pa

¿Qué hago con la ropa vieja tras los regalos de Reyes y Navidad?

 

Recuerdo cuando era pequeño, que odiaba que me regalasen ropa. ¡Cómo he cambiado! Ahora me encanta que mi familia o amigos me ayuden a crear mi propio estilo. Recibir ropa como regalo es además una oportunidad de recordar a esas personas cada vez que te la pongas, y multiplica las combinaciones que puedes crear con lo que ya tienes.

Pero probablemente te has encontrado alguna vez con esta situación: tras un cumpleaños, o las Navidades, tu armario no admite más cosas: ¡va a explotar! A mí desde luego me ha pasado más de una vez. Y sin embargo, tiene una solución muy fácil. ¿Conoces la regla del 80-20? También se aplica aquí: el 80% de las veces nos vestimos con el 20% de lo que tenemos en el armario. Es decir, que seguramente hay muchas prendas ahí dentro que ya no te pones. ¿Qué hacemos con ellas?

Dona tu ropa

 

Existen asociaciones (como Madre Coraje, que visitamos en Ciudadano 0,0) que se dedican a recoger ropa que ya no nos ponemos pero que está en perfecto estado, para organizar mercadillos y recolectar dinero para causas solidarias. Seguro que cerca de tu casa existe alguna organización de este tipo o hay contenedores para depositar la ropa. Es un beneficio triple: haces más espacio en tu casa, colaboras con el reciclaje evitando que haya que fabricar nuevas prendas y contribuyes con una causa solidaria.

De la misma manera, seguro que tienes muchas prendas que les encantarán a tus familiares y amigos. ¿Por qué no dárselas? Es un pequeño detalle original que le puede encantar. Puedes convertirlo en un evento divertido: Hay grupos de amigas que quedan para cenar en casa de una de ellas. Cada participante lleva cinco prendas en buen estado que ya no se pone, y durante la noche se van probando las que han traído las demás. Al final, te vas a casa con cinco prendas de las demás. Es como recibir un regalo adicional de Reyes, ¡pero además gratis y reciclado!

Recíclala con manualidades

Donar la ropa es una buena solución, pero ¿qué hacemos con esos vaqueros que se estropearon por la lejía, ese jersey roto o cualquier otra prenda estropeada que guardamos porque nos daba pena tirar pero que ya no puede ponerse nadie? El reciclaje es la solución, y las ideas son infinitas: puedes hacer marionetas, fundas para el móvil o el ebook, bolsas reutilizables para ir a la compra y no tener que gastar unas de plástico, lámparas… incluso puede ser una gran oportunidad para introducirte en nuevas aficiones. ¿Te has planteado aprender a coser? Es un hobby muy relajante y lleno de creatividad, pudiendo transformar unas prendas en otras: esos pantalones pasados de moda pueden ser unos shorts a estrenar; y ese jersey dado de sí puede convertirse en una bufanda a la moda.

Las ideas para hacerlo las puedes encontrar en blogs especializados, pero también puedes dejar volar tu imaginación. Prueba a descoser una prenda estropeada, juega con los colores, tejidos y texturas. El reciclaje y las manualidades están de moda, ¡aprovéchalo!

 

Mírala con otros ojos y reestrena

Como decíamos al principio, una persona corriente suele ponerse la mayoría de días el 20% de su ropa, mientras que el otro 80% permanece guardado en el armario durante meses. Y muchas veces no se trata de que no nos valga o esté en mal estado, simplemente la fuerza de la costumbre hace que no tengamos en cuenta algunas prendas a diario.

Te propongo que un fin de semana, a solas en casa, saques todo lo que contiene tu armario para ordenarlo, lavar lo que haga falta… Es una buena oportunidad para donar o apartar para reciclar la ropa que ya no quieras, y seguro que además descubres que tenías mucha otra que te apetece volver a ponerte. ¡Es como estrenarlas de nuevo! Además, haciéndolo después de recibir los regalos de Navidad, seguro que se te ocurren muchas nuevas combinaciones entre la ropa nueva y la que ya tenías.

¡Haz limpieza de armario! Ventajas de tener menos

Hacer una limpieza de armario con el cambio de estación o durante las vacaciones de verano y Navidad tiene muchas ventajas. Apartaremos la ropa que ya no necesitamos, colaboramos con buenas causas y fomentamos el reciclaje, además de conseguir material para llevar a cabo nuevas aficiones y manualidades. Pero además, hacer este tipo de limpieza es muy útil en el día a día: con un armario que no esté abarrotado de prendas que no nos ponemos es más fácil ser conscientes de la ropa que tenemos y encontrarla mucho antes, tener nuevas ideas para crear looks, evitaremos comprar cosas que no necesitamos… ¡anímate!

Imágenes | ilker christianhaugen

, , , , , , ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Tallarín

      ¡Qué buena idea! Yo hasta ahora donaba ropa, pero lo de reciclarla para manualidades me ha parecido genial

    • chicanoize

      Lo de reciclar ropa es un puntazo, en el blog que referencias hay muy buenas ideas: http://ecocosas.com/eco-ideas/recropa. Habrá que echar la imaginación a volar.