Valencia_20121213_170409

Valencia en bici, la mejor forma de moverse por la ciudad

En nuestra nueva sección de rutas en bici recorremos las ciudades más importantes desde la perspectiva privilegiada de nuestros sillines. Después de ver la forma de atravesar Palma de Mallorca, varias rutas muy agradables por Madrid, recorridos turísticos muy urbanos por Barcelona, una ruta por las orillas del Guadalquivir en Sevilla y una tourné de fin de semana en Bilbao, nos toca dar una vuelta sobre pedales por Valencia.

Al igual que en las rutas recomendadas en Madrid asegurábamos que todas podían comenzarse llegando en Metro, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha elaborado la guia de itinerarios “BICI + METRO” de Metrovalencia con el objetivo de promover el uso combinado de la bicicleta y el transporte público. La Via Xurra, El Parque natural del Turia (dividido en tres rutas), l’Horta Sud o El Marjal dels Moros son solo algunas de las 18 rutas que se explican en la web.

El centro histórico de la ciudad del Turia

Escogemos la ruta denominada El Jardín del Turia, ya que será la que nos permitirá hacer un circuito más urbano y visitar el centro de Valencia. Si partimos desde la pedanía de Benimámet, como indica la descripción, el total será de 15 km. en cada sentido. Pero se puede comenzar con la ruta más avanzada –por ejemplo, en el Puente 9 d’Octubre, de Calatrava– para luego enlazarla con otra, como veremos.

Desde el cauce del río Turia, convertido ahora en jardín y con tramos de carril bici, podemos acercarnos a algunos de los lugares de más interés monumental y cultural de la ciudad, tanto en la margen derecha como en la izquierda. Nos encontraremos a lo largo de nuestro periplo con la Catedral, el Miguelete, la Lonja o el propio Ayuntamiento, las Torres de Serranos, el Palacio de la Música, Centro cultural y musical de Valencia…

Si tenemos tiempo para paradas, a nuestro alcance quedarán los museos de José Benlliure, el de la Catedral, el de Sant Pio V o el de Historia, así como el Museo del Instituto Valenciano de Arte Moderno o IVAM. Como un museo a vista de bici, los puentes que cruzan el río a lo largo de nuestra ruta nos darán una lección de historia, pues encontraremos desde ejemplares de piedra, como el Puente de Serranos, hasta los más modernos, como los firmados por Santiago Calatrava. Uno de ellos, El Pont de Fusta, tiene un límite de 30 km/h. en el carril derecho, que se indica como carril compartido entre coches y ciclistas.

Durante el recorrido, veremos, además, algunas de las zonas verdes más importantes de la ciudad de Valencia, como pueden ser Parque de Cabecera, el Bosque Mediterráneo, el Jardín Botánico o el Vivero. Hacia el inicio de la ruta, encontraremos la “montaña mirador”, ideal para contemplar la ciudad y observar el paisaje de oeste a nordeste (l’Horta y La Sierra Calderona).

De La Ciudad de las Artes y las Ciencias a la Malvarrosa

Por el interior del cauce del río, que está habitado por jardines y zonas verdes, podemos llegar hasta La Ciudad De Las Artes Y Las Ciencias, combinando la ruta anterior con la que llaman la fachada marítima. A lo largo de su trayecto, nos esperan las obras de arquitectura moderna más vanguardistas, que alojan pabellones, museos, palacios de congresos. En la zona, encontramos también un centro comercial, L’Oceanogràfic y otros puntos de interés donde quizá nos apetezca detenernos.

Seguiremos hasta el Paseo Marítimo, desde el cual podemos alcanzar el barrio del Cabanyal y de ahí la mítica Playa de la Malvarrosa. Si estamos haciendo esta ruta en verano, será buena idea llevar debajo el traje de baño para recompensar nuestro pedaleo con un chapuzón en el Mediterráneo. Una vez nos hemos refrescado, continuar el recorrido en bici nos resultará aún más agradable.

Una extensa red de carril-bici

Sabemos que el carril bici no es la única vía por la que puede circular una bicicleta, pues podemos utilizar la calzada, como cualquier otro vehículo. Sin embargo, cabe destacar Valencia entre las ciudades españolas que han sufrido una transformación en positivo gracias al trazado de muchos de estos carriles. La red de carriles bici de Valencia es muy completa, no solo por su extensión, sino también por su penetración en el centro, como se puede observar en este plano en color verde (el rojo indica calles para bicicletas y el amarillo calles de poco tráfico).

Además, si lo que quieres o necesitas es hacer un recorrido concreto entre dos puntos y no dar una vuelta para disfrutar de las vistas, puedes calcular la mejor manera de moverte en la bici con este formulario, que te da a elegir entre la ruta más segura y la más directa.

El carril bici de Valencia a El Saler, que arranca en la rotonda de El Agora de La Ciudad de las Artes y las Ciencias, hace un viaje de vistosos paisajes. Sus 28,64 kilómetros incluyen la ida y la vuelta. Si lo extendemos más, llegaríamos hasta la Albufera e incluso a Alcàsser y Picanya. Estos son solo un par de los numerosos itinerarios que ofrecen los alrededores de la ciudad.


Si hemos viajado a Valencia en un medio de transporte en el que no se nos permitía traer nuestra bici, no hay que desesperar. Siempre se podrá alquilar una o subirse a un bicitaxi, ya que esta es una de las capitales en las que se puede encontrar este servicio. Otra opción serían las bicicletas municipales de alquiler por minutos de Valenbisi. Los puntos de recogida y entrega están repartidos por toda la urbe, incluyendo la ciudad histórica. Solo será necesario que nos presten una tarjeta.

Estamos seguros de que son muchos los ciclistas que se mueven habitualmente por Valencia dadas las condiciones favorables de orografía y extensión de la red de carriles bici. Si te cuentas entre ellos, cuéntanos. ¿Has hecho ya alguno de estos recorridos en bici? ¿Nos recomiendas alguna otra ruta que no se haya mencionado más arriba?

Fotografías | Ciudad Observatorio, Valencia en Bici, Wiki Loc, K6-34, y Metro Valencia.

, , ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Carlos Roberto

      Pues anda que no he pateado Valencia cuando he estado de visita por la ciudad. Para la próxima Bici sin dudarlo, así no acabo reventado