Yo cuantificado: entre el juego y el análisis de nuestros datos

  • Mente
cat-icon-on-post

El “yo cuantificado” no es algo nuevo, ni siquiera creo que sea una tendencia. Sin embargo es algo que cada vez está más interiorizado en nuestro modo de vida. Cuantificarte es contar las horas que pasas haciendo deporte, durmiendo, anotar tu peso, los pasos o kilómetros que hacemos al día, las calorías que ingerimos o los lugares que visitamos.

Yo cuantificado: me divierto anotando y analizando mis datos

Los smartphones y las aplicaciones móviles tienen mucho que ver en esto de cuantificar lo que hacemos. Yo tengo varias aplicaciones para cuantificarme, por ejemplo: Movescount para anotar mis entrenamientos y las horas de ejercicio (podéis ver mi cuantificación del año 2012 en la imagen superior). Para anotar la evolución de mi peso utilizo Weight Control, una forma muy visual de analizar y controlar nuestro peso.

Es curioso como anotar estos datos se ha convertido para mí en un hábito muy interiorizado. Al principio lo hacía más por la curiosidad y el interés de analizar mis datos, pero ahora el “yo cuantificado” también ha tomado tintes de diversión y motivación: ¿me habré superado este mes?, ¿he conseguido mis objetivos?

La utilidad y el potencial uso de cuantificar datos sobre nosotros

Saber en qué invertimos nuestro tiempo, cómo evoluciona nuestro peso o en qué gastamos nuestro dinero es algo muy interesante y ayuda a conocernos mejor. A mí me interesa saber cuánto tiempo paso entrenando y ahora que el año está a punto de acabar echo un vistazo a las gráficas y me doy cuenta que la mayor parte del tiempo dedicado al deporte lo he pasado haciendo pesas, pero también he invertido un valioso tiempo en correr o montar en bici.

Llevo algunos años cuantificándome y lo curioso es que en el plano del deporte y la salud siempre acabo superándome, lo que me demuestra que el componente de motivación es muy importante. Si sabes que el año pasado corriste “x” kilómetros, te aseguro que al siguiente año vas a intentar superar esa marca.

Aunque suene algo utópico, imagina que tu médico, nutricionista o fisioterapéuta conociesen la cuantificación de tus hábitos físicos y dietéticos. Se podría establecer una relación más estrecha y real entre médico y paciente, en base a la cual se podrían hacer recomendaciones o un seguimiento más exacto y acertado.

Los gadgets y aplicaciones móviles se suman al yo cuantificado, ¿dónde está el límite?

La cuantificación debe ser algo sencillo para que se lleve a cabo. Antiguamente no quedaba otra que apuntar los datos en una libreta o analizarlos en una hoja de cálculo. Eso es algo que no atrae a todo el mundo. En cambio las aplicaciones móviles han supuesto una auténtica revolución en este sentido. Con un simple toque de pantalla puedes guardar muchos datos sobre ti.

Y ya no solo hablo de apuntar horas, kilómetros o peso, también hablo de cuantificar dónde vamos (véase el famoso foursquare) o qué compramos. A eso le añadimos el componente de poder compartirlo en nuestras redes sociales y se hace aún más atractivo.

Desde hace un par de años incluso hay gadgets específicos para cuantificar nuestros hábitos. Quién no conoce las famosas pulseras Fitbit o las Fuelband de Nike, productos destinados específicamente a contar cuántos pasos damos, kilómetros recorremos o calorías quemamos. Hay todo un mercado encaminado a mejorar nuestra cuantificación, porque es algo que interesa y a lo que podemos sacar mucho partido.

En Ciudadano 0,0 | Aplicaciones que me ayudan a estar en forma

Comentarios

compartir en redes

4 thoughts on “Yo cuantificado: entre el juego y el análisis de nuestros datos”

    1. Si nos lo tomamos demasiado en serio puede acabar convirtiéndose en una obsesión por apuntar todo lo que hacemos. Siempre tiene que tener ese matiz de diversión y curiosidad.

    1. A mi por ejemplo apuntar mis actividades deportivas me lleva 30 segundos al día y el peso 30 segundos a la semana. Todo depende de qué queramos cuantificar y cuánto tiempo estemos dispuestos a perder con ello. Las app móviles ahorran mucho en este sentido, además de hacer el análisis de datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *