Por_Clairity

Lo que me hace disfrutar de la bici

No hace ni un año que tengo bicicleta. No había vuelto a montar desde pequeña y siempre que pensaba comprarme una, lo acababa descartando por motivos tirando a difusos. Por fin, las navidades pasadas, pedí una como regalo de Reyes y desde entonces no he dejado de salir a dar una vuelta en bicicleta a diario o, al menos, siempre que el tiempo me lo permite. Me refiero al tiempo cronológico –al trabajo que tengo ese día–, pues el atmosférico aún no me ha presentado nada que me obligue a quedarme en casa.

La bici: ¿transporte o deporte?

Aunque para algunas personas supone un medio de transporte, ya he comentado en otras ocasiones que no suelo utilizar la bicicleta para desplazarme. Personalmente, prefiero montar con ropa cómoda con la que no iría al trabajo o quedaría con amistades. Además, no quiero ponerme límite a los esfuerzos físicos, así que agradezco poder darme una ducha después y recolocarme el pelo, pues el casco no es precisamente el secador de la peluquería.

No me pongo retos, no compito conmigo misma por hacer un recorrido mayor cada día ni por aumentar la velocidad, ni siquiera me pico con esos que te pasan al lado como invitándote a una carrera tácita. Sí, está claro: hago ejercicio físico, quemo calorías y me mantengo en forma. Sin embargo, para mí no es únicamente un deporte, ya que no lo hago con esa motivación.

Ni transporte, ni deporte para mí. Desde mi punto de vista, pasear en bicicleta es un disfrute, un viaje, una diversión como lo era dar una vuelta en montaña rusa en nuestra infancia. No lo hago por necesidad. No me tengo que obligar. Al contrario: me apetece y estoy deseando montarme sobre mis dos ruedas y salir a recorrer una de las rutas cercanas. Lo haría aunque no supusiese ningún ejercicio ni me ayudase a mantenerme en buena forma física. He llegado a llamarlo, haciendo un chiste malo, mi nuevo “bici-o”, como demuestra el paradójico subidón que supone bajar una cuesta.

Una nueva perspectiva

Resultaría algo pretencioso decir que los centímetros que te eleva la bicicleta con respecto a tu estatura sobre el suelo suponen un cambio de perspectiva. La velocidad, sin embargo, sí me ofrece un punto de vista nuevo. Debido a que la rapidez es muy superior a la de una persona que camina y mucho menor que la de un vehículo por carretera, las distancias que se recorren con la bici son distintas a un paseo a pie o a una excursión en coche.

Gracias a este cambio en las distancias, en mis vueltas en bici he descubierto lugares de mi ciudad que, tras treinta y muchos años habitándola, nunca había apreciado. Por ejemplo, en la Casa de Campo, se me han desvelado rincones preciosos que ni había pisado, y he aprendido a apreciar el río Manzanares gracias a los carriles bici que lo rodean. La ciudad, que ya conocía bien, ha crecido ante mí. Mis miras se han ampliado.

Cuando el tiempo me permite recorrer rutas que están fuera de mi ciudad o dentro del término municipal, pero alejadas de casa, me deleito con paisajes maravillosos. El disfrute estético es como el de hacer senderismo, con la ventaja de que se abarca mucho más, se pueden observar más enclaves en una misma mañana y sin pasar por delante tan rápido como para perdértelos, ya que el ritmo lo marcas tú.

Libertad e inspiración

Adoro mi ciudad y me encanta vivir en ella, pero en las temporadas en las que pasa mucho tiempo sin que pueda viajar o hacer, aunque sea, una pequeña escapadita al campo, empiezo a sentirme encerrada. Lo mismo me ocurre si durante todo el día –ya que a veces trabajo desde casa– no he abandonado mi domicilio. Gracias a la opción de dar una vuelta en bici, este encierro se rompe con mucha facilidad y me siento mucho más libre que con cualquier otra actividad.

Para personas que trabajan en cuestiones creativas o que necesitan dar con ideas, un ejercicio que despeje la mente resulta muy beneficioso. Conmigo, que tengo facilidad para enfurecerme por cualquier menudencia, unos metros de pedaleo rabioso consiguen que el enojo se disipe y, a partir de ahí, solo queda lugar para la inspiración. Aunque este post lo he escrito con el teclado delante, el momento de darle forma ha transcurrido mientras pedaleaba sobre mi bicicleta.

La bici como sinónimo de tantas cosas

Subir una cuesta corriendo no supondrá demasiado esfuerzo extra, como sí lo requiere la bici u otro vehículo terrestre sin motor. Pero corriendo o andando, nada nos libra de mover las piernas para bajar, lo que sí ocurre cuando llevas ruedas. Ahí encuentro algo muy semejante a la realidad: si en algún momento quieres dejarte llevar a toda velocidad y sin cansancio, antes o después te tocará progresar trabajosamente.

Por otra parte, para que la bicicleta se sostenga erguida es necesario que se mueva. Si la bici está detenida, no guarda el equilibrio. Y no tiene marcha atrás. Montar en bici nos contagia el impulso de dar siempre pasos adelante, de no esperar ni retroceder, de no quedarnos parados y de estar siempre avanzando y tratando de ir más allá.

Quitar los ruedines se ha convertido en metáfora de comenzar a hacer las cosas por nosotros mismos. El fatídico pinchazo ya está incorporado al lenguaje común para simbolizar fracasos en cualquier ámbito vital. La bifurcación de los caminos, como los que se abren ante mí en la segunda fotografía, podría simbolizar los dilemas… así podríamos seguir hasta encontrar muchos más dobles significados en todo lo concerniente al ciclismo.

Conclusión

No diré que todo son ventajas, ya que no le quiero vender la moto – en este caso, la bici– a nadie. Lo que sí puedo afirmar es que para mí montar en bicicleta ha supuesto un gratificante hallazgo y no estaría exagerando si afirmase que me ha cambiado la vida. Cada persona, cada Ciudadano 0,0, seguro que ha dado con su afición, lo que le hace sentir como a mí la bici y reconoce en mis palabras muchas de sus sensaciones. ¿Verdad que es así?

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Manuel

      Me identifico totalmente con tu artículo, muchas gracias por compartir esas ideas tan bonitas y sencillas.

      • Beatriz Maldivia

        Gracias a ti. Saludos.

      • polita

        siempre me encanto la bicy solo k tenia miado volver a montarme en ella y ahora k me han regalado una e vuelto a ir en bicy y muy cierto se me han kitado los miedos y me siento libre como si kisiera bolar y me siento biennnnn muy biennnnnnnnnnn kiero a mi bici muackkk

        • Beatriz Maldivia

          Es normal que dé algo de miedo después de mucho tiempo. Sobre todo porque ya no consiste en moverse unos metros en el parque, como cuando éramos pequeños. Ahora, si queremos montar en bici, lo lógico es hacerse kilómetros. Y para ello hay que pasar por zonas un poquillo peligrosas, salir a carreteras, saltar obstáculos más o menos difíciles. Pero, poco a poco, con la práctica, esas dificultades van pareciendo tonterías.

    • DEme

      Has dibujado la relidad de la bicicleta tal y com yo la veo. A mi me ha supuesto rejuvenecer, tengo 50 años, volver a mis veintitantos, cunado circulaba con mi bici de carretera y que abandoné. Todo lo que había ido abandonando me lo ha dado otra vez la bici. Ganas de vivir.

      • Beatriz Maldivia

        Buenos días, Deme:

        Me alegra saber que hay más personas que comparten esta pasión. Después de tanto tiempo sin practicarla, ahora nos preguntamos cómo hemos podido vivir sin ello, ¿verdad?.

        Un saludo.

        • Deme

          Beatriz, gracias por responder. No obstante he de decir que realmente la pasión está dentro de nosotros, de nuestra capacidad de consuelo y de sacrificio. Aunque es cierto que si dejara la bici en este momento de mi vida lo pasaría nal. Pues me da todo lo que necesito para sertirme bien y capacidad pa dar lo demás.

          • Beatriz Maldivia

            Sí, está dentro de nosotros. Pero no se manifiesta igual con todo. Yo puedo proponerme ir al gimnasio dos veces a la semana y lo haré porque me obligo y he pagado una cuota, pero nunca, por mucho tiempo que pase yendo y se me revolucionen las endorfinas, estaré deseando ir o iré por pasión. Sin embargo, con la bici sí que me ocurre. O sea que la pasión, como bien dices, sí que está en nosotros, pero también tenemos que encontrar aquello que nos la despierta.

    • Gorka

      Buenas Beatriz buen articulo. estoy de acuerdo contigo que en esto de la bici no hay que tratar de evangelizar. Yo personalmente voy en bici a trabajar, tengo la suerte de trabajar cerca de casa, y después de soportar ciertas burlas iniciales, era tal la satisfacción que transmitía mi cara, que en mí despacho ya se han apuntado dos personas más. La felicidad es el argumento más sólido y no se explica sino que se siente.

      • Beatriz Maldivia

        Sí, muchas veces, en lugar de evangelizar, con que nos vean con esa cara de felicidad ya se convencen 😉

    • víctor

      Yo lo llamo transdeporte. Me lleva y me trae al trabajo, me ejercita las piernas y el corazón, y sobre todo, me tiene pillado, no sé prescindir de ellas ni un solo día para hacer cualquier cosa en Madrid. Siempre puntual y relajado a la llegada.

      • Beatriz Maldivia

        Sí, es un gustazo.

      • sergio cm

        Pues hay que ser MUY valiente para ir en bici por Madrid. Te felicito. Desde luego el personal que dirige el ayuntamiento no tiene pinta de ir mucho en bici y por tanto desconoce las ventajas de darle al pedal. Desde Barcelona te doy mi apoyo para que sigas en bici…

        • Beatriz Maldivia

          Sí, es una pena. Cada vez que voy encuentro alguna cosilla que no vendría mal arreglar. Pero ayer me sorprendió que habían quitado un árbol que probablemente cayó este verano atravesando uno de los carriles. Lo había visto varias veces y pensé que nunca lo quitarían. Los demás ciclistas ya habían creando un senderillo alternativo alrededor… pero por fin lo han levantado, o sea que no es tan descuidado como habríamos creído.

    • Begoña

      Vivo en un pueblito pequeño, todas són distancias pequeñas pero yó no sé vivir sin my bicicleta. En invierno la cojo menos por el frio de todas las maneras me abrigo y salgo con ella y disfruto un montón.

      • Beatriz Maldivia

        Este puente he estado en varios pueblitos pequeños y ahí veía a la gente con las bicis y todavía lo entendía más. Si en la ciudad la bici te da esa sensación de libertad de escapar de las calles y de las cuatro paredes, en los pueblecitos te aporta una diversión y una actividad que de otra forma seguro que se echa de menos.

    • almudena

      me siento super super identificada con tu articulo ya que para mi la bici es libertad anti desestresante y sobre todo yo trabajo desde casa soy diseñadora y pasar todo el dia o parte en casa hace que la bici sea un elememto mas para ayudarme a salir del trance y despejarme me alegra saber que hay mas perosnas asi por el mundo y ver que cuando me expreso asi de mi bicicleta no estoy loca porque para otros la bici no tiene nada de particular ni rerpesenta o significa algo en sus vidas pobres y sin nada que les llene

      • Beatriz Maldivia

        Pues sí, somos casos muy parecidos porque una gran parte de mi trabajo también la desempeño desde casa. Así que tener la oportunidad de salir todos o casi todos los días me da una alegría y una libertad totales. Y me desestresa, como dices, porque no hay nada como echar fuera esa energía sobrante para quedarte mucho más relajada.

    • sergio cm

      Hace más de 10 años que he hecho de la bici mi medio de transporte urbano. A pesar de la mala imagen que la parte más retrógrada de la sociedad quiere dar de nosotros los ciclistas (que si somos incívicos, que si somos cutres, etc) no existe un medio de transporte más avanzado y sostenible para la ciudad. Animo a todo el mundo a que lo pruebe, yo no concibo una vida en Barcelona sin bici, a pesar de que el ayuntamiento ultraconservador no hace más que poner trabas al crecimiento de este medio de transporte. Dale al pedal!

      • Beatriz Maldivia

        Sí, yo ahora que la disfruto me arrepiento de no haber empezado antes a utilizarla, como tú. Pero, claro, ahora hay más facilidades que antes.

        • Beatriz Maldivia

          Pero también considero que, si queremos que nos respeten como vehículo, tenemos que respetar a otros vehículos y a los peatones. Es cierto lo que dices de que tenemos mala imagen, pero contra eso también podemos luchar nosotros mismos. Algunos ciclistas se saltan los semáforos y avasallan a los peatones. Pero no todos somos así y la mala imagen que dan los primeros no tendría que convertirse en la general.

    • Florentino

      Ojalá y cada vez seamos más los que cojamos la BICI, todos los día

      • Beatriz Maldivia

        Y yo creo que lo somos. Al menos, a mí me parece que cada vez veo a más personas sobre sus pedales. Saludos.

    • Yolanda

      Hola, me identifico mucho con tu articulo….hace años deje de montar hace meses me compre una bici y ahora estoy deseando que llegue el fin de semana para salir…Me encanta ir a Madrid Rio, me apasiona el paisaje y la sensacion de libertad que siento….

      • Beatriz Maldivia

        ¿Verdad que sí? A mí me gusta mucho el Madrid Río que se ha construido nuevo sobre la M30, pero a veces es difícil ir con la bici por ahí, ya que el carril es compartido con los peatones (hay que ir muy temprano o cuando hace frío…). Lo que más me gusta del río es irme hacia las zonas que ya se salen un pelín de la ciudad. Por ejemplo, el paseo que hay junto al Manzanares pasado el puente de los franceses (se coge desde la Casa de Campo) o el Parque Lineal del Manzanares, que sale desde el final del Madrid Río a la altura más o menos de Legazpi. Esas zonas, menos concurridas, son maravillosas, además de que el paisaje es más verde. Pero el Madrid Río céntrico también me gusta mucho porque está muy divertido, con los remolinos y curvitas que le han puesto, las subidas y bajadas… las verdad es que es superentretenido.

      • Angela

        A mi se sucede otro tanto de lo mismo ,asi que siempre que puedo sola o en compañia me doy mis paseos en bicicleta ,por caminos o por carretera.

        • Beatriz Maldivia

          Incluso con mal tiempo. Hoy he salido con lluvia y no me ha importado nada, de tan agradable que es darse una vuelta. Gracias por tu comentario, Ángela.

    • Antonio

      Estoy totalmente de acuerdo con el artículo.

      • Beatriz Maldivia

        Parece que simplemente contando lo que yo hago, he dado en el clavo de lo que siente mucha gente. Eso es un sentimiento muy bonito. Me alegro de encontrar tantas personas que coincidís.

    • Carlos

      Es un placer, todo, pensar en la ruta, soñarla, levantarse ese día con pereza, e incluso con pensamientos de “quién me habrá mandado a mi meterme en esto”, y después de la primera media hora, hasta que las piernas empiezan a calentar, comienza la satisfacción, los senderos, las iglesias, los puentes, ese camino que “a ver por dónde va, …”; incluso el propio cansancio, los km que has hecho y los que aún te faltan y la llegada, el cansancio, las piernas duras que apenas caminan. No se puede explicar a quienes no lo conocen, son simplemente sensaciones.

      • Beatriz Maldivia

        Tienes razón en que, por mucho que describamos lo que sentimos, hay que sentirlo para entenderlo. Muy cierto lo de la mañana. Es obvio que el calorcito del sofá y la posibilidad de quedarse tirada/o son fuertes y hay que vencerlas. Pero luego lo que se siente al salir es muy superior a lo de quedarse en casa.

    • Juan Carlos

      Donde esta el Boton para Apaudri,… yo lo pulsaria despues del articulo y despues de los comentarios,jeje
      Simplemente deciros que Me Gusta la Bici y que se hable asi de bien de ella!! yo quiero añadir una cosa que he podido hacer yo gracias a la Bici,,, HE DEJADO DE FUMAR y no le doy todo el merito a la bici porque mi fuerza de voluntad tambien cuenta pero,,, la bici me ha ayudado, y llevo ya 11 meses sin!! jeje
      Un Saludo a Tod@s

      • Beatriz Maldivia

        Muchas gracias por el comentario, Juan Carlos. Me encanta que coincidamos. Y ver que va habiendo cada vez más gente que deja de fumar también es un motivo de alegría. Enhorabuena y sigue así.

    • Rafael

      No conozco ninguna actividad que genere tantas satisfacciones positivas para nuestro cuerpo como las que me produce la bicicleta. Tengo tres bicicletas distintas y nunca dejo olvidada ninguna de ellas. La bicicleta te permite relajarte mientras viajas, contemplas el paisaje, hablas con los amigos y escuchas el compas pausado de tu corazón latiendo y tus pulmones respirando. Mis mejores inspiraciones siempre han surgido mientras peladeaba relajadamente y mi mente encontraba el momento adecuado para la creación.

      • Beatriz Maldivia

        Sí, es muy inspirador y relajante, aunque vayas a toda velocidad. Y la oportunidad de disfrutar del paisaje es otro aliciente. Gracias por tu comentario.

    • Pedro Gajate

      Me encanta tu articulo, me identifico 100%, muchas gracias por poner palabras a mis sentimientos.

      Saludos y miles de gracias.

      He añadido un enlace a tu articulo en mi blog ( http://huelvacyclechic.blogspot.com.es/ ). Si no te parece bien dímelo y lo retiro enseguida.

      • Beatriz Maldivia

        Me encanta que me enlaces. Muchas gracias. Y también me alegra saber que te ha gustado tanto. Gracias por el comentario.

    • Jose Manuel

      Beatriz, te felicito; yo no hubiera sabido expresar mejor el nuevo estilo de vida que llevo. Ya hace un año que colgué las llaves del coche y ahora lo comento con mi mujer, la cual perpleja me contesta simplemente: Estás loco ¡¡¡¡ No, no estoy loco, haga frío o haga calor, da igual la temperatura que haga, si llueve o hace sol, realizo un trazado desde la zona de Vallecas hasta Marqués de Vadillo, todos los días de lunes a viernes, si bien físicamente me encuentro con agujetas a diario, lo compenso que el des-estress y la paz con la que empiezo mi jornada que no cambiaré por nada en el mundo mientras el cuerpo aguante.
      Salgo desde la puerta de mi casa sin el temor de encontrarme en el atasco de asco diario de una ciudad decadente contaminada superpoblada de coches, y comienzo el día escuchando música relajante, moviendo las piernas con tranquilidad, sín prisas, mirando a tod@s aquell@s que me cruzo en el camino, personas anónimas que comparten un modo alternativo de vivir en una urbe como es Madrid. De repente me da la sensación de que esas gentes sienten lo mismo, unos corren ,otras patinan , otros sencillamente van en su bici con mas o menos prisa; ahora parece que ya conozco a la gran mayoría pues siempre somos los mismos, a la misma hora.
      Que tranquilidad llegar al trabajo y olvidarte de poner tikets de mierda, o…. SORPRESA¡¡¡ recuerdos del Excmo. Ayto. en forma de Notificación de Denuncia por que has faltado al Art. xx.
      Os lo recomiendo a todas las personas que SI teneis alternativa a ese vicio oculto que teneis al coche, existe una alternativa, podeis vivir mejor, hay un porcentaje altísimo de ciudadn@s que podeis cambiar el hábito de quemar Hidrocarburos por Kcalorías.por cierto, el comentario que hizo una usuaria de bicicleta hace un año en la TV era cierto, se nos pone el culete mas bonito.
      No, no estoy loco, mis compañeras me miran como si fuera un bicho raro cuando llego empapado por la lluvia, las locas sois vosotras por poner la calefacción porque sentis fresquito en la oficina en pleno mes de Octubre.
      Felicidades usuari@s de medios de transporte alternativos en general, ánimo ¡¡¡ a tod@s aquellos que os lo estais pensando

      • Beatriz Maldivia

        Qué gustazo. Solo de leer lo que cuentas, dan ganas de volver a salir. Y eso que esta mañana me ha caído el diluvio universal y no iba con la ropa adecuada 🙁

        Mi pareja no lo practica y al principio podía tener una reacción parecida a la de tu mujer. Pero el otro día fue gracioso porque yo ese día no había salido con la bici y, por la tarde, sin relación en absoluto, estaba algo enfadadilla por algo. Y él me tenía que aguantar. Entonces, al cabo de un rato, sale de él decirme: “mañana, montarás en bici”. A lo mejor no lo dijo por eso, pero yo creo que pensó que el salir con la bici cada mañana me hace liberar tensiones y luego estoy de mejor humor.

        • JOSE MANUEL

          Ja jaja, me alegra mucho saber que que te libera tensiones conyugales.
          Mi pareja al contrario, cuando volvemos de “entrenar” (como le digo a mi hija de 7 años) viene cabreada porque acaba reventada; en parte la entiendo, pues no ha sido usuaria de bicicleta en la vida, ádemas súmale el hecho de que lleva “mochila” (bebe de 18 meses) lo cual para los que no estén acostumbrados acaba siendo un paliza; pero por favor que nadie piense que soy duro ni mucho menos, hacemos itinerarios elegidos con la mínimna inclinación.
          Por cierto yo tuve suerte ayer, pues no me mojé nada jeje, coincidió que no cayó nada ni en la ida ni en la vuelta, lloverá este finde??

    • Beatriz Maldivia

      I want to ride my bicycle
      So forget all your duties oh yeah
      Cause all I wanna do is

      Bicycle bicycle bicycle

      • JOSE MANUEL

        I want to ride my bicycle
        I want to ride my bike
        I want to ride my bicycle
        I want to ride it where I like

        (Queen)

    • magda

      me identifico igual k tu me ha encantado tu articulos saludos y muxa vida!!!!!

