Bilenky-NAHBS-e1361728806280

La bici: háztela tú mismo

Como con cualquier cosa, no hay mayor garantía de que algo será perfecto para nosotros que el que se haya construido a nuestra medida. Con la bici, podemos conseguir igualmente esa exacta adecuación a nuestra anatomía y nuestras necesidades fabricándonos la bici de nuestros sueños con componentes de bicicletas de desecho o elementos comprados para utilidades concretas. Además, nos saldrá algo más barata que si la compramos de primera mano.

La bicicleta se compone de numerosas piezas que pueden cumplir sus funciones de mejor o peor manera. El paso anterior –digamos, la versión light– que daríamos a la autoconstrucción de nuestra bici sería algo más sencillo: tunear o customizar la que nos han vendido en la tienda. Es muy posible que el modelo que podemos permitirnos sea perfecto en todos sus componentes, pero nos resulte insuficiente, por ejemplo, en el desviador o en los platos.

Con una inversión extra, podremos sustituir estos por unos de mejor calidad. La mano de obra, si no somos muy manitas, tal vez prefiramos encargársela a un taller. Para saber cuáles son los componentes que mejor nos vendrían para nuestra bici, preguntamos a los expertos o lanzamos una consulta en alguno de los numerosos foros de Internet al respecto. Debemos hacernos unas cuantas preguntas para encontrar la bici ideal y hasta tener en cuenta el tipo de ciudad en la que nos movemos. Esta guía nos dará alguna pista también.

Lo importante para ello es tener en cuenta los kilómetros que hacemos al día, el tipo de terreno por el que nos solemos mover y también nuestras capacidades de pedaleo. Será igual de importante saber cuál es nuestro propósito: aumentar la velocidad, hacer un esfuerzo menor, conseguir una bici más ligera, evitar averías que estemos sufriendo con regularidad…

Nuestra propia bici a medida

Si nos ponemos a sustituir componentes, tal vez lleguemos a cambiar tantas piezas de la bici, que al final nos la habremos construido nosotros. Es la mejor forma de llegar a tener la bicicleta perfecta, la que resulta versátil para las dificultades con las que nos encontramos y al mismo tiempo, nos es cómoda y no nos pide mucho esfuerzo. Porque incluso aunque el uso cotidiano de una bici sea el mismo para distintas personas –ir al trabajo–, cambiarán mucho las necesidades dependiendo de la localización de nuestros puntos de partida y destino. Quizá haya cuestas y necesitemos marchas, quizá crucemos un enorme parque y nos hagan falta unas cubiertas casi de montaña, quizá sea todo por ciudad y lo que queramos sean altas velocidades…

Para construir esa bici hecha a nuestra medida, empecemos a reunir componentes. Tal vez tengamos un cuadro antiguo que ya sabemos que funcionaba bien y se adecua a nuestras medidas. Ese sería el mejor punto de partida. A partir de ahí, los componentes que faltan, se irán adquiriendo de aquí y de allá: unos de segunda mano, otros nuevos, pero que sabemos que nos irán muy bien porque nos han hablado de ellos…

Compañeros y amistades que ya no usen su bici o que también la haya desmontado y tengan componentes de sobra, pueden cedernos alguna pieza o intercambiarlas por las nuestras que vamos a desechar… Aplicamos, cómo no, la filosofía Nolotiro también a la bici. En alguna ocasión, de dos o tres bicis viejas se puede sacar una excelente. Sería ejercer el reciclaje de bicis y al mismo tiempo tratar de aprovecharlo todo.

Una vez recolectados los componentes, quedará soldar, pintar, armar, pasar cables, etc… Es muy probable que estos últimos retoques los tenga que hacer un taller. Pero no significa que la bici no te la hayas hecho tú. Para darle un toque más urbano, la pintura la podría hacer un artista del aerógrafo.

Es también bastante habitual encontrar empresas, tiendas y talleres, dedicadas a construir la bici que les solicitas, a tu medida. Las hay que hacen los cuadros y las hay que las construyen de principio a fin tu bicicleta personalizada por encargo. En general, tratan más las fixies o las bicis clásicas y vintage. A todas ellas les dedicaremos un post específico más adelante. Mientras tanto podéis ver la transformación de El Tío del Mazo de bicicleta de carretera a fixie. San Miguel te invita a que diseñes tu bici idónea en su propuesta solidaria, lo que sería un primer paso para hacértela de verdad.

¿Y tu bici? ¿De dónde viene? ¿Es como un monstruo de Frankenstein en el que cada componente se ha reciclado de otra bicicleta anterior? Si te has fabricado tu bici a tu medida para que responda a todo lo que le pides, por favor cuéntanos qué resultado te ha dado.

Fotografías | Una velocidad, Handmade bicycle Show y Hunter Cycling.

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Carlos Roberto

      Pues yo en breve voy a aprovechar la vieja bici de carretera y convertirla en una fixie a ver que tal me queda el resultado. #nolotiro Me ha convencido El Tío del Mazo con su transformación

      • Beatriz

        Entre la de carretera y la fixie seguro que no hay demasiado problema porque son dos modelos que más o menos tienen que ver, con muchas cosas en común, especialmente en cuanto a tamaño y forma. De hecho, se ven por las ciudades muchas fixies que se nota que en algún momento fueron clásicas de carretera.

    • Ruiz

      el hecho por ti mismo, eso si que llena de satisfacción… y si encima tienes una bici bespoke… pues miel sobre hojuelas.

      • Beatriz

        Para ello hay que tener ya bastante práctica con la bici, pues hacen falta años de salir con ella para saber exactamente lo que se necesita y lo que no nos aporta una bici “de tienda”. Pero seguro que el cambio se tiene que notar muchísimo.

    • Georgeous Ribot

      Yo uso una fixie hecha por mi mismo con piezas recicladas (excepto ruedas que me di un capricho). La verdad es que hace gracia circular con tu bicicleta sabiendo que te la has currado.

      • Beatriz

        Pues sí, tiene que ser muy especial. Además, sabes que la tuya es única, que no va a haber nadie con la misma. Me imagino que para gente un poco manitas ha de resultar muy divertido.

    • Nisti

      Pues yo tengo una urbana deportiva, que he modificado un poco para uso polivalente. En el proceso de tuning tambien ha subido algo el standart de calidad.

      • Beatriz

        Claro, cualquier añadido le agrega valor. Seguro que te ha quedado muy bien. Gracias por tu comentario.