fitness-tracking-smartphone

Planificando las compras para que no sobre comida

 

Para evitar que sobre comida que en muchas ocasiones termina en la basura conviene hacer la compra con cierto orden y una lista. En casa la colgamos con un imán de la nevera donde vamos apuntando lo que se va terminando, todos los que vivimos en la casa o correríamos el riesgo de estar un par de semanas sin azúcar o galletas, que son dos alimentos que no suelo comer. Claro que a veces toca tachar excesos que algunos habitantes consideran imprescindibles y que obviamente no lo son, como las chuches o los precocinados ricos en calorías.

Hay que tener en cuenta las personas que viven en casa y la cantidad de comidas que se va a hacer en la misma. Si el fin de semana comen más personas o recibimos amigos y familiares, si entre semana tenemos almuerzos de negocios o si queremos llevar en una tartera el almuerzo a la oficina. Todo esto requiere una planificación antes de hacer la compra.

La lista de la compra

 

Las famosas listas que nuestras madres llevaban siempre escritas en el dorso de un sobre usado e iban tachando lo que adquirían con un lápiz que siempre llevaban en el bolso, se transforman en un gadget como un  iPhone, BB, smartphone, iPad, etc. Que nos facilitan el contenido de la lista y nos permiten planear los menús diarios de almuerzos y cenas para cada día de la semana, así es más sencillo tener una dieta equilibrada.

Los alimentos no perecederos podemos tenerlos como fondo de despensa que nos saque de un apuro: latas de conservas, congelados y bebidas. Pero en cuanto a los alimentos perecederos más vale quedarnos un poco cortos que tirar comida a la basura.

Aunque sea económico y saludable llevar una tartera de comida casera al trabajo, no debemos olvidar que hay ciertos alimentos que son engorrosos a la hora de comer fuera de casa.

Algunos alimentos en salsa o un almuerzo demasiado copioso te deja K.O. para trabajar, así que os aconsejo echar un ojo al post de Juan Lara sobre menús para comer fuera de casa.

Lo mejor es una lista de la compra que incluya todas las comidas (desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena) y que vayamos ajustando cada día dependiendo del número de personas. Así es fácil calcular los litros de leche, los yogures o las piezas de fruta del desayuno.

Siguiendo esta pauta podemos hacer unos menús que alternen carne, huevos y pescado, con sus respectivas guarniciones de verduras y unos entrantes más fuertes para el almuerzo como pasta, legumbres o cereales y más ligeros en el caso de las cenas como consomés y ensaladas frescas.

En cuanto a los postres y los tentempiés, personalmente soy amiga de tomar fruta y yogur, aunque hay otras opciones como frutos secos y bocadillos.

Comprando por internet

 

Muchos Ciudadanos 0,0, amos de casa de nueva generación, deciden hacer la compra por internet. Un servicio que está a la orden del día en grandes superficies como El Corte Inglés, Alcampo, Carrefour o Mercadona, por poner un ejemplo de los mayores centros de España. Parecido al pedido telefónico pero más rápido y no hay que esperar a que te cojan el teléfono cuando las lineas están sobrecargadas.

Como todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, en Which better nos dan razones más que suficientes para pensar en comprar online, como tener una persona a nuestro cargo o  algún problema de movilidad y aunque tiene desventajas claras como perder la posibilidad de ver, tocar e incluso oler las piezas, y charlar con los dependientes de los puestos, tiene la ventaja, aparte del factor tiempo y el transporte, de que es difícil que compremos de más, ya que somos conscientes de lo que vamos metiendo en el carro es lo que realmente necesitamos y no lo que nos van ofreciendo.

¿Cuantas veces salimos del súper con un montón de cosas que ni están en la lista ni necesitamos? Una comprita rápida de esas de “me falta guindilla…” se transforma en una compra enorme capaz de desequilibrar el presupuesto familiar.

Y vosotros ¿seguís la lista de la compra a rajatabla o vais picando?

Imagen | L.A.Times

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Juan Lara

      Planificarse en las compras es fundamental para que no sobre comida y para intentar tener una dieta más saluadble. La improvisación suele ser mala consejera cuando vamos al super…Muy buenos consejos, se agradecen.

    • Ana

      Creo que os olvidáis de Eroski y tiene un servicio de venta por internet muy eficiente

      • María SJB

        Hola, Ana
        Es cierto, he puesto algunos, pero se que faltan muchos más, son los más representativos.
        Gracias por el apunte
        Un saludo

    • Beatriz

      Yo siempre voy con la lista a comprar. Porque, incluso aunque hiciese un recorrido por el supermercado mirando con atención cada balda, algo se me podría olvidar. Lo de la lista hace que la compra sea muchísimo más rápida porque se va a tiro hecho. Además, te evita tener que guardar en la memoria datos inútiles.

      Si alguien no apunta en la lista algo que pronto se va a acabar, suele recibir una reprimenda… pero es que es lógico: yo he pasado por el súper, he dedicado el tiempo y la fuerza a hacer la compra y resulta que, como no sé que falta algo, no lo he traído. Ahora hay que volver solo para eso… vaya faena.

      Cuando no he podido pasar por casa y tengo que comprar sin la lista, siempre hay algo que se me olvida. En cuanto a comprar cosas de más, no suele ser porque me exceda de la lista, sino porque me creo que durante los siguientes días se va a comer o cenar en casa y luego las circunstancias lo impiden. Suele ser inevitable y, entonces, acabo teniendo que tirar comida. Me pasa muy pocas veces, pero las veces que me pasa me da muchísima rabia. Por eso compro poco producto perecedero.