    • polita

      hola como estan chicos k aman las bicis yo estoy feliz con la mia pork me ase sentir libreeeeeeeeeeeeee total mañana me dare un lindo paseo

      • Beatriz Maldivia

        Es una libertad total la que ofrece la bici.

    • polita

      hoy fui a dar un paseo en bici y me desestrese totalmente me e kedado muy biennnn asta me a caido la lluvia en rostro huiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii k bueno

    • maria jose

      Hola!! queria hacerte una pregunta, dices que llevas un año subiendo en bici mas amenudo, no se si recordaras tus primeras veces encima de ella.
      Yo he decidido moverme con ella por mi ciudad porque es mas rapido, comodo, haces deporte, no contaminas… en fin una serie de beneficios, el problema es que me cuesta muchisimo, el musculo que tenemos encima de la rodilla (creo que es el recto anterior) se me queda como dormido a las pocas pedaladas y pierdo la fuerza en ellas. El caso es que no tengo agujetas al dia siguiente pero tengo sensacion de tener la pierna cargada sobre todo la parte de arriba. Esto te a pasado alguna vez??? no quiero tirar la toalla pero estoy muy decepcionada conmigo misma porque no se si es normal o es que tengo algun problema.
      Te agradeceria me comentaras tu opinion al respeto. Un saludo.

      • Beatriz Maldivia

        Quizá puedes probar con los platos ovalados Q-rings, que sacan más partido de tu pedalada.

    • Louis et Moi

      Yo voy en bici al trabajo desde hace un año y me encanta. He tenido que luchar con los cambios de atuendo (ya casi no uso faldas ni tacones) y con las miradas raras de mis jefes. La lucha constante con los coches que no se enteran de que no podemos ir por un carril bus… y más inconvenientes, pero me encanta que cada vez seamos más para que las ciudades se vuelvan un poco más coherentes y menos contaminantes

      • Beatriz

        Muchas gracias por tu comentario.

        Una curiosidad, antes de ir en bici al trabajo, ¿en qué ibas? Y otra cosilla: ¿a cuántos kilómetros de casa tienes el trabajo? Muchas gracias por responderme, estoy haciendo una estadística particular.

        Tienes toda la razón en lo del carril bus. Ellos creen que es por donde tienes que ir. A veces he pensado en ponerme un fluorescente en la espalda de la chaqueta que se lo explique, jeje.

    • Beatriz

      Ahora, con la llegada del verano, lo que he hecho ha sido adelantar el despertador para salir en horas en las que no hace tanto calor. Pero vamos, que no va a haber fenómeno atmosférico que haga que no saque mi bici.

    • Beatriz

      Disfruto mucho de la bici. Las rutas que suelo hacer son estas porque no me pillan lejos de casa y porque son muy adecuadas para ir en bici sin encontrar demasiados coches ni peatones.

    • Antonio Hernández Arnal

      A mi me mola mucho utilizar la bicicleta. Es un medio de transporte cómodo, y fácil. Vas donde quieres y como quieres. Al trabajo todavía no voy con ella porque tengo que salir por autopista y no me inspira mucha confianza el tráfico, la verdad es que no me siento nada seguro. Pero para pasear y disfrutar de mi tiempo libre, eso sí!!!!

      • Beatriz

        Igual que yo, la uso muy a menudo, casi a diario, pero no para ir al trabajo. No es que me dé miedo el tráfico, pero es que la mayor parte del trabajo la hago desde casa, como freelance. Y, cuando sí tengo que ir a currar a un sitio, lo tengo tan cerca que llego en seguida andando. Pero si lo tuviese a cuatro o cinco kilómetros de casa, a lo mejor sí me lo plantearía, dependería mucho del tipo de calles por las que pudiera pasar.

    • Eletim

      Para mí es un placer inigualable. Como me obligo a madrugar, siento que aprovecho más el día y empiezo con más energía

      • Beatriz

        Sí, yo ahora ya no salgo tan temprano, pero cuando madrugo más, también tengo esa sensación de que me voy a comer el mundo ese día. El otro día salí muy temprano y no solo todavía no había casi gente en la calle, sino que, además, como muchos se lo habrían tomado festivo, estaba más vacío de lo normal. La sensación era muy buena y eso que hacía frío.

    • Nisti

      Muy buen articulo, te felicito porque describes perfectamente las sensaciones y los beneficios de la utilizacion de la bici como medio de transporte. A Maria Jose le diria que revise la altura del sillin. El dolor que describe, suele ir asociado a una altura de sillin baja. Prueba a subir un poco el sillin.