Dos en la bici, montar en tándem es mejor de lo que piensas

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Seguro que a muchos de vosotros eso de montar en tándem se os antoja bastante difícil. Desde luego no es igual que montar sólo en bici, pero si estás acostumbrado a pedalear, montar en tándem es divertido y no supone mucho problema. Todo lo más, un pequeño período de adaptación con el tema del equilibrio, coordinación y manejo. Eso sí, tendremos que tener en cuenta los consejos para circular por la ciudad si elegimos el medio urbano para desplazarnos.

La bici tándem, algunas cosas a tener en cuenta

La bici tándem lleva mucho tiempo entre nosotros. Pedalear en compañía se hace muy llevadero y si el terreno no es muy duro, hasta más fácil. Aunque seamos dos, la fuerza de desplazamiento al pedalear va a ser mayor y la inercia que podemos dar a la bici también. Eso sí, tenemos que tener algunas cosas en cuenta antes de ponernos manos a la obra con el tándem.

bici tándem

Para empezar, ¿cómo nos ponemos en el tándem: delante o detrás? El que pedalea delante en el tándem es el que tiene que tener más experiencia o pericia con la bici. Digamos que el de delante se va a encargar de casi todo: cambiar de marchas, frenar, trazar trayectorias, algo muy importante si vamos por carril bici, e informar al de detrás, ser sus ojos.

El ciclista que está atrás tampoco es que tenga que pedalear y descuidarse de lo demás, también tiene que ayudar con la distribución del peso cuando se va a cambiar de dirección y estar atento a las frenadas, arrancadas y cambios de marchas.

Digamos que para pedalear en tándem hace falta coordinación y comunicación con el compañero. Muy parecido a remar en canoa, si los dos no van al unísono, cuesta mucho moverse. Si os intriga cómo serán las sensaciones montando en tándem, yo os aconsejo alquilar uno para probar.

Algunas ventajas de montar en bicicleta tándem

bicicleta tándem
Para mí, la principal ventaja es que no hay que hacer paradas para esperar al compañero ni estar constantemente mirando para atrás como tocaría hacer cuando vamos cada uno con su bici. Los dos vamos a una, incluso si alguno está muy cansado, puede tomarse un descanso mientras el otro sigue pedaleando.

En terrenos no muy complicados, sobre todo si es llano o cuesta abajo, es muy notable la velocidad que se puede alcanzar con un tándem. Por eso para hacer viajes largos por carretera o caminos no muy técnicos es una opción a considerar. Con el mismo esfuerzo que una bici normal, aquí iremos más deprisa. Eso sí, los brazos trabajan más y se nota el esfuerzo.

Si se coge el tándem para viajar o dar un paseo turístico está la ventaja de que podemos llevar al fotógrafo en la bici. Mientras el de delante pedalea, el de atrás puede aprovechar para sacar alguna que otra foto. Igual con el tema de la comida, nos podemos ir relevando para comer o no hay que pararse para sacar cosas de la mochila.

Dónde comprar bicicletas tándem

Antes de comprar una bici tándem quizás lo ideal es probar la opción de alquiler. Cuando ya hemos comprobado lo divertido que es y estamos sincronizados con nuestra pareja de pedaleo podemos acudir a una tienda especializada. Por lo general en las tiendas de deportes que no son exclusivas de ciclismo no suelen tener estos modelos que tienen menos demanda. Incluso en las tiendas de bicicletas tendríamos que pedirlas ya que no suelen tener en stock.

La parte positiva es que podemos elegir la bici tándem que mejor se adapte a los recorridos que queremos realizar. Al igual que ocurre con el resto de bicis, la bicicleta tándem también tiene muchas tipologías diferentes.

Tipos de bicis tándem

Podemos encontrar tándem de paseo, que es el más habitual, pero también modelos cruiser, plegables, de montaña o de carretera. Como ocurre con otros tipos de bicis pueden llevar suspensión delantera o doble suspensión. A la hora de elegir los componentes y dada la velocidad elevada que podemos lograr cuando llevamos una buena sincronización, no está demás apostar por unos frenos de disco, que nos ayuden a parar la alta velocidad de inercia que podemos conseguir con estas bicicletas.

Luego también podemos encontrar modelos de cuadros más cortos, pensados para que no ocupen tanto espacio, e incluso algunos triples, para que sean tres miembros los que pedaleen de forma conjunta. A las bicis tándem también se les puede añadir un kit de motirización para convertirlas en bicis eléctricas, algo que puede ser de gran ayuda si lo que deseamos es hacer algún recorrido de larga distancia de forma habitual.

Sin duda montar en tándem es una experiencia divertida y muy curiosa. Os lo recomiendo si alguna vez tenéis la ocasión de haceros con uno o de alquilarlo. En la web incluso podemos encontrar páginas de cómo hacer un tándem casero a partir de dos bici normales. ¿Os animáis con esta forma de pedalear?

Imágenes | M J M, tAlex Bikes, kDamo

Comentarios

compartir en redes

9 thoughts on “Dos en la bici, montar en tándem es mejor de lo que piensas”

  1. Pues la verdad es que yo tengo muchas ganas de probar uno. En mi ciudad lo que se ven mucho son los cochecitos de cuatro pasajeros, donde todos pedalean, pero la verdad es que el tádem me parece más divertido

    1. El tándem cuando le pillas el truquillo es muy divertido. Y lo que más impresiona es la velocidad que puedes alcanzar pedaleando “normal”.

  2. ¿Creéis que una persona adulta que no sabe montar en bici aprendería mejor yendo en la parte de atrás de un tándem o en su propia bici?

    1. Primero debería de aprender en su propia bici. Ten en cuenta que para el tándem hace falta mucha coordinación entre los ciclistas, sobre todo para arrancar y parar. Si una persona no ha aprendido sola a mantener el equilibirio en bici, en el tándem le va a resultar muy complicado. No obstante, todo es probar, pero creo que resultaría una tarea complicada.

      1. Tienes toda la razón. Creo que le resultaría todavía más difícil. Ojalá inventasen una especie de tándem en el que uno puede no saber… bueno, sería lo que comenta Carlos del carrito de cuatro pasajeros o los que son de dos, pero van en paralelo.

        En Madrid, a lo largo del Madríd Río hay un par de sitios donde alquilan cacharros de todo tipo, bicis normales incluidas.

        1. Lo de pedalear en paralelo con bicis de 3 o 4 ruedas si es más factible para alguien que no sepa. Tiene buena pinta lo de Madrid Río que comentas, investigaré cuando vaya por Madrid.

        2. Para andar en una bici tandem no es necesario que la persona de atras sepa andar en bici, basta con la persona de adelante pues es ella quien lleva el equilibrio, te lo digo por experiencia, si un día tienes la oportunidad de subirte a una puedes hacer la prueba.

    2. Para ir en la parte de atras no es necesario que sepas andar en bici, el equilibrio lo lleva la persona de adelante, te lo digo por experiencia. Se necesita coordinación pero no es necesario que sepa y en mi opinión si vas atrás puede que te vayas acostumbrando a guardar cierto equilibrio y te ayude a aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.