Tres alternativas para llevarte la bicicleta de vacaciones

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Se acerca el momento de irnos de vacaciones y la bicicleta, que ha sido parte de nuestra vida en la ciudad durante todo el año, no tiene por qué quedarse atrás. Vamos a ver tres alternativas para llevarte la bicicleta de vacaciones y que nos siga acompañando ahora que tenemos más tiempo libre para disfrutar con ella durante unos días.

La forma de trasladar la bicicleta va a depender mucho de cómo nos vamos a desplazar también nosotros. No es lo mismo que nos vayamos de vacaciones en nuestro propio coche, que en autobús o que tengamos que coger un avión, por poner tres ejemplos concretos. A la vez también va a depender del modelo de bicicleta que tenemos. No ocupará el mismo espacio una bicicleta plegable, que una clásica de ciudad, una de montaña o una fixie… Sin embargo, excepto en el caso de la plegable, que por sus propias características ocupa poco espacio, en el resto el traslado será más o menos semejante.

Tipos de portabicis para llevarlas en el coche

Si nos vamos de fin de semana o vamos solos en el coche el espacio no suele ser un problema y en muchos casos la bici se transporta en el interior del vehículo. Muchas veces basta con desmontar la rueda delantera y fijar la bicicleta al habitáculo para que no se mueva, evitando que la carga se desplace ante cualquier frenazo, por ejemplo. Esta opción es obligatoria siempre que llevamos carga en un vehículo fuera del maletero.

Pero si no tenemos espacio tenemos que optar por llevar un portabicis en el exterior del vehículo. Aquí tenemos de muchos tipos, individuales o para varias bicis. La elección, además del tipo de bicicleta que trasladamos, dependerá del vehículo que conducimos. Tenemos portabicis que se enganchan a la bola del remolque, una de las mejores opciones, aunque no todos los coches disponen de este accesorio.

Otras opciones que tenemos para llevar nuestras bicis es tener un portabicis de portón que se coloca sobre la puerta del maletero. Su ventaja es que se adapta a todo tipo de vehículos, con distintos modelos. La fijación de las bicicletas o si permite o no abrir el maletero una vez colocado son los aspectos que hay que tener en cuenta para adquirir uno de estos accesorios.

Una precaución que debemos tener es comprar una placa V20 que debe ir colocada junto con el portabicis. Esta placa es obligatoria siempre que trasladamos una carga que supera las dimensiones del largo o ancho del vehículo. En el caso del traslado de bicicletas, por lo general ocurrirá de esta manera, así que por seguridad debemos señalizar al resto de conductores esta circunstancia.

Si tenemos un portabicis de techo, que van colocados en la baca del coche, quedando las bicicletas sobre el techo del mismo. Las bicicletas van apoyadas sobre un carril y las sujeciones son bastante buenas, pero frena bastante la marcha del vehículo y aumenta el consumo de combustible, por lo que en los últimos años han perdido terreno frente a las de portón o bola.

¿Y si la enviamos por mensajería?

Otras veces lo más cómodo para nosotros es facturar la bicicleta para que nos la lleven. En este caso podemos contactar con una empresa de mensajería para que se haga cargo de su traslado. Los precios para llevar una bicicleta en la península suelen estar sobre los 40€, más o menos, dependiendo de la empresa que efectúe el trabajo o el lugar de destino, urgencia del envío, etc.

En estos casos debemos asegurarnos de que la bicicleta está correctamente embalada para que no sufra daños durante el traslado. Por lo general hay que desmontar los pedales y girar el manillar para que quede en el mismo plano que el cuadro de la bici, haciendo que el ancho de la misma se reduzca lo máximo posible. Después podemos desmontar ruedas para intentar reducir el tamaño del paquete y todo esto embalarlo con las debidas protecciones.

¿Cómo la embalamos si nos vamos en avión


El embalado es algo casi obligatorio si vamos a llevarnos la bicicleta con nosotros en avión. Aquí cada compañía aérea suele tener sus propias normas, por lo que es necesario leer detenidamente el apartado de equipaje para saber si podemos trasladar la bici, si tenemos que pagar un extra o las condiciones en las que debemos hacerlo.

Otra opción distinta al embalado es utilizar una bolsa de trasporte de bicicletas, donde tenemos distintos tipos, que además de añadir protecciones suelen tener asas o bandoleras que nos van a permitir cargar nosotros con las bicis fuera del aeropuerto de turno. Es una buena opción si el traslado en avión de la bici se va a realizar en varias ocasiones.

Como habéis visto alternativas desde luego no nos faltan para seguir disfrutando de la bici en vacaciones. Claro que si no queremos trasladarla siempre podemos tirar de la opción de alquiler en destino. Por un lado no es nuestra bici habitual, pero por otro nos ayuda a probar distintos modelos que si estamos pensado en cambiar de bici nos puede ayudar a tomar la mejor decisión. Y vosotros, ¿os lleváis la bici de vacaciones?

En Vive 0,0 | Valencia en bici, la mejor forma de moverse por la ciudad
En Vive 0,0 | Mensajeros en bici

Imagen | DiamondBack Truck Covers | warrenski | Fauzi Yusoff

Comentarios

compartir en redes

3 thoughts on “Tres alternativas para llevarte la bicicleta de vacaciones”

  1. De las opciones que mejor veo para llevar la bici en coche es el remolque específico que se engancha a la bola. No es muy difícil de poner y las bicis van muy seguras. Eso sí, tiene el inconveniente de tener que instalar la bola del remolque. Yo como no tengo bola de remolque lo que hago es quitar la rueda delantera y meter la bici dentro con los asientos bajados, pero siempre conviene asegurarla con pulpos para que no se mueva mucho o en algún frenazo no se vaya para adelante.

  2. A mí los portabicis externos de los coches siempre me han causado cierto rechazo porque, por un lado, te pueden quitar visibilidad y por otro, no vas tranquila, siempre pensando que la bici se puede haber caído. Además, colocarla y sujetarla bien tiene que llevar su tiempo. Soy más partidaria de llevar la bici dentro del vehículo. Si cabe en el maletero, genial, pero si hay que inclinar los asientos traseros, serán necesarias buenas sujecciones. Yo me compré una bici que, aunque es de rueda grande de 26″, es plegable. No la uso como usa la gente las plegables, pero la compré precisamente para esto, para que cupiese en el coche. De hecho, el coche me lo compré después (el híbrido del que ya os he hablado) y probé que en el maletero me cupiese, sin inclinar asientos. El coche tuvo mi aprobado cuando llevé la bici al concesionario, la metí dentro y vi que cabía. Si no, habría elegido otro modelo 😉

  3. Yo también prefiero llevarla dentro del vehículo. En mi caso como sí utilizo una bici plegable es fácil de recoger, meter en su bolsa de transporte y llevarla a donde quiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *