Los huertos urbanos colectivos, una alternativa real en la ciudad

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Muchas veces es complicado encontrar el espacio para tener un huerto urbano en casa. Estoy pensando en estos momentos dónde podría plantar algo cuando vivía en mi apartamento de 25 metros. Allí tenía plantas colocadas en las ventanas, pero pequeñas y más decorativas que de otro tipo. Pero existen iniciativas colectivas que nos facilitan aquello que no tenemos, el terreno, a cambio de nuestro trabajo y colaboración para el cuidado del huerto. Son los huertos urbanos colectivos, una alternativa real que podemos encontrar en muchas de nuestras ciudades.

Hasta hace no mucho, en las ciudades y pueblos más pequeños no era extraño encontrar huertos que el Ayuntamiento de la localidad ponía a disposición de los vecinos para poder cultivar sus propias verduras, tener sus gallinas, etc. Conozco unas cuantas iniciativas en distintas ciudades de Madrid que utilizan este sistema. Son pequeñas parcelas, donde se van sembrando un par de surcos de cada verdura. Suficiente para varias familias a poco cuidado que se ponga. Pero en las ciudades es más complicado que a nivel institucional se creen iniciativas de este tipo.

El movimiento Incredible Edible

Pero como hemos visto con los consejos sobre huerto urbano que hemos ido dando, en la mayoría de los casos no se necesitan grandes espacios para plantar. Entonces, ¿por qué no hacerlo en nuestra ciudad aprovechando los espacios públicos? Eso es lo que han propuesto desde el movimiento Incredible Edible liderado por Pam Warhurst en la ciudad inglesa de Todmorden.

Incredible Edible Cloughmills

Se trata de aprovechar los espacios públicos, allí donde se siembran normalmente flores o plantas decorativas para cultivar productos alimenticios. Con un lema: “Sírvete tu mismo”, y a partir de aquí toda la ciudad se siente responsable de cuidar los cultivos. Y a partir de aquí se comienza a transformar la ciudad. Se siembran productos como coles, acelgas, pepinos, pimientos y lechugas. En las aceras árboles frutales; en las escuelas, huertos.

Es un proyecto que nace desde la gente, de abajo a arriba por lo tanto el respeto hacia los contenedores para plantar, la responsabilidad para el cuidado de los cultivos o la sensibilización hacia el producto local y el entorno están asegurados. Se recuperan sabores y relaciones de comunidad entre los vecinos. De los puerros que cojo de tu jardín mañana te llevo unas tartaletas estupendas que he hecho gracias a estos ingredientes.

Esta iniciativa se está extendiendo por muchas otras ciudades inglesas y también ha dado el salto a Barcelona, donde ya se han puesto en marcha dos iniciativas de huerto urbano colectivo. Puedes plantar lo que quieras o ayudar a cuidar lo que ya está plantado, y cuando llegue la hora de recoger la cosecha se ponen de acuerdo los participantes para el reparto.

La experiencia en mi ciudad

En mi ciudad me he encontrado con una experiencia similar. Aprovechando un solar sin edificar, donde se ha derribado un edificio, en lugar de convertirlo en un vertedero se ha limpiado de escombros y se ha habilitado como huerto y espacio comunal. Existen distintos espacios, para que sea un huerto urbano abierto a la ciudad.

Huerto urbano Palma de Mallorca

Es responsabilidad de todos su cuidado, y de todas las veces que he pasado por allí jamás he encontrado nadie pisando una zona de plantas, o con perros paseando por dentro de dicho parque. Las zonas de plantación están separadas por maderas de palé. También se añaden sustratos para que lo que plantemos no vaya directamente a crecer sobre zonas que son escombreras y no tienen los nutrientes adecuados para el crecimiento de las plantas.

El principal inconveniente que podemos tener en zonas de este tipo es el riego. En muchos casos no hay agua corriente. Aquí podemos solucionarlo de dos maneras, una de ellas es aprovechar el agua que recogemos en época de lluvia si montamos sistemas de aljibe y la otra es con la colaboración de todos los que cuidan las plantas que lleven el agua necesaria. Entre todos no es un trabajo demasiado exigente.

Lo mejor de todo es que se ha recuperado un espacio urbano para el uso público. Donde antes no podía entrar nadie hoy se puede pasear entre cultivos. Es una pequeño gesto que contribuye a hacer más humana la ciudad, a tener una relación un poco más amable con nuestros vecinos y conciudadanos. ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Sería viable una iniciativa de este tipo en vuestra ciudad?

En Ciudadano 0,0 | La red te ayuda a montar tu huerto urbano
Imagen | Incredible Edible Cloughmills

Comentarios

compartir en redes

4 thoughts on “Los huertos urbanos colectivos, una alternativa real en la ciudad”

  1. tengo un mini jardin en un adosado. Ya hace 4 años o así que dedico una parte al huerto. He tenido coles, lombardas, pepinos, apio y fresas. Pero es tan ecológico que excepto las coliflores el resto de las verduras da tampoco que no es ya casi ni un huerto. Mi huerto y manzanos están comidos por hongos y pulgones. Creo que es demasiado ecológico. Resumen: Me gustaría encontrar el equilibrio entre la ecología y la producción casera. Que fertilizantes y fungicidas se pueden utilizar? también me interesa la fabricación del compost casera.
    Gracias,
    Myriam

    1. Piensa que si siempre utilizamos la misma tierra y no lo alimentamos con abono adecuadamente no vamos a tener tanta cosecha como lo haríamos con fertilizantes. Lo que se puede utilizar para que la tierra fije mejor el nitrógeno, por lo que es un fertilizante natural es plantar lentejas. En todo caso siempre puedes utilizar abonos naturales que son fáciles de conseguir. Se utiliza mucho en plantaciones de árboles. En lo que respecta a los fungicidas, hay algunos naturales que repelen los insectos, claro que dependen del tipo de especie y no son tan efectivos como los químicos. En el tema del compost existen en centros de jardinería pequeños contenedores que te pueden ayudar en esta tarea. Lo más importante es tener materia orgánica vegetal para poder realizarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *