargo, la cosa se pone complicada, por lo que refrescarse significará obligatoriamente efectuar una parada. Lo que se puede hacer en estos casos –si no hay ningún otro sitio donde llevar el agua— es aprovechar semáforos y cruces para beber. Para lo que sí nos servirán es para llevar unas latas que disfrutaremos al llegar al destino.

Algunas personas montan en bici con una gran bolsa de bandolera cruzada y colocada a la espalda. Dentro, además de todo lo que necesitemos para el día a día, podemos llevarnos una botellita de agua de la que echar mano cuando nos detengamos o cuando nos llegue la sed.

Cyclist resting and drinking isotonic drink. Backlight, sunny summer day.

Lleva la bebida en la propia ropa

Algunas prendas para ciclismo incluyen unos bolsillos traseros bastante capaces y ahí se pueden llevar pequeñas botellitas de agua, aunque puede resultar algo incómodo tenerlas pegadas a la piel, además de que se calentarán antes con el contacto con el cuerpo. Para estos casos, será recomendable optar por los envases para agua de plástico no rígido, que tomarán la forma del líquido y dejarán de molestarnos cuando estén vacíos.

Síntomas de deshidratación

Llevemos donde llevemos el agua o cualquier otra bebida, lo importante es que evitemos la deshidratación, dado que es una consecuencia muy probable si salimos en bici en verano. A pesar de beber constantemente, podemos sufrir un golpe de calor, así que será importante estar pendientes de los síntomas para detectarlo y parar a tiempo. Si notamos ligeros vahídos, excesiva temperatura y rojez en el rostro o visión borrosa, probablemente signifique que estemos cerca de sufrir una pájara. Antes de que nos ocurra, mejor buscar una sombra y descansar.

Imágenes | iStock Photos

Cómo hacer mermelada de tomate

Es tiempo de comenzar a recoger los frutos de nuestro huerto urbano. Una de las plantas que mejor se da por lo general son las tomateras, ya sean de tomate rama o bien cherrys plantados en maceta, así que muchas veces aún utilizándolos en fresco para nuestras ensaladas, tenemos producción suficiente para preparar unos pocos botes de una delicatesen, mermelada de tomate.

Las mermeladas caseras sorprenden por lo sencillas que son de elaborar y los buenos resultados que se obtienen en cuanto a sabor. Y es que esta mermelada que vamos a preparar hoy encima de una buena rebanada de pan y con un poco de jamón serrano o queso de pasta blanda, se convierte en todo un capricho gourmet.

Ingredientes para preparar mermelada de tomate

  • 500 g de tomates ya pelados y cortados en dados
  • 125 g de azúcar moreno
  • 125 g de azúcar blanquilla
  • 50 ml de zumo de limón

Cómo hacer mermelada de tomate: la receta casera

Comenzaremos pelando y quitando las pepitas a nuestros tomates, esos tomates que saben a tomate. Los cortamos en dados y los pesamos hasta obtener los gramos necesarios. Le añadimos los dos tipos de azúcar y removemos, dejando la mezcla reposar un mínimo de una hora o incluso si no tenemos prisa, toda una noche.

Añadimos la mezcla en una olla alta y ponemos a cocer a fuego medio durante quince minutos. Agregamos el zumo de limón, y seguimos cociendo durante cuarenta minutos más hasta que el líquido se haya reducido en parte, y removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera para que no se nos pegue.

No dejar que se evapore todo el líquido porque al enfriar espesa. Echar la mermelada caliente en botes herméticos y dejarlos enfriar boca abajo. Mantener los botes refrigerados en la nevera y consumirlos en el plazo de un mes, y si queréis conservarlos más tiempo esterilizarlos en un olla de agua hirviendo durante veinte minutos.

Tiempo de elaboración | 1 hora más el tiempo de maceración

Dificultad | Fácil

Utensilios para hacer mermelada de tomate casera

Para hacer mermelada de tomate no necesitas complicados utensilios o accesorios de cocina. Es conveniente que tengas frascos idoneos para guardarla herméticamente, tarros de cristal y esterilizarlos previamente cociéndolos en la olla exprés.

Degustación

La mermelada de tomate es deliciosa para acompañar jamón serrano, cecina o quesos de pasta blanda. También podéis hacer distintas variedades solo con añadir algún ingrediente extra tal como vainilla, pimienta o albahaca entre otros, de esta manera conseguimos sabores diferentes y muy personales.

En Vive 0,0 | Los mejores tomates los de tu huerto urbano
En Vive 0,0 | De la huerta al plato. Ventajas del huerto urbano
En Vive 0,0 | La dieta mediterránea siempre en tu balcón
En Vive 0,0 | La mejor receta de mermelada de pimientos, perfecta para acompañar la carne

Trucos para ahorrar en aire acondicionado

Tener todo el día puesto el aire acondicionado es un gasto considerable. Sin embargo, podemos tener en cuenta algunas cosas para ahorrar en la factura. Un truco que yo utilizo es apagar y encender el aparato del aire acondicionado en intervalos de 30 y 60 minutos. Es decir, una hora funcionando y media apagado, ya que la temperatura se mantiene perfectamente o varía muy poco, así evito tenerlo siempre encendido.

Regular la temperatura del hogar para que esté fresco también se puede conseguir sin ayuda externa, aunque para ello tenemos que tener una casa preparada. Lo mismo que cuando compramos o alquilamos nos fijamos en otros aspectos como si es o no luminosa, ahora gracias al certificado energético tenemos la posibilidad de saber si nuestro hogar es muy eficiente o no en la conservación de la energía. Será aire en verano y al contrario calefacción en invierno y el ahorro puede ser considerable.

Aislamiento y evitar la luz del sol

persienas-toldos

En verano la diferencia de estar al sol o a la sombra es realmetne notable. Por eso si somos inteligentes en nuestro hogar tendremos un toldo para que nos quite el sol en las zonas más expuestas, como terrazas y balcones. Si tenemos un ático o somos el último piso una buena opción si no podemos poner toldos es tratar de aislar nuestra casa con tierra y plantaciones en el techo. Es una de las formas más efectivas y naturales de regular la temperatura, tanto en invierno como en verano.

Otra buena opción es tener persienas que evitan que entre el sol de forma directa. En este caso las mejores son las persienas de lamas, que permiten que entre el aire, pero paran la luz y el calor. De estar forma podemos tener la casa ventilada y evitar todo el calor de estar expuestos diretamente al calentamiento del sol.

Si tenemos las ventanas cerradas mejor que los cristales sean de climalit para evitar que se conviertan en una pared fría por donde se producen fugas de energía. Igualmente un buen aislamiento en muros exteriores y techos nos ahorrará mucho dinero en climatización. En este caso es más eficiente si tenemos el aire con conducción interna, que tener diferentes aparatos en cada habitación.

Ventilación cruzada y refresco de patios para ahorrar en aire acondicionado

casas-aire-acondicionado

Pero una de las cuestiones básicas para mejorar la eficiencia del aire acondiconado es la cantidad de metros cúbicos de aire que debe enfriar en una habitación. Un ejemplo es cuando volvemos después de todo el día fuera y hace mucho calor. Si directamente ponemos el aire acondicionado y cerramos todo, estamos enfriando todo el aire de la habitación que, pongamos como ejemplo, estaba a 28º.

Es mucho más eficiente ventilar la casa, airearla o colocar un ventilador para que se renueve el aire y se refresque, lo ideal es que nos llegue el aire de una habitación y zona de sombra a las zonas más cálidas, donde tendría que salir. De esta forma cuando poco después ponemos el aire acondicionado tiene que enfriar los mismos metros cúbicos, pero pongamos a una temperatura un par de grados inferior.

En este sentido ayuda mucho en climas secos frefrescar o colocar baldes de agua en los patios interiores. En los climas húmedos no será tan efectivo ni la sensación de frescor será igual. A medida que aumenta la humedad del aire el sistema es menos efectivo el referesco de las zonas de sombra de casas y edificios.

No poner el aire cuando no estamos en casa

cerveza-hidratarnos

Otra mala práctica es dejar el aire programdado cuando no estamos en casa. Es agradable llegar y encontrar un hogar fresco, pero es una pérdida de recursos. Lo ideal es disfrutar nosotros de un ambiente fresco. Bastará con esperar tomándonos una San Miguel 0,0% bien fresquita a que todo el ambiente alcance la temperatura deseada.

Tampoco podemos poner una temperatura apta para pingüinos. Lo ideal son 24 o 25º. Cada grado que bajemos la temperatura aumenta el consumo un 5%, por lo que la diferencia entre estar a 20º o 25 es un gasto considerable. Es importante que el aire no esté siempre funcionando. Si no conseguimos que el aparato regulado a esta temperatura se pare, es que seguramente tenemos alguna fuga por la que se nos va el frío. Los cuartos de baño con extractor son una chimenea perfecta por donde muchas veces se escapa el frío de nuestro hogar.

Igual ocurre en zonas de cocina, donde los extractores, campanas o los electrodomésticos que están siempre conectados como el caso de la nevera son una fuente de calor que introducimos. Mejor tener la puerta de la cocina cerrada, a no ser que practiquemos algún truco para conservar alimentos sin necesidad de nevera.

Ahorrar también en el aire acondicionado cuando vamos en coche

aire-coche

Por último tenemos aire acondicionado también en nuestros vehículos privados. En el coche el uso del aire acondicionado aumenta el consumo de combustible entre un 5 y un 20%, por lo que lo va a notar nuestro bolsillo y las emisiones al medio ambiente si somos eficaces. Pero bajar las ventanillas tampoco es la solución, puesto que a partir de una velocidad de 70 km/h aumenta el rozamiento y con ello el consumo de forma similar al aire.

Lo ideal es hacer un uso inteligente y utilarlo cuando el coche necesita menos potencia, que será cuando menos exija a nuestro motor para funcionar. Ventilar el coche antes de entrar o aparcar a la sobra son buenas prácticas que también nos ayudarán a ahorrar, sobre todo en los trayectos más cortos, que son los que realizamos con más frecuencia.

En Vive 0,0 | Cómo ahorrar en consumo del aire acondicionado de una vez por todas

Imágenes | Joanna Poe | Pexels 1 & 2 | Kaboompics_com

La bici en verano: 10 consejos para sobrellevar el calor

El título de la magistral obra de teatro (y película) de Fernando Fernán Gómez nos decía que las bicicletas son para el verano y desde hace generaciones las hemos asociados a las vacaciones infantiles y los pueblos de veraneo. Pero el uso que hacemos hoy en día de la bici, como medio de transporte urbano, puede no ir tan de la mano de las elevadas temperaturas atmosféricas. Veamos unos cuantos truquillos para que ese calor no nos afecte negativamente hasta impedirnos sacar la bici porque a los verdaderos amantes de las dos ruedas un poco de calor no nos desanima.

1º. La ropa adecuada. Escogemos ropa de colores claros y de tejidos transpirables, como el algodón. Para las chicas, los vestidos holgados serán la apuesta del verano. Busquemos variar cada día la forma de tirantes y mangas para no presentar ese antiestético “moreno agromán” de los ciclistas profesionales. Vendrá bien llevar la cabeza cubierta con una gorra o pañuelo y quien utilice casco, que se pase a uno bien ventilado y de tonos también claros. Si las almohadillas interiores son intercambiables, podemos lavarlas al cabo de unos días.

2º. Unos cuantos consejos para llevar a cabo antes de montarte en la bici: es importante aplicarse crema solar con un factor alto de protección, antes de salir. Y como último complemento, añadamos unas gafas de sol. Si te duchas justo antes de montarte en la bici, puedes salir con el pelo mojado. Y, si comes en casa, no sería una mala idea darse dos duchas diarias.

3º. Sal al amanecer o al atardecer. Desde que ha entrado el calor, me he programado el despertador una hora antes para salir en la bici cuando la ciudad aún está fresquita. Tanto es así, que tengo que salir con chaqueta y luego aplicarme el consejo de las capas, que vale ahora tanto como en invierno. Si no tenemos tiempo por la mañana, podemos escoger las últimas horas de la tarde. Cuando las horas nos las marcan nuestras obligaciones y no podemos escoger, tendremos que hacer caso a otros consejos.

4º. Ve por la sombra, que por el sol… ya sabemos. La sabiduría popular, aunque tenga una manera particular de expresar las cosas, no está exenta de razón. De todas las rutas posibles, en esta ocasión no elegiremos la más corta o rápida, sino la más sombría. Además, podemos elegir calles y horas donde sepamos que hay un aspersor en un jardín o parque y dejar que nos refresque con unas gotitas.

5º. Hidratación en tres momentos. Será bueno hidratarse antes, durante y después del ejercicio. Beberemos un par de vasos de agua antes de salir. En la bici, podemos optar por el bidón de toda la vida o por las mochilas de hidratación, muy buena solución para llevar más cantidad de líquido y para transportar, además, lo necesario. Si llevamos el agua casi helada, hasta nos puede refrescar la espalda. También existe una versión para el sillín. Al llegar, lo que más apetece son unas cervezas sin alcohol San Miguel 0,0 %, que nos servirán para recuperar los líquidos y minerales perdidos.

6º. La ley del mínimo esfuerzo. La velocidad de la bici provoca que te azote una brisa que cuando vas a pie o te paras resulta inapreciable. Así que, de momento, vamos con ventaja. Pero tampoco podemos aspirar a una velocidad excesiva que nos obligue a realizar un esfuerzo físico, pues entonces estaremos provocando una transpiración indeseada. La clave está en no generar más calor del que puedes evaporar. Es igual de importante administrar bien el cambio de marchas –si nuestra bici las tiene– para que el esfuerzo físico siempre sea el mínimo.

7º. No pares, sigue, sigue. Por mucho calor que haga, sobre la bici no suelo advertirlo, gracias a la brisa. Sin embargo, cuando me detengo de repente noto cuál es la auténtica temperatura. Por ello es preferible tratar hacer el menor número de paradas posible. Por ejemplo, si vemos un semáforo y calculamos que se va a cerrar, mejor aminorar la marcha y evitar pararse que llegar rápidos y estar un rato detenidos bajo el sol.

8º. Si ocurre lo peor… Con todos estos consejos y los que cada uno nos dais en nuestra sección paralela, como planificar bien la ruta, salir con más tiempo para relajarse en el último tramo, hacer descansos, echarse agua fría por el cuerpo, etc., evitaremos consecuencias del esfuerzo exagerado y del elevado calor como los mareos, las pájaras, los golpes de calor… Pero si, a pesar de todo, ocurre, será necesario ayudar a la persona que lo haya sufrido. La llevaremos a un lugar fresco y trataremos de bajarle la temperatura corporal con paños húmedos. Echar agua por encima es buena idea, siempre que no esté muy fría. Pasado un rato, será bueno que beba agua e ingiera alimentos salados.

9º. Una vez llegamos. Para llegar presentables al trabajo, lugar de estudios o cualquier otro que sea nuestro destino, ya hemos aplicado una serie de recomendaciones. Pero tal vez no haya sido suficiente. Si somos de mucho sudar, quizá convenga llevar en la mochila ropa limpia o dejarla en el cajón o la taquilla, al igual que los zapatos. Tras usar el lavabo o una toallita húmeda, con la ropa limpia estaremos como nuevos.

10º. Otros consejos. Tal vez sea el momento de cambiar la mochila por alforjas o cesta para evitar el sudor de la espalda. No conviene hacer comidas pesadas, que también elevarían la temperatura corporal mientras hacemos la digestión. El estrés puede acalorarnos de verdad, así que elegiremos rutas tranquilas y de poco tránsito. Y algunas otras sugerencias, que nos habéis aconsejado, como utilizar alguna ducha pública (si vivimos en un lugar costero), llevar un frasquito de spray para echarnos agua por encima y aprovechar el aire acondicionado del trabajo… o, se me ocurre, pasar por debajo de los aspersores o junto a una fuente pública para refrescarnos con las gotitas perdidas.

Seguro que se os ocurren otras ideas que puedan ayudarnos y que tenéis ya bastantes truquitos que ya hayáis puesto en práctica para hacer el trayecto más llevadero en verano y no restarle nada de la diversión a montar en bici ni perder las ganas de usarla como medio de transporte. Si es así, no dudéis en compartirlas con nosotros en un comentario más abajo o en nuestra sección de experiencias, donde todas vuestras propuestas son bienvenidas.

Lo cierto es que nosotros mismos, al elegir la bici como medio de transporte en lugar del coche o el autobús, estamos contribuyendo a que las temperaturas de la ciudad no sean tan altas. Ya sabemos que el asfalto retiene el calor y que lo más duro en algunas de las urbes más calurosas es esa sensación de que no refresca por la noche. Si no calentamos nuestros asfaltos, a la larga, dormiremos mejor.

Fotografías | Jenene Chesbrough (Flickr Creative Commons), Prayitno (Flickr Creative Commons), Merka Bici, Tiendas Cout, Regalo publicidad, Sex and the Bici.

Londres en bici, una alternativa al transporte público

Reconozco que con Londres tengo una relacción de amor-odio. La ciudad tiene cosas que me encantan y otras que detesto, así que tras terminar mis visitas prometiéndome que no volveré, al cabo del tiempo no se por qué pero vuelvo a aterrizar en esta ciudad. Hoy vamos a proponer una opción diferente para visitar la City a otro ritmo. Se trata de Londres en bici, una alternativa al transporte público para la movilidad en la ciudad.

La bici, alternativa y reto al transporte público en Londres

Porque una de las cuestiones que menos me gusta de Londres es el transporte público, no por su extensión o su frecuencia, que es realmente bueno, sino por el precio que hay que pagar para el servicio que nos dan. Por eso la alternativa de alquilar una bicicleta me resulta atractiva, sobre todo si voy a estar varios días y estoy alojado en la zona centro.

Y a la vez supone un reto, ya que no estamos acostumbrados a las normas de circulación de Inglaterra, donde debemos recordar se circula por el lado izquierdo de la calzada, algo que para muchos de los turista en la ciudad nos hará tener algunas dudas sobre por dónde debemos ir. Esto también nos obligará a estar más atentos, más alerta en nuestra bici, lo que al final hará que nuestra circulación por la ciudad resulte más segura.

Muchos se pueden preguntar por la intensidad del tráfico en una ciudad tan grande. En Londres en la zona centro no es tal alta como podría suponerse, debido sobre todo a que en 2003 introdujo la tasa de congestión, un impuesto sobre densidad de circulación en un intento de reducir la densidad de tráfico en los accesos al centro y sus inmediaciones, de lunes a viernes. Por este motivo circular en bicicleta es una buena opción, aunque como todas las ciudades la hora punta siempre puede ser complicada.

Además disponemos de un planificador de rutas para ciclistas que nos llevará por las calles más recomendables para el tránsito, al que dando el punto de inicio y el punto de fin nos indicará la mejor elección. También tenemos la opción de indicar la velocidad media, la ocupación de la vía, la ruta más rápida o la más tranquila. Desde luego toda una ayuda para movernos por la ciudad en bici.

Rutas en bici por Londres

De todas formas si queremos que la ruta en bici sea guiada siempre podemos acudir a una de las varias empresas que nos ofrecen este servicio. En este caso, The London Bicycle nos ofrece un servicio muy completo, que va desde el alquiler de bicis, las visitas guiadas en bici, con distintos idiomas disponibles o la reparación de posibles averías que suframos en la ciudad, aunque si vamos como turistas será complicado que nos llevemos nuestra propia bici.

En este caso nos proponen una visita guiada por el Londres Central, en la que podremos recorrer sitios emblemáticos que por la orilla del Thamesis nos llevará a ver el Ojo de Londres, la noria más alta del mundo, y por supuesto el Big Ben y Las casas del Parlamento, esencia de la democracia inglesa. Desde aquí nos dirigirán a través del Puente de Lambeth pedaleando en un recorrido entre las típicas casas inglesas de ladrillo rojo.

La siguiente parada será la Abadía de Westminster, para continuar por St James y su famoso parque. Una zona esta, donde pedalear será todo un placer. Aquí se asiste al cambio de la Guardia Real en el Palacio de Buckingham. Luego toca subir hacia Trafalgar Square contemplados por la estatua dedicada al Almirante Nelson, recorrer Leicester Square y bordeando ChinaTown llegar hasta Covent Garden. El precio de esta visita guiada está alrededor de 25€ y es una forma de recorrer la ciudad sin acabar al final del día molidos de cansancio.

Consejos para montar en bici con lluvia

El tiempo es uno de los aspectos que más puede influir a la hora de animarnos a coger la bici. Si queremos tener una experiencia realmente auténtica no podemos dejar que un poco de lluvia o frío nos eche para atrás. El tiempo cambiante, con lluvia, viento o temperaturas frescas con propias de Londres a no ser que tengamos suerte y estemos en las “dos semanas de sol y buen tiempo” de todo el año.

A la hora de elegir una bici en este sentido luces y guardabarros son imprescincibles. También será de ayuda circular con algo reflectante, que nos haga más visibles. De todas formas con el tiempo cambiante de Londres una buena opción puede ser alquilar por horas bicicletas del servicio público.

Podemos sacar una bici por horas para no tener que preocuparnos después de donde la aparcamos o tener que devolverla otra vez a la tienda de alquiler. Bastará con dejarla en una estación de servicio. De esta manera podemos aprovechar todas las ventajas y evitar algunos inconvenientes.

En Ciudadano 0,0 | Copenhague en bici, disfruta de la ciudad como un danés más en tus vacaciones
Imagen | Wikimedia | garryknight | morebyless