Freelances del mundo, ya nunca más trabajaremos solos

  • Mente
cat-icon-on-post

Durante largas temporadas he trabajado por mi cuenta. En un primer momento, puede sonar muy liberador tener tus propios horarios, no necesitar moverte de casa y poder compaginarlo con otras obligaciones. Sin embargo, al cabo de un tiempo, he llegado a echar de menos varias cosas del trabajo en oficina: la organización mental que te transmite un horario fijo, la sensación de que de verdad estoy trabajando… pero, sobre todo, el compañerismo. Cuando se está todo el día en casa, se acaba sintiendo mucha soledad.

Por ese motivo me he planteado sumarme a una tendencia que desde hace poco está bastante extendida en las grandes ciudades. Se llama Coworking y, como tantas otras cosas de las que hemos hablado en este blog y que comienzan con “co” y terminan con un gerundio en inglés, es una iniciativa pensada para compartir, para aprovechar y para sentirnos mejor al estar rodeados de otras personas con nuestros mismos intereses.

Es fácil definir qué es el coworking: se trata de compartir oficina con otras personas que también trabajan por su cuenta, como tú. Existen lugares con grandes salas de trabajo en las que alquilan puestos de coworking, que incluyen en el precio wifi, limpieza y otra serie de servicios. Tienes acceso al cuarto de baño y a la cocina y la posibilidad de alquilar salas de reuniones. Así que puedes desempeñar todo tu trabajo allí y, además, reunirte con clientes para captarlos o presentarles tus ideas.

El compañerismo es la clave

Para mí supone una forma de romper la monotonía que he estado sintiendo el tiempo que he trabajado desde casa. Se me antoja una opción muy divertida, ya que en estos lugares de trabajo compartido conoces a gente, charlas… seguro que acabas haciendo amistades. Cuando haces una pausa para tomarte un café o si te llevas algo preparado y te quedas a comer, tienes con quién comentar la actualidad del día. Tiene la parte buena de un trabajo: tener compañeros. Y, al mismo tiempo, eres tu propio jefe o tu propia jefa, te organizas como quieres y trabajas de la forma en la que sabes que vas a rendir mejor.

Estos espacios suelen alquilarlos arquitectos, diseñadores, creadores, publicitarios, redactores, community managers, etc… Por lo tanto, quienes te rodean seguro que son personas que tienen una gran afinidad contigo, personas con las que será interesante hablar. Se crea un ambiente distendido, informal, moderno, innovador que, lejos de impedir sacar adelante proyectos, resulta muy inspirador. De las conversaciones con otras personas sobre lo que estás creando, pueden surgir ideas. Además, quizá te echan una mano ya sea con algo creativo o técnico, como con algún escollo informático de esos tan habituales para quienes trabajamos a diario con el ordenador.

Separar trabajo y vida

Si eres una persona muy trabajadora porque no te vas a poner límites. Si eres más bien perezosilla porque lo vas a dejar todo para el peor momento. El caso es que, cuando trabajas con tus propios horarios, llega un momento en el que la jornada laboral se desdibuja de tal manera que no acaba jamás. Los fines de semana no se distinguen de los días laborables. Y, encima, si le dices a alguien que trabajas así, puede que piense que no haces nada. Crear una rutina similar a la de las oficinas acabará con esas sensaciones de no trabajar de verdad, impondrá una disciplina a los más vaguetes y forzará a cortar y descansar a los más obsesivos. Disfrutaremos más del tiempo libre si dejamos las obligaciones encerradas en otro lugar.

En el coworking, a diferencia de en una empresa, el lugar de trabajo no te lo imponen, lo eliges tú. Así que los desplazamientos serán insignificantes porque lo puedes buscar a cinco minutos a pie de tu vivienda. Tal vez no dispongas de un cuarto para dedicarlo a despacho en tu casa o que no haya tranquilidad para trabajar. Donde vivo, tengo espacio y nadie me molesta, pero preferiría un lugar más luminoso. A un puesto de coworking le puedo pedir que cumpla esas exigencias y más. De hecho, al ver las fotos de algunos de los espacios, ya me entran ganas de trabajar allí haciendo lo que sea.

Estamos viendo el Coworking siempre desde el punto de vista del inquilino. Pero tal vez tú te encuentres en el otro lado.  A lo mejor tu local o tus oficinas se han quedado grandes porque tu negocio se ha reducido. Quizá te apetezca alquilar esas mesas que ahora nadie usa y están acumulando papeles a gente que las necesita. Quién sabe si de ahí surja incluso algún negocio, pues ese alquilado tuyo sea un profesional que te puede hacer falta como proveedor.

 

El Coworking es toda una filosofía, que tiene incluso un manifiesto. Combina varios conceptos como el teletrabajo, que es posible gracias a las IT (tecnologías de la información), y la colaboración con la intención de ahorrar electricidad, consumir menos, evitar la multiplicación extra de recursos o de maquinaria –impresoras y otros aparatos de oficina–. Coworking es compartir, es aprovechar y reutilizar recursos. El compañerismo y la amistad sustituyen a la competitividad y la formalidad.

Trabajar en casa presenta grandes ventajas. En comodidad, no hay nada que supere tener tus propios horarios y no necesitar desplazarte. Quienes han conseguido mantenerse así se sienten privilegiados. Estas mismas personas, además, tienen una opción añadida, que puede evitar la soledad o la desidia. El coworking cada vez se está haciendo más popular y quizá sea la forma de trabajar del futuro, ya que gracias a las videollamadas y los mails no será tan imprescindible estar junto a tus jefes y compañeros y podrás estar más cerca de casa, junto a personas con las que sientas una afinidad. ¿Alguno de vosotros ya está practicando el Coworking? Si os apetece, contadnos vuestra experiencia.

Comentarios

compartir en redes

6 thoughts on “Freelances del mundo, ya nunca más trabajaremos solos”

  1. Gracias por ayudar a COmpartir la filosofía coworking entre freelance y emprendedores!!
    En COMUNIDAD COWORKING (www.comunidadcoworking.es) os ofrecemos más de 80 espacios coworking en toda España.
    Para que busquéis, comparéis y os decidáis por el espacio de trabajo compartido que más os interese!

    Hey ho, Let´s CO!
    COMUNIDAD COWORKING – Plataforma online de espacios COlaborativos & COmpartidos

  2. Saludos desde CoworkingCafé , el primer espacio Coworking de Valladolid.
    El coworking lo estamos inventando entre todos. No estés solo ,no te quedes en casa y ven a un espacio coworking. Te vas a encontrar con profesionales con distintos perfiles que generan relaciones profesionales y proyectos compartidos.
    Os esperamos en http://www.coworkingcafe.es

  3. Muy buen articulo sobre porque al final es bastante dificil trabajar desde casa aunque sea el sueño de muchos trabajadores por cuenta ajena. Lo mismo nos pasó a nosotros, y de alli vino la idea de CoworkingON: ¿como encontrar espacios alrededor? ¿como encontrar colaboradores cerca? muchas gracias y un saludo.

  4. Gracias a todos por vuestras respuestas. Me alegro de ver que sois muchos los que estáis en este proyecto y de que estéis tan al loro en lo que se refiere a las redes sociales.

  5. ¡Muy buen artículo Beatriz! Refleja a la perfección toda las ventajas de trabajar en un espacio de Coworking, nosotros siempre destacamos el rodearte de otros profesionales y las sinergias que se crean, como bien dicen ‘el trabajo llama al trabajo’.

    Nosotros nos encontramos en el centro Madrid, donde la filosofía del coworking va creciendo por momentos. y cada vez son más freelancers los que se unen a estos espacios.

    Os esperamos en MYCURRO Coworking con los brazos e ideas abiert@s
    http://www.mycurro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.