Trucos para correr en invierno sin morirse de frío

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El frío suele ser un motivo bastante disuasorio para salir a correr. Ciertamente, correr sin la indumentaria adecuada y “con un frío que pela” convierte a este deporte en algo muy complicado de disfrutar. Yo puedo decir que también disfruto corriendo en invierno, haga frío o nieve, porque la experiencia es un grado y aprendes esos cuatro trucos que hacen que el frío no sea un impedimento.

Lo fundamental para correr con frío es tener una vestimenta y equipamiento adecuados. Al contrario de lo que se pueda pensar al principio, no es muy caro hacerse con ropa adecuada para correr en invierno (como todo, depende de lo que queramos gastarnos). Yo incluso le veo más ventajas a correr con frío que con calor, algo que hace que sea más activo en esta época del año y que rara sea la semana que no salga a trotar.

Qué ropa utilizo para correr cuando hace frío

Para mi es fundamental abrigar bien la zona del tronco, la parte que veo más sensible al frío cuando vamos corriendo. Las piernas podemos abrigarlas cambiando el pantalón corto por mallas largas o semilargas, pero si hace frío y corremos con pantalón corto no es algo que nos haga morirnos de frío.

Esto es como una cebolla, podemos utilizar varias capas dependiendo del frío que haga. Partiendo de la zona más cercana a la piel, yo siempre utilizo una camiseta de manga corta o larga transpirable. Este tipo de camisetas suelen ser de poliéster y su función es muy importante: permitir que no acabemos empapados en sudor. Las camisetas de algodón pueden ser muy calentitas, pero no transpiran y acabaremos muy mojados, algo que con frío no es muy recomendable. 

Seguimos con la siguiente capa: chaqueta ligera cortavientos (como la que podéis ver en la imagen). Si no hace mucho frío (10-5 grados) con esto, la capa anterior y el calor que nos proporciona la actividad de correr, estaremos bien. El único inconveniente además del frío es el viento, que hace que la sensación térmica sea mucho menor, más si vamos corriendo. Por eso la típica chaqueta fina te puede servir de cortavientos. Como contrapunto tenemos a la sudadera, que como hemos comentado antes, al ser de algodón no va a transpirar y aunque al principio abriga, al final hace que acabemos empapados, pese mucho y la sensación de frío se agrave.

Cuando ya hace bastante frío, hablamos de 5-0 grados o menos, ya hay que utilizar una capa extra a modo de chaquetón. Cuanto menos pese mejor, por lo que yo aconsejo la ropa técnica para correr, no un chaquetón cualquiera que seguro va a pesar más.

Y para mí no pueden faltar los complementos, para proteger la cabeza, orejas, cuello y manos. Son zonas que expuestas al frío hacen muy incómoda la carrera. Yo personalmente no utilizo gorro para la cabeza porque el pelo me proporciona suficiente calor, pero unas orejeras si me vienen muy bien para esos días que hiela, al igual que unos guantes y una braga para el cuello.

Cómo esquivar al frío cuando salimos a correr

Si nuestro horario nos lo permite, hay un par de trucos que podemos utilizar para hacer que el frío no sea tan duro cuando salimos a correr. El primero de todos y el más obvio es salir a correr en las horas de sol. Yo os recomiendo las 13:00 por la mañana y las 17:00 por la tarde. Son horas que aunque hace frío, si vamos corriendo y nos va dando el sol ganaremos unos 3-4 grados de temperatura.

Imagina el típico día que no paran de informar en la tele de el frío que hace y tú no vas a perdonar el salir a trotar un rato. Ese es el día que tienes que reservar para un entrenamiento intenso. Ese día en el que haces cambios de ritmo, eliges el recorrido más duro con cuestas o te planteas hacer menos distancia pero a un mayor ritmo. De buen seguro que en 5 minutos eso del frío ya no es para ti.

Y por último mi opción extrema, que suele ser cuando nieva o el termómetro está en negativo (pocas veces por fortuna en mi tierra). Ese es el día que no me queda otra que irme y correr en la cinta del gimnasio. Es una opción más aburrida, pero me quito el gusanillo y de paso puedo hacer algo de pesas.

Como  veréis, soluciones hay muchas para luchar contra el termómetro y salir a correr con frío. De hecho, ahora mismo acabo de venir de trotar un rato cuando el termómetro marca 3 grados. Mis piernas no se han quejado y mis pulmones agradecen la sensación del aire frío.  Ahora ducha caliente y a pensar en el próximo entrenamiento.

Imagen | lululemon athletica, Sangudo

En Vive 0,0 | Salir a correr 5km siendo novato

Comentarios

compartir en redes

One thought on “Trucos para correr en invierno sin morirse de frío”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *