pulgon.portada

¿Puntos negros en tu huerto? Cuando falla la prevención

Ha llegado el buen tiempo y los semilleros se han llenado de hojitas verdes tiernas y apetecibles. A pesar de haber sido precavidos y haber seguido paso a paso las indicaciones para combatir las plagas en nuestros huertos caseros, la vida siempre se abre paso, y una mañana nos damos cuenta que las plantas están llenas de puntos negros… las plagas atacan nuestro huerto.

Es fundamental saber qué plaga está atacando a nuestra planta o si en vez de plaga es una enfermedad. De todo esto te informarán en tu vivero habitual. Así que lo primero es conocer la raíz del problema para atajarlo cuanto antes.

 

Una detección a tiempo es una victoria segura

Una vez los profesionales de tu centro de jardinería te han diagnosticado el problema específico, lo primero es decidir si vas a optar por una eliminación natural de la plaga. El tamaño reducido de los huertos urbanos es un punto a favor para poder hacer una eliminación total, prescindiendo de herbicidas e insecticidas químicos.

El método más tradicional y menos invasivo es quitar los pulgones con la mano, de uno en uno, con mucho cuidado para no dañar la planta. Si os resulta más fácil alguna vez yo he utilizado un cepillo de dientes viejo de esos de cerdas suaves, y he visto retirarlos con un pincel baratillo.

Una plaga que puede acabar con tu huerto urbano en una mañana son los pájaros. No tienen piedad y sus favoritos son los frutos tiernos que tanta ilusión hacen al hortelano urbanita y tanto cuesta sacar adelante. El clásico espantapájaros será de ayuda, pero lo más seguro para que no picoteen nuestros frutos es poner una red sobre ellos. Un método sencillo y eficaz.

Los tagetes y la lavanda son fundamentales en tu huerto urbano. A mí me costó darme cuenta, pero la naturaleza es sabia y estas plantas son fundamentales para ahuyentar a los insectos.

 

Las recetas del Ciudadano 0,0

Las recetas biológicas de antaño son una fuente de alegrías para mi huerto urbano. Con ingredientes fáciles de conseguir y un poco de maña, vamos a preparar tres insecticidas aptos para la huerta biológica y para los habitantes de la casa. Son el terror de la mosca blanca, la mosca negra, el pulgón y la temible araña roja.

El método de la guindilla: Triturar en la batidora, un diente de ajo con su piel, tres cebollas también con su piel, tres guindillas frescas picantes y un vaso de agua fría. Dejar reposar toda la noche. Filtrar a la mañana siguiente con un colador de tela. Diluir la mezcla en 4 litros de agua y pulverizar sobre las plantas afectadas de pulgón, araña roja y mosca blanca. Repetir tres veces con un intervalo de 10 días.

El método del ajo: Sembramos un diente de ajo en una maceta o al pie de una planta de jardín evitaremos que sea devorada por los pulgones, ya que estos insectos odian su olor. Este truco es especialmente recomendable para mantener en buena forma los rosales.

El método de la cola de caballo: Esta planta podéis encontrarla fácilmente en herbolarios y es fantástico contra los ácaros y el pulgón. Se pone en remojo 150 grs. de cola de caballo seca, en 10 litros de agua y dejamos macerar 24 horas. Al día siguiente se cuece el caldo a fuego lento media hora, se deja enfriar y se filtra. Debemos diluirlo en cinco partes de agua y se pulveriza a pleno sol. Si el pulgón ha atacado con fuerza nuestro huerto urbano, lo aplicamos tres días seguidos mezclado con caldo de ortigas.

 

 Diferentes recetas tradicionales nos ayudan a defender nuestros cultivos de los depredadores: El azufre natural, el cobre, la ceniza de cigarrillos, la cal y agua se encuadran también dentro del jardín biológico y contra los chupadores, un valor seguro es un remedio a base de agua, jabón y alcohol. En el Blog Todos los como, encontraréis paso a paso como elaborar un eficaz remedio a base de ortigas.

Con estos métodos y una detección precoz, seguro que llevamos nuestras cosechas a buen puerto.

Imágenes | Planeta huerto, Infojardín

, ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Carlos Roberto

      Yo a veces los he retirado a mano de los frutales, que cuando salen las hojas tiernas como me descuide el pulgón las arruina en un par de días

    • Carlos Roberto

      Una pequeña dosis a tiempo es mano de santo para evitar que se arruine por completo. En mi caso es en los frutales donde cuando empiezan a sacar hojas nuevas tengo que estar más atento