La bici en invierno I: Protegerse de la lluvia

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Con los días de lluvia que estamos teniendo seguro que a más de uno le echa para atrás coger la bici. Es normal, sobre todo por la incomodidad que conlleva la lluvia. Con el tiempo he aprendido a coger la bici un día de lluvia y apenas mojarme o notar que está lloviendo. Todo es cuestión de vestirnos de forma correcta y acoplar un par de guardabarros a la bici. Que un poco de agua no nos quite el placer de ir en bici al trabajo.

Los inconvenientes de pedalear un día de lluvia

Para mí hay dos inconvenientes principales cuando cojo la bici un día de lluvia. El primero es la incomodidad de mojarme, ya no solo la cabeza, sino la ropa y calzado. El segundo es la inseguridad que produce conducir sobre asfalto mojado, donde hay que tomar una serie de precauciones para evitar sustos.

Hace tiempo que aprendí que un día de lluvia no hay que subestimar a los charcos. Por muy pequeño e inofensivo que parezca un charco, debajo puede haber una alcantarilla o pequeño badén. Cuando llueve, para mí es crucial prestar atención a la calzada, cuanto menos agua pisemos, mejor.

Otro tema es el de los coches. Si en condiciones de seco vamos con mil ojos al rodar cerca de los coches, cuando llueve mucho más. Podemos acabar más empapados por pedalear cerca del tráfico que por la lluvia en sí que cae. Por eso más que nunca, el día que llueve yo busco una ruta poco transitada por coches o intento en la medida de lo posible no separarme del carril bici.

¿Qué ropa utilizo para pedalear con lluvia?

Si es una lluvia fina que cale poco, normalmente con un chubasquero tengo suficiente, incluso si el trayecto es corto, con ropa normal que llevo a diario. En días nubosos me suelo informar en la aplicación de Eltiempo.es para ver cuánto llueve, así me hago una idea a la hora de elegir el vestuario.

Si llueve de verdad y veo que me voy a mojar mucho, ahí es donde me protejo bien. En mis primeros días de ciclista de ciudad cometí un fallo al salir con lluvia y fue utilizar chubasquero pero pantalones y zapatillas normales. Si la lluvia es fuerte al final los pantalones y zapatillas se calarán de agua y acabaremos como una sopa.

Mi gran descubrimiento para estos días fueron los pantalones impermeables, algo que no sabía que existía pero que me resultó tremendamente útil. Son pantalones finos que apenas ocupan espacio y que se ponen encima de los otros. No dejan pasar una gota de agua y se abrochan por los laterales de las piernas, para ponerlos y quitarlos de manera fácil.

En cuanto a las zapatillas, hace tiempo que descarté las deportivas normales, ya que van a permitir que pase mucha agua, incluso es mejor utilizar un zapato. Eso sí, lo óptimo es un calzado de gore-tex, que no deja pasar el agua pero si transpira. Si te mueves por una ciudad donde llueve habitualmente, vale la pena conseguir un calzado de estas características o en su defecto unas polainas.

Para mi la bici va asociada a llevar mochila, que también la protejo de la lluvia con algún cubremochila impermeable. Que eso de llegar y encontrarme las cosas de la mochila mojadas no me hace mucha gracia. También aprovecho y meto algún calcetín o ropa de sobra, por si necesito cambiarme.

Prepara a tu bicicleta para un día de lluvia

Hay dos cosas que no faltan en mi bici un día de lluvia: los guardabarros y los calapies. No pienses que poner un guardabarros a la bici es algo complicado, los hay que se acoplan fácilmente al tubo del sillín y te quitan todas las molestas salpicaduras. Los calapies o calas son fundamentales para evitar resbalones y asegurar la pedalada, también los hay que se quitan y ponen sin mucho engorro.

Otra cosa que aprendí en los primeros días de lluvia con bici es que si las ruedas están planas sin dibujo, hay muchas inseguridad en la conducción por falta de agarre. Es mucha la diferencia que se nota con una cubierta nueva, que por poco dibujo que tenga siempre va a tener agarre a otra gastada y plana.

Por último y como no hay que escatimar en seguridad, como con la lluvia se pierde algo de visibilidad, también suelo incorporar una luz o señal luminosa a la bici en días de lluvia.

Seguro que vosotros también tenéis vuestros pequeños trucos para circular en bici en días de lluvia, os invitamos a compartirlos con nosotros en los comentarios.

En Ciudadano 0,0 | Trucos para correr en invierno sin morirse de frío

Imágenes | Auzigog, [auro]

Comentarios

compartir en redes

4 thoughts on “La bici en invierno I: Protegerse de la lluvia”

  1. ¡Qué maravilla lo de los pantalones impermeables! Yo soy de las de chubasquero y a rodar, por lo que en general no suelo salir los días de lluvia. Ahora lo tengo más fáci, gracias por los consejos! 🙂

    1. Para mi fue un gran descubrimiento. Eso de acabar con los pantalones mojados es bastante incómodo. Necesita de un poco de preparación para ponerlos y quitarlos, pero vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.