bici-vuela

El placer de ir a mi trabajo en bicicleta

Tengo la suerte de poder ir cada día, o casi cada día, al trabajo en bicicleta. No es un desplazamiento muy largo, de unos veinte minutos en bicicleta o unos 45 andando. En mi trabajo soy el único que utiliza este medio de trasporte, a pesar de que la mayoría vivimos a una distancia que permitiría este desplazamiento sin problemas. Puede que muchos no lo entiendan, por eso voy a intentar explicar por qué para mi es un placer ir al trabajo en bicicleta.

Un recorrido moderado y seguro

Tengo la suerte de vivir en una ciudad que dispone de carriles bici, en su mayor parte separados de la calzada, por lo que el recorrido que realizo desde mi casa a mi trabajo aprovecha en un 90% estos carriles. No siempre nos podemos ir de un punto a otro de la ciudad a través de esta red viaria para ciclistas, pero se ajusta bastante al recorrido que yo tengo que realizar.

Y lo cierto es que el carril bici es una de las cosas que más contribuyen a fomentar el uso de la bicicleta. Con el paso del tiempo he ido viendo como estos carriles, al principio extraños en la ciudad, se iban haciendo un hueco y se empezaban a poblar de ciclistas. La seguridad que ofrecen al no tener que compartir la calzada con los coches anima a mucha gente, sobre todo aquellos que están más indecisos, a realizar recorridos cortos con este medio de transporte. De todas formas no está de más saber algunos consejos para aumentar la seguridad.

Mi bicicleta era una vieja bici de carretera, que me acompaña desde hace unos 20 años, así que ya está a punto de convertirse en una clásica. Pero lo cierto es que, a pesar del cariño que la tengo, no era cómoda para utilizarse por ciudad. La posición no era del todo práctica, a lo que se une el hecho de tener que llevar un bolso y el candado para dejarla después atada. Pero también era un problema de adaptación de piezas, más que de mantenimiento, que necesitaba cambiar para mejorar la seguridad. Al ser tan vieja costaba encontrar recambios y su sustitución no salía rentable. Los frenos eran el principal inconveniente, para reaccionar de forma rápida, y el cambio de frenos, manetas y resto de elementos no me salía rentable. Por eso llegado el momento decidí cambiar y buscar una nueva.

 

Mi apuesta fue una bicicleta urbana, clásica, en lugar de una plegable quizás más de moda últimamente. Con su cesta donde poder dejar los elementos de sujeción de la misma, así como mi mochila o las cosas que necesito llevar al trabajo. Cuando llego a mi destino sólo tengo que dejarla atada sin que moleste, retiro la cesta y el sillín y me dirijo a mi puesto de trabajo. Eso sí, procuro siempre llegar con cinco minutos de margen por dos motivos: tener un pequeño colchón por si ocurre cualquier incidencia y, por otro lado, evitar el golpe de calor que siempre ocurre al dejar de pedalear, y como consecuencia dejar de recibir la brisa en la cara.

Algo más que un viaje de un punto a otro

Para mi ir en bicicleta al trabajo supone algo más que una forma de desplazarme. Me supone una relajación muy grande, tanto en la ida como en la vuelta. Cuando cojo la bicicleta y comienzo a dar las primeras pedaladas, a la vez que mis piernas van girando mi mente comienza a ordenar las ideas, de manera que al llegar a mi puesto de trabajo tengo un esquema mental bastante claro de lo que tengo pendiente.

Si en lugar de en bicicleta el desplazamiento lo realizo en coche no consigo los mismos efectos. Fundamentalmente por dos motivos, el tiempo se me acorta un poco, en coche tardo algo menos de 10 minutos y por otro necesito mucha más atención conduciendo, hasta el punto de llegar a tensionarme en algunos momentos al ser la circulación mucho más intensa. Con la bicicleta sólo tengo que estar más atento en los cruces, pero por el resto me dejo llevar.

Pero algo similar me ocurre cuando salgo del trabajo, sobre todo si no ha sido un buen día, la tensión, el mal humor, etc no son buenos compañeros para coger el coche de vuelta. Al final acabas por transmitirlo al volante. Sin embargo cuando vuelvo en bici en uno de estos días, a medida que voy dando pedales para subir a casa, se va consumiendo esta adrenalina. El resultado es que al llegar a casa, todos estos problemas se han quedado por el camino y no lo trasmitiré a mi familia.

Por eso para mi ir en bici al trabajo supone un placer. Algo que para muchos es difícil de entender, es más cómodo y más rápido ir en coche, está claro, pero para mi bienestar personal, quizás lo más cómodo es bajar al trabajo en bici y dejar el coche aparcado en el garaje.

En Ciudadano 0,0 | Lo que me hace disfrutar de la bici
Imagen | quattrostagioni | McD22 | anieto2k

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Beatriz Maldivia

      Qué suerte tener carriles bici para desplazarse por dentro de la ciudad. En la mía sí que hay carriles bici, pero suelen ser para moverse por fuera, que es al final lo que yo hago. Los carriles bici más urbanos, además, son compartidos con el peatón y eso para mí hace imposible ir a la velocidad que me gusta. Para ir despacio, pues voy andando. Supongo que en tu ciudad se respetan más. Entiendo el placer del que hablas. Si mi trabajo estuviese algo más lejos, también haría eso.

    • Fernando

      Es una buena noticia ver cómo la bicicleta va siendo cada vez más un elemento común en la ciudad.

      Me gustaría que se fuese lanzando el mensaje de que para usar la bicicleta no es necesaria la existencia de carriles bici. Como dice Beatriz, a veces son tan malos que es mejor no usarlos.

      Yo hablo del caso de Madrid. Llevo acudiendo al trabajo en bici desde hace unos 12 o 13 años. Y antes de eso iba a clase en la universidad en bici. Y yo no uso ningún carril bici. Las normas de tráfico permiten a las bicis circular por la calzada y yo creo que es lo que deberíamos hacer. Hay que tener en cuenta que en los cascos viejos de las ciudades, sencillamente, no caben los carriles bicis. Por otro lado en estas partes de la ciudad la velocidad de los coches es baja, de manera que se puede circular sin grandes riesgos.

      Es cierto que las personas que no estén acostumbradas pueden sentir mie.. bueno, respeto a salir a la calzada con la bici. Probablemente los carriles bici puedan ser una manera de acostumbrarse y esa será una de sus aplicaciones.

      ¡Ah!, y creo que si queremos que se nos respete en la calzada (como queda expreso en las normas) debemos nosotros de respetarlas igualmente, es decir: no saltarse los semáforos en rojo y no circular por la acera. Que, en el caso de Madrid, cada vez más gente lo hace e incluso, a veces, van dándole al timbre para que los peatones por la acera se aparten.

      Por mi parte, pienso que los carriles bici son estrictamente necesarios solo para salir de las ciudades grandes, como en el caso de Madrid, en el que para salir a dar una vuelta un domingo tienes que atravesar autopistas y vías de tren, que muchas veces son un obstáculo infranqueable.

      Saludos, y felices pedaleos.

      • Beatriz Maldivia

        Totalmente de acuerdo, ya lo he dicho en algún otro post: si queremos que se nos respete como vehículo, tenemos que respetar todas las normas, como si fuésemos en coche. Lo de saltarse los semáforos en rojo es que está tan extendido que lo raro es ver a algún/a cicilista que se pare. Claro, así tenemos la mala fama. Y también es cierto que, si se le va perdiendo el miedo, no es tan difícil hacer el trayecto por las calzadas.

        • luis mayoral

          viva la bici, hacer algo de ejercicio es saludable y sobre todo nos daremos cuenta de que el esfuerzo fisico es vital para vivir mas años y mas calidad de vida , y pensar en la vida sedentaria que llevan infinidad de personas , que trabajan muchas horas y sin embargo llevan vida sedentaria . aupa el ejercicio y cuidar la capa de ozono. todo es importante . salud y felicidad para todos

      • pijus magnificus

        Querido Fernando, yo también me desplazo por madrid en bici. Y a no ser que sean calles de un solo carril, suelo hacerlo por la acera, siempre que ésta lo permita. Madrid está repleto de catetos con audis y no pienso acabar debajo de sus ruedas. Las ciudades para las personas. Los coches, a las carreteras.

        • Carlos Roberto

          Es por este motivo por el que creo que deberían fomentarse más los carriles bici. No son imprescindibles, pero son fundamentales, en mi opinión, para hacer que la gente se atreva a dar el paso y salir de la acera, cosa que además está prohibida, aunque en la mayoría de los casos se hace la vista gorda.

    • jacobo

      hola me llamo jacobo y vivo en sevilla y tambien boy al trabajo todos los dias en bici vivo en nervion y trabajo en calle adriano recorrido diario 20 kilometros al mes 450 kilometro qe contento estoy y qe ahorro un saludo para todo los qe no contaminan

    • Maricarmen

      Es ademas de un placer trasladarse en bici, por la ciudad y por el carril bici, un medio de trasporte estupendo, tanto por lo feliz que te sientes, como por el ejercicio que haces, como por la ” no contaminación.

      Pero cuidado, los carriles bici es muchos puntos escasean y es muy facíl, subirse a la acera y tropezar con un peatón, y esta el gran peligto de que por mucho que vayas por tu carril, hyan conductores de coches que te puedan dar un golpe,

      Utilizalo pero ves bien señalizado y con mucha prudencia y no te digo con 8 ojos por que es imposible, pero seria deseable.

      • richar

        no se tropieza con ningun peaton si vas despacito cuando hay gente

    • richar

      yo tambien uso la bici por la ciudad pero mi recorrido no tiene carril vici, en Valencia y es peligroso algunas avdas pues los coches van rapidos y a la minima te se llevan , antes usaba la acera pero ahora multan por culpa de los que iban locos, yo siempre fui con cuidado si abia gente en la acera. hay que usar la bici en la ciudad.

    • Alicia Jiménez Gonzalez

      Hola soy de una ciudad pequeña pero hay bastante afición a la bicicleta, el problema que tenemos es que hay muchas subidas por lo que es el centro,aunque fuera si tenemos carril bici y un recorrido alrededor del río, pero también es peatonal y hay quejas por que dicen que los ciclitas van demasiado deprisa. Pienso que deveriamos cooperar todos un poquito,pero no aquí sino en todas partes, nos les parece a ustedes.GRACIAS

      • Carlos Roberto

        Tal y como lo describes parece Toledo. ¿Acierto? El problema de compartir carril bici con los peatones, que en mi ciudad también hay alguno de estas características es que para el peatón, el ciclista siempre va muy rápido. Por otro lado la gente sale a pasear, con cascos puestos, mascotas, etc y aunque toques el timbre muchos no se enteran. Por eso siempre hay que ir muy atentos.

    • Token

      La bicicleta es, definitivamente, un elemento fundamental para el equilibrio entre desarrollo, bienestar y respeto ambiental. Necesitamos más gente que se eche a las calles con su bici y reclamar una sociedad amable y civilizada. Los vehículos pesados a motor en una sociedad de ese tipo sólo tienen cabida en el transporte de mercancías, servicios de emergencia y espectáculos profesionales. :-).

      http://www.bicivitas.com

    • lucian

      me gusta ir con bicicleta, io no tengo asi que me voi andando

    • Tony

      ¿Bici por la Calzada? Anda ya…
      Yo no tengo ni miedo ni respeto, tengo prudencia. A mi me atropellaron. El día que prohiban ir por las aceras yo dejaré mi bici en casa y volveré a coger el coche. Otra cosa es que por la acera hay que ir a la velocidad adecuada para no molestar a los peatones que son quienes tiene preferencia: así que por favor, el ciclista que quiera ir por la calzada que lo haga, pero no hagais campaña contra los ciclistas de acera, que somos muchos y la mayoría respetuosos con los peatones.

      • Carlos Roberto

        De hecho está prohibido circular por las aceras, aunque en la mayoría de las ciudades hacen la vista gorda. Lo que si estoy muy de acuerdo contigo es que tenemos que aplicar el sentido común. No se puede ir muy rápido y tampoco deberíamos tocar el timbre para que se aparten peatones. Hay que aceptar las reglas y saber que la velocidad adecuada es la del peatón. Por otro lado, yo a mi hija de 8 años no la voy a meter en la calzada, aunque algún domingo de estos en los que la ciudad está desierta lo hemos hecho, eso si, circulando entre varios adultos.

    • Lily Villagra Sosa

      Holaaaa …que placer poder publicar un comentario de mi vida sobre dos ruedas !!vivo en Barcelona en junio hizo un año que decidi por una vieja bicicleta que cariñosamente le puse el nombre Valentina ..ella me acompaño por cinco meses por razones tecnicas le suplante por otro una mot bike …le llame Valentino …esta me lo robaron ..pero tube mucha suerte que a raiz de este robo una persona me regalo una BOOMERAM ..se llama Johanet hoy es mi compañero todos los dias con el ya hice de 1600 kms en cuatro meses !!hago 20 kms por dia cinco.. dias a la semana !!es mi motor diario tengo 46 años ….con la bicicleta me hace sentir y parecer uno de 26 años !!cada dia es una pasada ir a trabajar sobre dos ruedas !!viva la bici !!

      • Carlos Roberto

        Me alegro, lo cierto es que yo también le tengo mucho cariño a mi vieja bicicleta y también he sufrido el robo de otra, así que se como te sientes. Me alegro de que disfrutes de tu desplazamiento al trabajo en bici

    • Fernando

      Tony, yo no diría que hago campaña para que no se vaya en bici por la acera. Ya está prohibido así que no tengo porqué hacer nada.

      Lamento que tuvieses un accidente con la bici. Deseo que no fuese nada grave, pero me temo que eso es lo que hay. La gente no deja de hacer cosas por tener accidentes. Cada fin de semana mueren bastantes por la carretera pero el tráfico no disminuye por eso (de hecho si lo hace es por el precio de la gasolina y otras cosas).

      Por otro lado, en todos mis años de ciclista por Madrid no me ha pasado nada. Dirás que he tenido suerte. Probablemente, pero no creo. Añado que circulo por todas las calles de Madrid que me haga falta: Paseo de la Castellana, Serrano, etc. Para el que no las conozca, calles de tres carriles y más. También diré que he sido increpado muuuy pocas veces mientras que circulaba por la calle.

      Si yo tengo un accidente lo asumiré como algo que puede pasar. Igual que todos lo asumimos cuando salimos con el coche. Mientras intento ser prudente y seguir las normas. He visto bastantes veces casi-accidentes de ciclistas que, estando yo esperando a que se pusiese el semáforo en verde, pasan saltándoselo y sorprendiendo a algún coche que circulaba normalmente.

      Los catetos, como dices, son catetos y eso es independiente del cacharro que estén manejando. Es claro que un cateto con un coche es más peligroso que un cateto en bici, pero los dos lo son.

      Por último, añado que cuando me viene peor un recorrido por la calzada y decido ir por la cera, simplemente, me bajo de la bici y la empujo hasta que me incorporo de nuevo.

      Felices pedaladas.
      PD: Bonita idea la de poner nombre a la bici. Me da miedo hacerlo porque la tomaré cariño, … y como seguro que me la acabarán robando entraré en depresión 🙁

      • Fernando

        Corrección. Perdona Tony, el que dijo lo de los catetos fue Pijus magnínficus.

    • Salvador Abad “salvaguillade”

      Hola, yo voy al trabajo en bici todos los dias, con calor , bajo cero lo que sea…
      la verdad es que cuando tengo que ir en coche, en el trabajo me lo notan, como que llego, no se de otra forma.
      A mi la bici me da vida y me relaja, lo de no contaminar… bueno eso es otro cuento.
      Ah y la de pasta que me ahorro.
      Un saludo a tod@s los bicicleter@s.

    • Edder

      Yo solía ir a mi trabajo en bicicleta y al principio era difícil porque vivo en Bogotá, Colombia, que está a 2600 metros de altura y yo provengo de una ciudad al nivel del mar. Con el tiempo le fui cogiendo el ritmo y les confieso que era una experiencia genial, sobre todo al regresar a la casa, cuando el sol se ocultaba. Sin embargo, aunque Bogotá cuenta con amplias ciclorutas, no es una ciudad que se preste mucho para usar bicicleta.
      En la mayoría de empleos te exigen que debes ir con vestido formal y uno alcanza a sudar al hacer los trayectos. Además el clima es muy variable y es posible que en la mañana haga mucho sol, pero que en la tarde llueva. Y finalmente está el problema de que las ciclorutas van por vías altamente transitadas por vehículos, y vehículos que no están en las mejores condiciones mecánicas, por lo que tienes que muchas veces tragarte el humo de los buses y automóviles o usar una mascarilla en vez de eso.

    • Jordi

      Coincido 100% con las sensaciones que relata magníficamente Carlos Roberto.
      Hace más de 12 años que voy a trabajar en bici. Tengo la suerte de ver amanecer sobre el Mediterráneo cuando me acerco al centro de salud de Barcelona donde trabajo. Empiezas el día con mucha más energía y buen humor.
      Cada vez se animan más compañeros/as a venir a trabajar en bicicleta. Da gusto ver que la ciudad cada día está más llena de bicicletas.