Lo que nos motiva a coger cada día la bici

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Ayer hablaba mi compañera Beatriz de nuevas medidas del gobierno francés para animar a la gente a utilizar la bicicleta. Sin duda, cualquier medida es bienvenida para aumentar el número de ciclistas que hay por nuestras calles y que más de uno se anime a sacar su bicicleta del trastero para descubrir la experiencia de moverse de una manera diferente y más limpia. Por eso creo que la motivación también puede salir de nosotros mismos: ¿qué nos motiva a movernos en bici cada día?

Relax

Según el Barómetro de la Bicicleta, más de un 42% de usuarios de la bici citan la salud y el bienestar como una razón para moverse en este medio de transporte. Y es que las propiedades de la bici en este sentido asombran a quien decide empezar a moverse así: la sensación de hacer un ligero deporte cada día (no un gran esfuerzo, pero sí el suficiente como para activar nuestras piernas) me despeja la mente, hace que llegue de mejor humor y más relajado. Adri Fernández explica que “aunque comencé a utilizarla por el tiempo ahorrado, lo que me hizo no poder bajarme de ella era que notaba que cada vez me encontraba mejor, que era uno de mis momentos favoritos del día”.

Ahorro de tiempo

Muchas veces cuesta creerlo, pero en ciudad una bicicleta es más rápida que un coche. Es verdad que no alcanza las mismas velocidades punta, pero no le hace falta: los semáforos y los cruces son iguales para todos, y la bicicleta puede pasar de forma más segura y fácil entre los atascos o contar con su propio carril bici. Mi compañero Carlos además apuntaba otra ventaja en un artículo reciente de Ciudadano 0,0: con la bicicleta es más fácil dejarse llevar, mientras que con el coche se necesita una atención agotadora.

Adri Fernández, de ecomovilidad.net, también lo cita como el factor que le hizo decidirse a empezar a ir al trabajo en bici: “Descubrí que podía utilizarla para llegar a la estación de tren sin depender del autobús, y ahorraba más de 15 minutos cada mañana”.

No buscar aparcamiento

He separado esta ventaja de la anterior porque buscar aparcamiento no es solo una cuestión de tiempo. Si preguntamos a cualquier conductor, la búsqueda de un sitio para dejar el coche es uno de los momentos más frustrantes del viaje: comenzar a circular despacio, fijándote en cada uno de los huecos a los dos lados de la calle, pasar varias veces a ver si algún coche se ha ido ya… y sentir cómo puedes tardar tanto en aparcar como lo que has tardado en llegar.

Incluso si ya tienes aparcamiento propio, te cuesta dinero mantenerlo cada mes. Con la bicicleta sin embargo puedo aparcar en la puerta en la mayoría de casos, e incluso si es plegable, en muchos sitios puedo subirla conmigo si voy a ver a un amigo o cliente. ¿Alguna vez te han dicho antes de ir a ver a alguien “ojo que en este barrio es muy complicado aparcar? A mí ya no más. Y como comentaba Beatriz, las ciudades son más habitables así, algo de lo que también me beneficio.

Más independencia

Moverme en bici supone no tener que depender de los demás: de los horarios o frecuencias de paso del autobús, de los atascos de coches, de haber echado gasolina… la sensación de solo depender de ti mismo para moverte es genial. Puedes probar nuevas rutas, combinarlo con el transporte público, ir a cualquier sitio tras el trabajo sin pensar si habrá aparcamiento allí o me dejo el coche aquí para volver luego, olvidarte de las horas de cierre del metro…

Nuestro motivo personal

Cada uno tenemos uno, y a veces solo lo descubrimos cuando ya nos hemos animado a coger la bici. En mi caso, me siento mejor sabiendo que contribuyo a una ciudad más limpia, con menos humos y ruidos. Para otros compañeros supone una manera sencilla de mantenerse en forma, hay quien ha descubierto que mantener su bicicleta a punto con los últimos accesorios es un hobby apasionante, o incluso que es una original forma de conocer gente. ¿Te animas a empezar y descubrir el tuyo?

Imágenes | marcelahernandez | nopodemosmas

Comentarios

compartir en redes

9 thoughts on “Lo que nos motiva a coger cada día la bici”

  1. Empecé a ir en bici en 2003, después de un problema de salud. Ahi sigo, 10 años después, usando la bici en Barcelona para (casi) todo.
    Mis motivos: primero la salud, pero cuando opté por ir en bus o metro (como todos mis amigos y no ser el raro), me di cuenta que echaba de menos llegar despierto a la universidad o al trabajo. La bici me quita el stress, me hace desconectar del trabajo y me deja ver Barcelona con otra perspectiva, más tranquila.

    En BCN los que vamos en bici ya no somos ‘los raros’, cada vez somos más y más.

  2. El otro día la tuve que dejar en reparación y ya llevo dos días (tres contando hoy) sin tenerla. La recojo mañana, pero ya la estoy echando en falta.

  3. ¡Hola!
    Voy a cumplir 60 años el mes que viene, nunca he hecho deporte hasta hace 5 años que tuve la oportunidad de hacer esgrima y me “enganché”, pero hace un año tuve una pequeña lesión en el menisco y tuve que dejar la espada, me dijeron que hiciera ciclismo, bien, me gustó la idea y ahora salgo casi todos los días por caminos y ¡qué pena no haber conocido antes esta afición!A todos aquellos a los que llegue este mensaje y no usen la bici les animo con todo el entusiasmo de un prejubilado a que no esperen más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *