Cesta de verduras

Comodidad, disfrute y ahorro con mi cesta ecológica

  • Mente
cat-icon-on-post

Tener un huerto urbano es una muy buena opción para disponer de fruta y verdura de calidad, pero ya sea por falta de horas en el día, espacio o ambos resulta difícil que consiga cubrir todas nuestras necesidades, así que para el resto de vegetales que consumo a diario me sirvo de la cesta ecológica que recibo en mi domicilio semanalmente.

En la variedad (y la despreocupación) está el gusto

El tiempo es un bien muy preciado cuando se vive en la ciudad y aunque los motivos para encargar este tipo de servicio son muchos y variados, el principal en mi caso es sin duda la comodidad de recibir la cesta en casa y ahorrarme una salida de compra. Con el añadido de no tener que pensar qué compro, ya que aunque también hay opción de elegir sus componentes, yo prefiero una caja cerrada por los agricultores, a la que voy adaptando mis recetas según lo que recibo.

No tengo que preocuparme de cuales son los productos de temporada, ya que cada uno me llega en su mejor momento y me aseguro una dieta sana y variada con hortalizas, frutas y verduras ecológicas de calidad.

Sobre cómo aprovechar lo que nos llega hay varios blogs con recetas muy interesantes como Qué hago con mi cesta de verduras, Oasis vegetal, Directo al paladar o Javi Recetas. Después está también la imaginación, que cuando más la usas parece que mejor funciona y algunas opciones de toda la vida como saltear, hornear o incluso preparar conservas en vinagre que es algo que me encanta hacer por ejemplo con la coliflor, cuando la recibo junto a otros tipos de coles.

Cesta de frutas

Sabores exquisitos a buen precio

Cuando se prueba un tomate, una lechuga o una manzana ecológica se tiene un poco la sensación de hacer un viaje al pasado, cuando los sabores y los aromas eran mucho más intensos y significativos de lo que estábamos comiendo.

Otra razón de peso para encargar mi cesta es el placer gastronómico que supone saborear sus productos y lo contento que se pone mi paladar cada vez que tiene oportunidad de disfrutarlos. Sin olvidar que al recibir directamente la fruta y verdura de los agricultores es una de las opciones más económicas para consumir productos ecológicos, que normalmente tienen un precio más elevado que el resto.

Las cajas suelen adaptarse al consumo semanal de una familia, pero algunos productores también dan la opción de adquirir media cesta, como en mi caso que escogí un pedido de 5 kg a la semana, ya que solo somos dos personas en casa.

Según la época también se pueden encargar cajas especiales de tomates, melones, sandías, naranjas, preparados para gazpacho, pisto o incluso papillas para bebés. Muchas de ellas también me han servido para hacer algún que otro regalo gourmet, original y saludable.

Campo de coles

Muchas opciones para elegir y cada vez más

Fincas como La Trailla (Navarra), Doctor Veg (Girona), Mil historias (Madrid) o Huertalis (Valencia), cubren el reparto de casi todas las ciudades de España a domicilio o en puntos de recogida, además de ofrecer varias opciones tanto en el tipo de caja como en su periodicidad.

Aunque éstas son solo un pequeño ejemplo. Cada vez hay muchas más ya que la cesta ecológica es un servicio que se está expandiendo considerablemente, gracias a los buenos resultados que da y el boca a boca, que siempre funciona, y hace que los usuarios aumenten con el tiempo.

Después de todo lo dicho es fácil deducir que yo estoy encantadísima con mi cesta… y vosotros ¿La habéis probado ya? ¿Tenéis pensado hacerlo? Me gustaría mucho que me contarais la experiencia.

Fotos | Muffet | Angelocesare | PCB75

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *