Todos en mi trabajo envidian mi tupper

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Cuando tenemos que comer en el trabajo, llevarnos la fiambrera es un recurso muy práctico además de económico, pero muchas veces caemos en la rutina o el aburrimiento, repitiendo una y otra vez las mismas comidas. Hoy vamos a intentar ofrecer algunos consejos para hacer que vuestro tupper sea la envidia en el comedor del trabajo. Para ello debemos ser previsores y organizar nuestras compras para poder realizar los menús semanales.

Una cuestión muy importante, y que va a determinar las posibilidades de nuestro menú, es la intendencia que tenemos disponible en nuestro centro de trabajo. ¿Tenemos nevera, microondas o cafetera? Los dos primeros son básicos, tanto para conservar determinados tipos de alimentos como para poder comer caliente. En todo caso, si no disponemos de esta infraestructura existen otro tipo de soluciones.

Las comidas frías no tienen por que ser bocadillos

En algunos trabajos en los que he estado no teníamos microondas o nevera para calentar la comida. Y por horarios teníamos que comer o cenar allí. El recurso más rápido es el bocadillo, pero tampoco podemos estar toda la semana comiendo sólo bocadillos. En estos casos, los termos son nuestros mejores aliados, sobre todo si no tienen que aguantar demasiadas horas, preservan la comida caliente o fría, dependiendo de la época del año y la comida que nos apetezca, bastante bien.

Por ejemplo en verano un gazpacho al que añadimos unos hielos se mantiene fresco durante bastantes horas dentro de un termo. Otra de las opciones que tenemos es acudir a las carnes frías, como pueden ser el lomo de cerdo a la sal, o lacón asado. Por supuesto, clásicos del tupper como las croquetas, que podemos preparar de muchas maneras distintas, o los filetes empanados son bienvenidos.

No conviene abusar y también podemos añadir variedad añadiendo pescados. Salmón marinado o distintos tipos de ahumados pueden ser una buena solución para una comida fría diferente. Todo esto podemos acompañarlo con ensaladas en verano. En este caso mi consejo es llevar los ingredientes por separado y montar la ensalada justo antes de comer. Esto es básico sobre todo en el caso de los aliños de la misma. También podemos degustar una crema de verdura o caldos en invierno, que se mantienen muy bien en los termos. Un primer plato caliente y un acompañamiento frío nos permite tener una gran variedad en nuestro menú.

La cuchara es tu amiga en invierno

Si disponemos de un microondas la cosa cambia mucho, sobre todo en invierno, donde más apetece comer caliente. En este caso, sustituimos el termo por el tupper. Para mi gusto las comidas que mejor quedan calentadas en microondas son las caldosas, más que carnes o verduras a la plancha, que en todo caso quedarán más sabrosas si están acompañadas de salsas. Un buen ejemplo de este caso serían unas buenas albóndigas en salsa.

La cuchara es nuestra mejor aliada. En el caso de elegir pastas o arroces, mi consejos es que cuando los preparemos en casa los dejemos un punto crudos de cocción. De esta manera, cuando los calentamos en el microondas del trabajo se terminarán de cocinar, ya que de otro modo quedarían muy pasados. En las pastas mi receta estrella en el trabajo es pasta con setas, en concreto, con funghi porcini cuando consigo esta variedad. Otro clásico que podemos añadir a nuestro menú semanal son las legumbres, como pueden ser las lentejas. Además este plato siempre gana si se come de un día para otro, al estar la salsa más reposada.

Hay que dar variedad al menú para que este sea equilibrado y las verduras no pueden faltar en nuestro menú semanal. Un plato que suelo llevar al trabajo es el ratatuille, que me aporta mi dosis de verdura y se mantiene bastante bien calentado en microondas. Puede ser como plato principal o como acompañamiento de otro. Otra receta muy sana que me permite comer sano en el trabajo es el trigo bulgur, acompañado de queso feta y aceitunas negras. Una receta muy sencilla de preparar y que no se hace muy pesada para seguir trabajando después de comer.

Como habéis visto alternativas no nos faltan para que el tupper de un Ciudadano 0,0 sea la envidia de su trabajo. Si hemos planificado bien el menú de la semana no tendremos ningún problema. Las recetas son sencillas y rápidas de preparar, y de esta forma evitamos tener que coger lo primero que encontramos en la nevera o acudir al recurso rápido de un bocadillo.

En Ciudadano 0,0 | Menú semanal equilibrado para comer fuera de casa
En Ciudadano 0,0 | Blogs con recetas para comer de tupper
En Ciudadano 0,0 | Platos y recetas fríos para llevar al trabajo

Imagen | recubejim | armigeress | BocaDorada | Dan4th

Comentarios

compartir en redes

One thought on “Todos en mi trabajo envidian mi tupper”

  1. El ratatuille mezclado con un poco de pasta es una de mis opciones favoritas, aunque ya tengo ganas de que llegue el verano para llevarme mi gazpachito a todas partes!! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *