Recetas de Semana Santa, aprovecha todas las comidas

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Me gusta ser tradicional con los menús y consumir productos de temporada. Cada estación tiene una gastronomía diferente, sin las facilidades de conservación que tenemos hoy en día antes se comía lo que nos ofrecían cada una, y se tenía la costumbre de aprovechar al máximo la comida, como nos gusta a los Ciudadanos 0,0.

Precisamente en estos días la tradicional prohibición religiosa de comer carne hace que en las cocinas aparezcan deliciosos guisos de bacalao y platos de verduras de temporada. Pero como también solemos tener invitados a veces no es tan fácil calcular bien las cantidades ¿qué pasa si sobra?

Vamos a ver una serie de recetas tradicionales para aprovechar, porque en Semana Santa también seguimos con nuestra filosofía Nolotiro.

Potaje de vigilia

En casa con la verdura sobrante hacemos potajes, uno de los platos de cuchara preferido de esta temporada. Y dentro de los potajes, (con permiso del Pote asturiano, que en casa tira mucho) el favorito es el potaje de vigilia.

Yo siempre cocino la receta mi amiga Cuchy del restaurante El Babero. Las cantidades dependen del número de comensales, pero los ingredientes y las rutinas son las mismas.

Poner los garbanzos en remojo el día anterior, con un puñado de sal, para que no se encallen, y el bacalao desalando en otro recipiente al que hay que ir cambiando el agua cada tres horas aproximadamente. Ya metidos en fogones se introducen los garbanzos en agua caliente hasta que lleguen a su media cocción, tras esto se agregan las espinacas y se deja cocer todo junto. Después se añade un sofrito a base de cebolla, ajo, pimiento verde y pimentón de la Vera y una hojita de laurel. ¡Y listo! Si nos ha quedado alguna verdura más a parte de las indicadas, seguro que también la podemos añadir y estará igual de rico.

Si no nos lo acabamos todo, desde Directo al Paladar nos recomiendan una sorprendente receta de espuma de potaje de vigilia con su bacalao, con la que aprovechar el típico potaje de espinacas, bacalao y garbanzos.

Convertir un tradicional potaje en una sofisticada espuma coronada con bacalao confitado, es más sencillo de lo que parece, y sí tenemos invitados seguro que los deja con la boca abierta.

Zarzuela de marisco

Esta es una receta familiar, parecida a los clásicos mejillones estilo “Costa Brava” que se puede variar y ajustar a los pescados y mariscos que tenemos en cada momento. La base es un sofrito con mucha cebolla, un pimiento verde, medio pimiento rojo, una guindilla y un ajo bien picadito.

Una vez está todo bien pochado añadimos tacos de pixín, o merluza, unas gambas, unos langostinos, unos mejillones, y lo rehogamos todo bien. Añadimos un chorrito de salsa de soja y un chorro de brandy y esperamos a que se evapore el alcohol, a fuego lento.

Entonces agregamos un vaso de tomate frito que aunque sale más rico si es natural, sirve el comprado. Se deja todo al por por, para que los pescados suelten todo su jugo y se sirve caliente y con mucho pan, porque esta receta (no es porque sea de mi abuela) está de toma pan y moja.

Pero si nos queda marisco en el plato, desde uno de mis blogs favoritos de gastronomía, Las recetas de mamá, nos sugieren una receta de verdinas con almejas y gambones, que podemos adaptar con lo que tengamos.

Viendo estos platos está claro que muchas veces la abstinencia no es un sacrificio…

Torrijas para aprovechar el pan sobrante del día anterior

Torrijas

Para acabar, no podían faltar las torrijas, postre típico de cuaresma y una de las recetas más dulces y prácticas para no desperdiciar el pan que nos sobra.

En primer lugar ponemos a hervir la leche, con tres cucharadas soperas de azúcar, una ramita de canela y la corteza de limón. Cuando rompa a hervir, retiramos del fuego y reservamos. Mientras se enfría un poco cortamos en rebanadas el pan del día anterior, con un grosor de un dedo.

Batimos un par de huevos, reservamos y en otro plato ponemos la leche. Preparamos el aceite en una sartén a calentar, ya que tiene que estar bien caliente. Pasamos el pan primero por la leche para que absorba bien (sin pasarnos de tiempo, que se deshace) mojamos en el huevo batido, y a freír.

Cuando las rebanadas estén bien fritas por los dos lados, las dejamos en un plato con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite y se enfríen antes de espolvorearlas con azúcar y canela en polvo.

Ahora ya solo nos queda sentarnos a la mesa y disfrutar ¿Cuales son vuestras recetas favoritas de Semana Santa?

En Ciudadano 0,0 | Recetas Nolotiro
Fotos | Directo al Paladar | tnarik
En Ciudadano 0,0 | Los mejores platos de comida fríos para el trabajo

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

5 thoughts on “Recetas de Semana Santa, aprovecha todas las comidas”

  1. ¡Las torrijas son mi perdición! Pero nunca me he animado a prepararlas en casa… igual pruebo esta vez, en lugar de estar congelando siempre el pan.

    1. Yo ya me he convertido en un especialista con las torrijas. Tanto las de leche como las de vino son algo imprescindible en Semana Santa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.