envoltorios-de-regalos-con-telas-recicladas

Ideas para celebrar la Navidad sin arruinarte

 

Se acercan unas fechas entrañables en las que nos encanta demostrar a los nuestros, amigos y familia, cuanto les queremos y lo que significan para nosotros.

Una decoración alegre, unas mesas puestas con cariño, con nuestras mejores vajillas y los manteles seleccionados con cuidado, un ambiente hogareño y cálido y regalos especiales, harán que cualquier problema se quede en la puerta de casa.

Yo soy de las que piensan que no hace falta que sea Navidad para sorprender con un regalo, pero es cierto que por motivos laborales o familiares, muchos no nos podemos reunir salvo en verano o en Navidad y lo importante es demostrar cuanto nos alegra. Así que mi Navidad se traduce en regalos muy pensados, decoración alegre  y…¡dulces navideños!

Regalos con encanto

No sé si os pasará pero tengo maravillosos recuerdos de las Navidades, de casas llenas de familiares y olores a platos deliciosos y a chimenea. Casas adornadas con muchos dorados y flores de Pascua y ese momento maravilloso de los regalos. Regalos deseados durante meses y que se materializaban en una mañana mágica.

 

Desgraciadamente, con los años, esos regalos soñados se transformaron en algo que venía bien o un regalo para cumplir, y no es solo una sensación mía, pero hace unos meses me encontré con el Dibujario inteligente y una idea genial para personalizar los regalos : Graphic Personality, donde el artista, Fernando de Pablo es de la opinión de que los regalos deben decir algo del regalador y los que el regalador desea expresar al regalado, pintando lo que cree que importa o está relacionado con la persona a la que se quiere regalar.

Desde el Blog Ambrosía Girl, nos animan a preparar nuestras propias tarjetas de felicitación. Los Ciudadanos 0,0 que podemos elegir entre diferentes papelerías con género reciclado estamos de suerte, pero si no es así, la red está llena de tiendas como Krima Isa, con maravillosas ideas, papeles y cintas, repletas de inspiración. Personalmente paso mejores momentos imaginando la cara que va a poner el regalado cuando vea que le doy la misma importancia al contenido que al continente, como además me encantan las manualidades, paso muy buenos ratos buscando, creando y entregando regalos de envoltorios originales, con telas recicladas, como nos aconsejan también en Decopeques.

La artesanía está de moda, si eres un virtuoso de las agujas de crochet o el punto de cruz, unas bonitas toallas personalizadas son un regalo perfecto para una pareja que pone casa nueva o un recién nacido o una espectacular bufanda de ochos realizada con cariño, como las que nos enseñan en Devanalana.

Los rastrillos benéficos que surgen en cada esquina durante esta época del año son perfectos para encontrar diferentes objetos originales y de precios muy distintos y tenemos la satisfacción de comprar un regalo excelente y a la vez ayudar a una buena causa.

La decoración más especial

No hay nada que produzca más satisfacción en un buen anfitrión que esa cara de asombro de sus invitados cuando entran en casa. Me encantan las coronas de Adviento, las mesas dispuestas para un buen banquete,  las flores de Pascua y los nacimientos llenos de detalles. En Ahorro Diario nos están dando buenas ideas todos estos días.

De casta le viene al galgo, porque en casa de mis padres, nuestro nacimiento, en vez de Belén parecía Badalona, de la cantidad de gente por medio del portalito, algunos playmovil (se llamaban clicks antes) y algunos años, hasta dinosaurios de plástico y algún cowboy de esos de sobre sorpresa.

Soy especialista en las coronas originales en la puerta y en las ventanas, pero claro según avanza diciembre los precios se multiplican como por arte de birlibirloque, así que con un poco de maña y reciclando adornos de años pasados, e incluso innovando con elementos que se pueden convertir en adornos podemos hacer estupendas decoraciones. Como la corona que nos propone Laura Leoz en Soy manitas. Si alguno os animáis, mandadnos fotos.

Los mejores dulces

Y para mí el tercer síntoma de que es Navidad son los dulces navideños. Hay que ver lo que nos gusta saltarnos las dietas en Navidad, soy una enamorada de los dulces tradicionales, y turrones, polvorones o roscos de vino desaparecen de las bandejas con una rapidez alucinante, si están a mi lado.

Es cierto que hoy en día en cualquier supermercado encuentras todo tipo de dulces navideños, pero me gusta darme un buen paseo por el centro de la ciudad, ver los escaparates adornados, las luces de las calles e ir en busca de las mejores delicatessen. En Madrid nos encanta comprar los turrones artesanos de Jijona y de Alicante, de Casa Mira, un clásico, y una tienda con muchísimo encanto que no debéis dejar de visitar si venís por Madrid es El Jardín del Convento, donde podéis encontrar los dulces artesanos de todos los conventos de religiosas clarisas de España, ¡al rico polvorón artesano!.

De Badajoz, mis tíos suelen traer unos dulces ideales para los más golosos llamados técula mécula, elaborado a base de yema y almendra, va forrada con hojaldre y bañada por yema, pero lo más importante es que tiene duración de 1 mes. Pesa 1,5 kg. y sus ingredientes son de alta calidad, si algún Ciudadano 0,0 se anima a  preparar esta antigua receta, con historia digna de hacer una película, encontrará todo lo necesario en Absolut Badajoz. Otro dulce navideño de quitarse el sombrero son los alfajores, un dulce árabe que se dice que los españoles introdujeron en las Américas y que los mejores del mundo son los argentinos, o al menos eso se rumorea.

 

Mazapanes especiales, del regio Toledo o del Soto en La Rioja o escarchadas frutas de Aragón son un auténtico privilegio poder degustarlos cada Navidad, y es que cuando los amigos y la familia deciden reunirse cada uno aporta lo mejor de su tierra, no hay quien supere nuestra gastronomía.

Pero ¿qué pasa cuando terminan las fiestas y te sobra turrón, mantecados o polvorones? Pues a reciclarlos como merienda para los deportistas, pastitas para el desayuno y ese dulcecito que siempre apetece después de cenar. Si metes los dulces en un tupper bien cerrado o los envasas al vacío, tendrás dulces de Navidad muchos días y no se tirará comida a la basura.

¿Nos apuntamos a que este año nuestra Navidad sea especial y diferente?

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo