Yo todo lo llevo en mi bici (bueno, no todo, pero sí bastantes cosas)

La bici es una máquina muy versátil. Con el equipamiento adecuado podemos llevar muchas cosas en la bici. Pedalear no debe ser un impedimento para que podamos transportar cualquier cosa que necesitemos. Desde una simple mochila, caja o bolsa de la compra, hasta a nuestros propios hijos, yo todo lo llevo en mi bici ( o casi todo).

Mochila, una forma de llevarlo todo encima de la bici

Para mi, sin duda, la mochila es una forma útil de llervar muchas cosas encima. Yo que suelo llevar papeles, libros, ropa deportiva, el candado de la bici, portátil, etc., una buena mochila me facilita la vida al poder meterlo todo en cada uno de sus compartimentos. Continue reading Yo todo lo llevo en mi bici (bueno, no todo, pero sí bastantes cosas)

Receta Nolotiro: Tarta de pan duro ¡Que nada se tire!

Si hace unas semanas os traíamos una deliciosa manera de aprovechar el pan duro que sobra en casa, hoy os presentamos otra receta donde el pan vuelve a ser el protagonista en forma de tarta con textura de pudding, verdaderamente buena tanto para un postre como para merendar acompañada de un café.

Y es que desde Ciudadano 0,0 en su Campaña Nolotiro, nos hemos propuesto reutilizar muchos de los ingredientes que rondan por nuestra cocina y que sin saberlo se les puede dar uso para elaborar nuevos deliciosos platos. Así que manos a la obra y como dice el título de nuestra receta, “¡qué nada se tire!” Continue reading Receta Nolotiro: Tarta de pan duro ¡Que nada se tire!

Fiebre del sábado noche ecológico

El ideal de cualquier Ciudadano 0,0 es vivir en una ciudad con unas infraestructuras favorables al medio ambiente y sistemas capaces de aprovechar la energía y evitar el desperdicio de recursos y la redistribución de ellos cuando sea necesario.

Conscientes de ello, una empresa de Rotterdam ha creado un sistema de pista de baile modular que es capaz de recoger la energía cinética de los movimientos de los bailarines y la convierten en electricidad. Así que cuanto más se baile, más electricidad se genera. ¿Queréis saber cómo funciona este invento?

Baldosas mágicas

La pista de baile en cuestión está formada por atractivas fichas o baldosas que incorporan un pequeño generador que recoge y almacena la energía, transformándola en energía eléctrica que puede ser utilizada para alimentar los sistemas cercanos o las luces LED situados en la pista de baile. Cada vez que se pisa las baldosas, éstas se reducen en 10 mm. Esta pequeña de compresión es suficiente para activar el generador interno de ese módulo que va a producir hasta 35 vatios de salida sostenida por módulo.

Las baldosas de la pista de baile sostenible están disponibles para alquiler o venta, y según ha podido comprobar una conocida discoteca de Rotterdam, la pista de baile ha generado una estimación aproximada de más de ocho mil millones julios.

 

Objetivo: eliminar las emisiones que producen los edificios

Hasta hace poco tiempo nos fijábamos sólo en las emisiones de carbono que producían las fábricas y los coches, pero los edificios son unos tremendos generadores de emisiones. Con estos sistemas terminarían las emisiones sin dejar de ser eficientes.

El ideal es que en un futuro cercano, la planificación urbana está en los sistemas de recursos reciclados, equilibrar nuestros recursos, como el generador que la Reina de Inglaterra ha hecho instalar colocando una planta hidroeléctrica en el Támesis , que dota de energía al legendario Castillo de Windsor, como anteriormente hiciera en su residencia de Balmoral, con el clásico sistema de Arquímedes, con dos gigantescas turbinas que producen suficiente energía para proveer a 400 casas normales.

El sistema de las baldosas que aprovecha la energía cinética sería perfecta para las escaleras de las comunidades y para poner en la calle y que la energía de miles de viandantes y deportistas urbanitas que entrenan por la ciudad, fuera la que hiciera funcionar los semáforos, las farolas e incluso los parquímetros (aquí me imagino que habría sus más y sus menos).

¿Que os parece el invento? ¿Vamos a por la eficiencia de los recursos para una ciudad perfecta?

Más información |  PSFK

 

Map my Ride, la mejor app para tus salidas en bici

En Ciudadano 0,0 ya hemos comentado en más de una ocasión alguna aplicación para retar a nuestros amigos , monitorizar recorridos o entrenamientos, algo que nos ayuda mucho a mejorar nuestro estado físico de forma divertida y sobre todo, a cuantificar nuestros progresos. Hoy vamos a comentar cómo funciona Map my Ride, la mejor app para tus salidas en bici.

Pero es que Map my Ride es mucho más que una aplicación para el móvil, es un sitio web en el que podemos ir añadiendo información sobre los recorridos que hacemos, crear nuevas rutas sobre el mapa de nuestra ciudad, compartirlas con nuestros amigos o descubrir rutas nuevas, tanto para los recorridos diarios al trabajo o la universidad como para los de ocio.

Porque Map my Ride también tiene una parte de red social en torno a la bici que nos va a permitir además de monitorizar nuestros recorridos poder seguir a nuestros amigos, estar en contacto con ellos, ver las rutas que han realizado y compartir las nuestras si así lo deseamos.

Creando nuestras rutas con Map my Ride


A la hora de comenzar a crear las rutas con Map my Ride podemos hacerlo de dos maneras. La primera es utilizar hacerlo desde la interfaz web de la página, donde podemos seleccionar una ubicación en el mapa y comenzar a trazar mediante puntos, de una forma similar a lo que haríamos en Google Maps, la ruta que vamos a seguir. Esta opción es bastante buena para las rutas en ciudad que tenemos pensado realizar en el futuro. Previamente debemos registrarnos en el servicio o identificarnos con nuestros usuarios de Facebook o Twitter.

De cada punto que vamos añadiendo podemos ir dando información adicional y el mapa nos va dando información como el desnivel medio del recorrido, los puntos más altos que vamos a tener, etc. algo que nos puede ayudar a hacernos una idea de la dificultad del mismo si no no hemos recorrido antes. También nos va a dar la distancia total en kilómetros que hemos hecho.

La otra opción que tenemos para crear nuestras rutas es hacerlo directamente utilizando las aplicaciones móviles para Android o iPhone que tiene Map My Ride. De esta manera nos va trazando el mapa a medida que vamos realizando el recorrido. En este sentido lo primero es definir una serie de parámetros, como el tipo de bicicleta que vamos a utilizar, donde nos permite elegir entre bicicleta de carretera, montaña, urbana fixie o una cruiser. Después podemos elegir el nivel de privacidad del recorrido, si queremos hacerlo público, compartirlo sólo con nuestros amigos o dejarlo para nuestro ámbito privado.

Una vez finalizada la ruta podemos elegir si queremos compartirla a través de otras redes sociales como Facebook y Twitter. Una cuestión muy interesante es el uso que hace de Google Earth para recrear el recorrido realizado a vista de pájaro, donde será más o menos preciso en función del uso que hayamos hecho del GPS. En general el resultado es bastante fiel a los recorridos que hemos realizado, aunque puede diferir si nos hemos metido por calles estrechas del centro histórico de la ciudad con poca cobertura.

Descubriendo otras rutas en nuestra ciudad


Otra de las opciones que más me gusta de Map my Ride es la posibilidad de encontrar recorridos que hayan realizado otros usuarios y se hayan compartido de forma pública. Esto es sobre todo interesante para ver por dónde circulan más las bicicletas en la ciudad, ya que de esta forma se puede contribuir a crear esa masa crítica necesaria para que la gente se acostumbre a ver la bicicleta en la ciudad como algo habitual.

Tanto desde la aplicación para móviles, donde tenemos la opción de “Cerca” para ver los recorridos que tenemos próximos a nuestra ubicación, como para la versión web, donde tenemos la opción “Discover” que nos va a facilitar las rutas en función de la ciudad que hemos introducido, algo que también es de ayuda cuando vamos de vacaciones y decidimos alquilar una bicicleta para disfrutar en estos días de relax, y no tenemos muy claro a dónde queremos ir.

Otras funcionalidades interesantes de Map my Ride

Map my Ride aunque hace un énfasis especial en la bici, también nos permite monitorizar nuestros recorridos si utilizamos otros medios de transporte. Nos permitirá hacer el recorrido si elegimos que vamos caminando, corriendo o patinando, por ejemplo, que no siempre nos vamos a deplazar en bici.

También tenemos la posibilidad de crear un plan de entrenamientos, para los usuarios más avanzados o una opción interesante es crear la ruta y luego publicar tiempos de recorrido, lo que a poco que compartamos con los amigos puede crear unos retos interesantes a la hora de ver quién es el que menos tarda a la hora de realizarlo.

Otras opciones que nos facilita e comprobar el gasto de calorías aproximado que hemos realizado por recorrido, dependiendo de nuestro peso, talla o bicicleta utilizada y el tiempo que ha durado. Sobre todo me encanta porque es una aplicación que nos ayuda a disfrutar mucho más de la bici y me ayuda a estar en contacto con otros amigos con los que sólo puedo coger la bici los fines de semana.

Más información | Map my Ride
En Ciudadano 0,0 | The Bike Companion, una app para superarse

Teatro para ver e interpretar en bicicleta, en la bici en la red

Abrimos la semana, una vez más, con cinco enlaces a cinco noticias sobre ciclismo urbano. Si la bicicleta te interesa para moverte por la ciudad, te interesará también conocer estas cinco curiosidades para acercarte a la actualidad sobre tu afición o tu transporte preferido. Aunque, realmente, de todo lo que he leído estos días, lo que más interesante me ha resultado es conocer cómo se hizo el spot publicitario de #sacatubici.

  • En el especial sobre ciclismo urbano de El Duende de Madrid, nos hablan del Ciclo Teatro. Hermés Damián y Sanchís Sinisterra han ideado un teatro itinerante que saldrá a las plazas y explanadas de las ciudades para representar obras que tanto se interpreten sobre dos ruedas por parte de los actores como se vean desde bicicletas por parte de los espectadores. Ya estoy deseando que se celebre pronto la próxima representación.
  • La semana pasada se celebró el día de ir en bici al trabajo. Como ya decía, cuando hablé del Día de la Bicicleta, supongo que el día se escoge como el momento de animar a que más gente tome esta costumbre y no como el único día del año para hacerlo. Porque quienes acuden hasta su trabajo a pedales y sobre dos ruedas lo hacen sin problema todos los días de diario.
  • Del 24 al 26 de mayo ha tenido lugar, en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla (FIBES), la primera edición de Fiesta Bike Andalucía 2013: un fin de semana repleto de actividades, concursos y eventos sobre el mundo de las bicicletas.
  • La Federación Europea de Ciclismo (EFC) se propone doblar el número de ciclistas en las calles de nuestras ciudades para 2020. De los cerca de 200 millones de euros que reciben los programas dedicados al medio ambiente se destinará una parte a favorecer la circulación en bici. Esperemos que logren llevar a cabo este propósito.

Estamos seguros de que habrá muchas otras cosas interesantes que decir sobre la bicicleta en la ciudad, ¿nos las cuentas?

Lee también las entradas anteriores sobre actualidad de la bicicleta.

Fotografía | Método Helmer.

La bici: háztela tú mismo

Como con cualquier cosa, no hay mayor garantía de que algo será perfecto para nosotros que el que se haya construido a nuestra medida. Con la bici, podemos conseguir igualmente esa exacta adecuación a nuestra anatomía y nuestras necesidades fabricándonos la bici de nuestros sueños con componentes de bicicletas de desecho o elementos comprados para utilidades concretas. Además, nos saldrá algo más barata que si la compramos de primera mano.

La bicicleta se compone de numerosas piezas que pueden cumplir sus funciones de mejor o peor manera. El paso anterior –digamos, la versión light– que daríamos a la autoconstrucción de nuestra bici sería algo más sencillo: tunear o customizar la que nos han vendido en la tienda. Es muy posible que el modelo que podemos permitirnos sea perfecto en todos sus componentes, pero nos resulte insuficiente, por ejemplo, en el desviador o en los platos.

Con una inversión extra, podremos sustituir estos por unos de mejor calidad. La mano de obra, si no somos muy manitas, tal vez prefiramos encargársela a un taller. Para saber cuáles son los componentes que mejor nos vendrían para nuestra bici, preguntamos a los expertos o lanzamos una consulta en alguno de los numerosos foros de Internet al respecto. Debemos hacernos unas cuantas preguntas para encontrar la bici ideal y hasta tener en cuenta el tipo de ciudad en la que nos movemos. Esta guía nos dará alguna pista también.

Lo importante para ello es tener en cuenta los kilómetros que hacemos al día, el tipo de terreno por el que nos solemos mover y también nuestras capacidades de pedaleo. Será igual de importante saber cuál es nuestro propósito: aumentar la velocidad, hacer un esfuerzo menor, conseguir una bici más ligera, evitar averías que estemos sufriendo con regularidad…

Nuestra propia bici a medida

Si nos ponemos a sustituir componentes, tal vez lleguemos a cambiar tantas piezas de la bici, que al final nos la habremos construido nosotros. Es la mejor forma de llegar a tener la bicicleta perfecta, la que resulta versátil para las dificultades con las que nos encontramos y al mismo tiempo, nos es cómoda y no nos pide mucho esfuerzo. Porque incluso aunque el uso cotidiano de una bici sea el mismo para distintas personas –ir al trabajo–, cambiarán mucho las necesidades dependiendo de la localización de nuestros puntos de partida y destino. Quizá haya cuestas y necesitemos marchas, quizá crucemos un enorme parque y nos hagan falta unas cubiertas casi de montaña, quizá sea todo por ciudad y lo que queramos sean altas velocidades…

Para construir esa bici hecha a nuestra medida, empecemos a reunir componentes. Tal vez tengamos un cuadro antiguo que ya sabemos que funcionaba bien y se adecua a nuestras medidas. Ese sería el mejor punto de partida. A partir de ahí, los componentes que faltan, se irán adquiriendo de aquí y de allá: unos de segunda mano, otros nuevos, pero que sabemos que nos irán muy bien porque nos han hablado de ellos…

Compañeros y amistades que ya no usen su bici o que también la haya desmontado y tengan componentes de sobra, pueden cedernos alguna pieza o intercambiarlas por las nuestras que vamos a desechar… Aplicamos, cómo no, la filosofía Nolotiro también a la bici. En alguna ocasión, de dos o tres bicis viejas se puede sacar una excelente. Sería ejercer el reciclaje de bicis y al mismo tiempo tratar de aprovecharlo todo.

Una vez recolectados los componentes, quedará soldar, pintar, armar, pasar cables, etc… Es muy probable que estos últimos retoques los tenga que hacer un taller. Pero no significa que la bici no te la hayas hecho tú. Para darle un toque más urbano, la pintura la podría hacer un artista del aerógrafo.

Es también bastante habitual encontrar empresas, tiendas y talleres, dedicadas a construir la bici que les solicitas, a tu medida. Las hay que hacen los cuadros y las hay que las construyen de principio a fin tu bicicleta personalizada por encargo. En general, tratan más las fixies o las bicis clásicas y vintage. A todas ellas les dedicaremos un post específico más adelante. Mientras tanto podéis ver la transformación de El Tío del Mazo de bicicleta de carretera a fixie. San Miguel te invita a que diseñes tu bici idónea en su propuesta solidaria, lo que sería un primer paso para hacértela de verdad.

¿Y tu bici? ¿De dónde viene? ¿Es como un monstruo de Frankenstein en el que cada componente se ha reciclado de otra bicicleta anterior? Si te has fabricado tu bici a tu medida para que responda a todo lo que le pides, por favor cuéntanos qué resultado te ha dado.

Fotografías | Una velocidad, Handmade bicycle Show y Hunter Cycling.

Ventajas de ser una biciadicta: cosas que han mejorado en mi vida

Como he comentado ya numerosas veces, no hace demasiado que empecé a salir con la bici y, desde entonces, no puedo pasar muchos días sin darme una vuelta. Podría decirse que me he convertido en una biciadicta. Mi mayor motivación es lo bien que me lo paso sobre mis pedales, pero, casi sin darme cuenta, además obtengo un montón de beneficios extra. Estas ventajas no son lo que me impulsa a montar en bici, pero tampoco son nada desdeñables.

Salud y deporte

Mi salud mejora muchísimo, ya que ejercito varias zonas del cuerpo. Pedaleando sobre nuestras bicicletas, fomentamos una serie de cosas muy concretas que otros deportes no cuidan. No se me olvida el eslogan de un anuncio de mi infancia que decía “quien mueve las piernas, mueve el corazón“. En lo que se refiere a la bici, está demostrado:

Estudios independientes aseguran que las irregularidades cardiacas se pueden prevenir mediante el uso de la bicicleta. El riesgo de infarto se reduce en un 50%. El aparato circulatorio se ve beneficiado, asimismo, por una reducción del colesterol negativo.

Las molestias o dolores de columna pueden combatirse o paliarse, pues el ejercicio sobre la bici fortalece la musculatura de la espalda y mantiene la columna vertebral protegida de vibraciones y golpes.

Hasta el sistema inmunológico puede verse favorecido porque el pedaleo facilita el trabajo de las células que eliminan bacterias cancerígenas de nuestro cuerpo.

Además, montar e bici supone una oportunidad de romper con el sedentarismo y de hacer deporte sin apenas darnos cuenta, sin dedicar un tiempo específicamente a eso, pues nos ponemos en forma, mientras nos desplazamos a nuestro trabajo o damos lo que parece un paseo. Estudios han demostrado que puede ayuda a combatir el sobrepeso.

Es un deporte en el que los límites los pones tú y el esfuerzo te lo dosificas según tus posibilidades. Es apto para cualquier edad, como ya hemos comprobado con algunos ejemplos, y la habilidad que requiere es mínima. Solo habrá que tener en cuenta un par de cositas fáciles, como alimentarnos e hidratarnos adecuadamente y adoptar una postura adecuada para evitar las lesiones de espalda o de articulaciones.

Nos sentimos mejor de ánimo

Mi cuerpo se siente mejor, pero también mi espíritu, pues el ejercicio es saludable para nuestro organismo, y también para nuestra mente. Funciona como una válvula de escape que nos ayuda a aparcar los problemas y a dejar las tensiones de lado. El pedaleo nos ayuda a liberar endorfinas que, al facilitar sentimientos de placer y de euforia, dan un empujón a nuestro ánimo, ayudándonos a prevenir la depresión.

El día que he salido a dar un paseo estoy de mejor humor, me siento más optimista y hasta me cuesta menos dormirme por la noche. Se comenta que el ejercicio atenúa la sensación de fatiga y que las personas que lo practican con regularidad, generalmente duermen mejor, tienen menos tensiones y, podría decirse que están inmunizados contra el estrés y la ansiedad. Pero no solo te encuentras de mejor ánimo el día que has salido con la bici, sino que a la larga, tu ánimo mejora en general, pues todos sabemos que gozar de buena salud y no padecer dolores, hace que nos encontremos más felices.

En mi ánimo particular también influye para bien. Desde hace unos años, no soy capaz de dormir hasta tarde ni siquiera los fines de semana y tampoco aunque me haya acostado de madrugada la noche anterior. Esto hace que me despierte antes que nadie y que ya esté lista y con ganas de hacer algo desde tempranas horas. Cuando me pasaba esto antes de tener la bici, empezaba a desesperarme porque quería hacer algo, no podía estar más tiempo en casa. Ahora, con la bici, lo que hago es salir sola a recorrer cualquiera de estas rutas. Vuelvo para darme una ducha cuando los demás están arrancando el día. Desde que practico el ciclismo, no me he vuelto a sentir encerrada.

Conocemos gente gracias a la bici

La bicicleta es un medio de transporte social porque, si te cruzas con alguien que conoces, te puedes parar y charlar. Pero además, sirve para hacer nuevas amistades. Tal vez coincidas con otros ciclistas en tus recorridos. O conozcas a personas que se mueven por tu zona en una de las numerosas actividades que se convocan en la ciudad acerca de la bici: ciclocostura, talleres para aprender mecánica, visitas guiadas, bicifindes, los festivales sobre biciclta, los cafés centrados en el ciclismo, rutas temáticas como la Tweed Ride o la vuelta nocturna al Anillo Verde, etc…

Suelo salir en bici sola, pero no me aburro, pues voy observando el paisaje o la arquitectura de la ciudad y disfrutando de la brisa, mientras me desplazo. Cuando no estoy en calles con tráfico, sino por una ruta verde, me pongo algo de música para acompañarme. Muchas otras personas salen a pedalear en grupo o de dos en dos y buscar a alguien con quién andar el camino también es una buena forma de conocer gente.

Cuando se dice que todo son ventajas, aunque suene a tópico, es que todo son ventajas porque, montando en bici, además de sentirnos en forma, elevar nuestro ánimo y mantener una buena salud, contribuimos a que haya menos emisiones de CO2 y a que la ciudad esté menos ocupada por vehículos de motor.

En conclusión, para mí es una maravilla haber encontrado un hobby, muy divertido, que puedo hacer cuando quiera, sin pagar cuotas, sin apuntarme a ninguna parte y sin depender de nadie. Por eso no tengo ninguna duda cuando me animan con un #sacatubici. ¿Compartes conmigo los motivos por los que te gusta montar en bici? ¿Y las ventajas que has encontrado en tu vida: ha cambiado tanto como la mía desde que vas en bicicleta?

Fotografías | Conversando en positivo, By Way of Bicycle, Cuánto Hipster, World Traveler.

El Tío del Mazo se suma a bicis solidarias

Hola amigos de Ciudadano 0,0, somos El Tío del Mazo, un blog, o mejor dicho una comunidad de amigos apasionada de todo lo que pasa alrededor de una bicicleta. Nuestros lectores, los que hacemos el blog y quienes estáis leyendo estas líneas, seguro que tenemos algo en común: a todos nos gusta soñar, y una de las cosas que aparece en nuestros sueños es una bicicleta que nos permita movernos mejor por la ciudad, devorar kilómetros en la carretera o perdernos por caminos en la montaña.

Hoy, con vuestra iniciativa del Taller Virtual de bicis solidarias hemos aprendido que también hay quien sueña con una bicicleta tan solo para poder ir a trabajar; o niños para quienes tener una bici les ayuda a integrarse en la sociedad que les rodea y evitar los riesgos que conlleva la exclusión social.

Así que para poner nuestro granito de arena, hemos creado y compartido nuestra propia bicicleta con la intención de animar a nuestros lectores y amigos de las redes sociales a entrar en vuestra aplicación y hacerse una.

La bici de nuestros sueños… y los suyos

¿Qué cómo es nuestra bici? Para empezar tiene un cuadro de bicicleta de montaña que hoy nos imaginamos reconvertido a fixie. Para acabar de mezclar estilos, la hemos condimentado con un manillar de carretera y ruedas de bastones, y la hemos pintado con los colores de la mascota de nuestro querido hombrecillo del mazo: azul, rojo y marrón.

También hemos añadido tres detalles que la hacen todavía más personal: la bocina que tenían las bicicletas que teníamos de niños los que escribimos el blog, una banderita con los lunares rojos del ganador del maillot de la montaña en el Tour de Francia y, por supuesto, la cesta con unas cervecitas, que después de un rato de pedalear viene bien refrescarse un poco.

Esperamos que os guste, y deseamos que muchos amigos de El Tío del Mazo se animen a crear su propia bici, compartirla y permitir que los sueños de los que hablábamos un poco más arriba se hagan realidad.

En Ciudadano 0,0 | Bicis solidarias, diseña tu bici ideal y ayuda a donar otra

Si pensabas que después de la bici mejor cerveza…. eureka

Es sábado por la mañana, salgo a hacer una ruta en bici y al acabar, después de sudar y pasar calor, me tomo una San Miguel 0,0 fría para reponer líquidos. Muchos pueden pensar que beber cerveza y hacer deporte no son compatibles pero todo lo contrario, la cerveza, bebida con moderación y junto con el agua, es una bebida perfecta para reponer líquidos y minerales.

Después de hacer deporte hay que hidratarse

Cuando hacemos una actividad deportiva, en mayor o menor medida perdemos agua y minerales. Si esa práctica deportiva se prolonga en el tiempo y sobre todo si hace calor, la pérdida se incrementa. Para facilitar la recuperación muscular y orgánica, al acabar el ejercicio debemos hidratarnos lo antes posible, evitando que nuestro cuerpo esté con menos líquido del que le corresponde demasiado tiempo.

El cuerpo no solo necesita agua después de hacer ejercicio, también se hace indispensable la reposición de minerales, que ayudan a establecer el equilibrio electrolítico. Minerales como el sodio, magnesio y potasio se van perdiendo en el proceso de sudoración y su déficit hace que se alteren procesos orgánicos como la contracción muscular.

¿Por qué elegir la cerveza para reponer líquidos?

La cerveza se compone de un 94% de agua, el elemento fundamental para reponer líquidos. Pero además, al ser una bebida que procede de un cereal, obtenemos minerales como el potasio, sodio, magnesio, fósforo y calcio. Tampoco faltan las vitaminas del grupo B, fundamentales para regenerar los procesos de obtención de energía. Vamos, que la cerveza es una auténtica bebida isotónica.

Un vaso de cerveza sin alcohol nos aporta unas 40-50 kcal, todas provenientes de los hidratos de carbono de los cereales, algo que viene perfecto para ayudar a reponer los depósitos de glucógeno que hemos gastado durante la actividad.

Varias investigaciones, como un estudio realizado por por el CSIC y la Universidad de Granada, concluyen que el consumo moderado de cerveza después de realizar ejercicio en ambientes calurosos, ayuda a reponer los líquidos perdidos. Por tanto, la cerveza es una opción más a considerar cuando se trata de recuperar tras una práctica deportiva.

El buen uso de la cerveza para hidratarnos

Al acabar una práctica deportiva en la que hemos sudado y perdido líquido, primero es aconsejable beber agua para calmar la sed y después podemos beber una o dos cervezas frías, para que se asimile mejor y ayude con los procesos de termorregulación. Por eso, cuando ves a algún grupo de ciclistas en un bar tomando cervezas tras su ruta, simplemente es otra forma más de reponer líquidos y minerales.

A mi siempre me gustan en especial las salidas de fin de semana, porque además de disfrutar de una mañana de bicicleta, sé que al final me espera un buen rato de charla con los compañeros tomándome una cerveza fresquita. Y ahora que llega el buen tiempo: sol, bicicleta, San Miguel 0,0 y amigos, ¿qué más se puede pedir?

Homenaje a la bici: así se hizo el anuncio #sacatubici

Aunque esta primavera tiene un tiempo más cambiante de lo que es habitual y han vuelto a bajar las temperaturas, un día como hoy que volvemos a ver rayos de sol vuelvo a pensar en #sacatubici. Hoy vamos a contaros como se hizo este homenaje a la bici, para que veáis cómo se hizo el anuncio.

Me llama la atención las múltiples formas de guardar la bici en casa, de bajarla a la calle, o los distintos tipos de bicis que podemos ver, desde fixies, urbanas, clásicas, cruiser, etc. Un poco la tipología de dime que bici tienes y te diré en que tipo de casa vives, ya que algunas son para guardar en garajes o trasteros y otras perfectas para tener recogidas en armarios.

También podemos ver distintos tipos de ciclistas, desde los más urbanitas a los free-style. De la parte del rodaje lo que me encanta es ver como hacen el travelling con el Segway, un vehículo eléctrico del que ya hemos hablado alguna vez. El final, muy apropiado, un parque, una San Miguel 0,0 y los amigos. ¿Qué más se puede pedir? Ahora te toca a tí #sacatubici, ¿A qué apetece?

En Ciudadano 0,0 | ¡Que ganas de volver a coger la bici! #sacatubici