despacho-d

Pequeños gestos con los que ahorro en la oficina

 

En Ciudadano 0,0 hemos hablado en varias ocasiones de como con pequeñas acciones en nuestro día a día podemos conseguir ahorros significativos, tanto en la factura eléctrica como en los desplazamientos por citar dos ejemplos. Siempre lo hemos orientado a una faceta más personal pero hoy queremos cambiar la visión y enfocarlo a nuestra vida laboral. Por eso quiero compartir con vosotrospequeños gestos con los que ahorro en mi vida laboral.

Desplazamientos al trabajo

No solo se trata del ahorro que podemos generar con nuestros comportamientos en las empresas, sino en todo lo que tiene que ver con el trabajo. Uno de los gastos más importantes suele venir por el lado de los desplazamientos. Aquí cada uno puede tener una filosofía o gustos distintos. Lo dividiría en tres alternativas: vehículo privado, transporte público y desplazamientos cortos.

  • Si nos desplazamos con nuestro vehículo privado hasta nuestro trabajo existen varias fórmulas que nos permitirán conseguir que este concepto nos salga más económico. Empezando por buscar vehículos más eficientes, que gastan menos gasolina, como pueden ser los vehículos híbridos y también los eléctricos. Pero claro no todos podemos cambiar de coche, por lo que compartir coche para desplazarnos al trabajo es una gran alternativa y relativamente sencilla de utilizar. El car pooling es una gran opción para ellos. Y el ahorro dependerá de con cuantas personas compartimos trayecto.
  • En el caso de apostar por el transporte urbano aquí el ahorro sólo puede venir si lo comparamos con el gasto que nos supondría realizar los mismos trayectos de forma mensual con vehículo privado. Además de aprovechar las distintas modalidades de bonos que tienen dependiendo de la ciudad en la que vivimos. Por lo general los bonos salen más rentables para los viajeros que los cogen de forma mensual que para aquellos que cogen de forma esporádica billetes de diez viajes.

  •  

  • Por último en los desplazamientos cortos lo más recomendable es evitar el coche lo más posible. Un pequeño paseo para llegar al trabajo o un recorrido corto en bicicleta son alternativas que podemos practicar sin mucho esfuerzo, sobre todo en las ciudades más pequeñas. Además nos evitamos problemas de aparcamiento, de las que ninguna ciudad se libra y optimizar los tiempos de desplazamientos sin tener que estar esperando al transporte colectivo, que en ciudades más pequeñas no tiene una frecuencia de paso tan alta, y sobre todo si tenemos que hacer conexiones podemos llegar mucho antes en bicicleta, por ejemplo, que en trasporte público.

Vida en la oficina o centro de trabajo

En la oficina por lo general trabajamos con una serie de herramientas que nos da la empresa y lógicamente no vamos a cambiarlas por que sean o no más eficientes energéticamente. Pero si somos autónomos o tenemos nuestra propia empresa siempre tenemos que tener una serie de cuestiones en cuenta a la hora de buscar el ahorro en determinados dispositivos:

  • Apagar los equipos informáticos al finalizar la jornada. Muchas veces nos marchamos y apagamos el ordenador, pero otros equipos, como por ejemplo, los periféricos quedan encendidos y en stand-by, consumiendo energía de forma innecesaria. Los monitores, impresoras, escáner, etc. no se apagan cuando apagamos el ordenador. Cada uno de ellos tiene un interruptor para poder hacerlo. Los ahorros que podemos conseguir a lo largo del año y multiplicados por el número de equipos informáticos que tenga la empresa desde luego son considerables.
  • ¿De verdad necesito toda esa potencia? Muchas veces cuando se adquieren equipos informáticos pensando en momentos puntuales donde queremos que funcionen bien. Equipos con potentes procesadores y tarjetas gráficas, más caros, pero también consumen más energía. Antes de adquirir un equipo nuevo es recomendable mirar los valores de consumo, puesto que la diferencia entre un equipo y otro puede ser algo más que el precio.
  • Aprovechar las opciones de ahorro de energía que tienen los equipos informáticos. En los sistemas operativos más modernos tenemos opciones nos permiten apagar el ordenador y cuando volvemos a reactivarlo lo encontramos tal y como lo dejamos. En este caso tenemos que distinguir entre los estados de hibernación, que no consume nada de energía y suspensión, que tendrá un gasto mínimo. En ambos casos son una alternativa mucho más eficiente que bloquear el equipo o dejarlo encendido cuando nos vamos a comer, por ejemplo.

  •  

  • Equipos más eficientes energéticamente. Debemos tener en cuenta que los equipos informáticos más modernos tienen un mejor consumo, por regla general, algunos de ellos tan bajo que se amortizan solos con el ahorro que generan, como podrían ser el caso los terminales para virtualización. También debemos saber que los equipos portátiles son más eficientes que sus equivalentes de sobremesa. O que periféricos como impresoras han mejorado aspectos como el consumo en reposo, en standby o en volver a la actividad, que son los estados donde están la mayor parte del tiempo.

Iluminación y refrigeración de los centros de trabajo

Por último dos aspectos donde el gasto que se genera en las empresas es elevado es el de la iluminación y la refrigeración de los centros de trabajo.

  • La iluminación siempre debe cumplir unos mínimos por cuestión de prevención de riesgos laborales. En este caso por lo general lo más utilizado son las pantallas reflectantes que proyecten la luz hacia donde estamos y con fluorescentes. También las bombillas led y de bajo consumo están ganando popularidad en las empresas. Pero siempre que podamos mi consejo es utilizar la luz natural. El problema es que por lo general crea brillos en las pantallas y hace incómodo el trabajo por este motivo. Siempre es mejor dejar que las ventanas estén situadas de forma lateral a nuestro puesto de trabajo para minimizar estos inconvenientes.
  • En lo que respecta a la refrigeración en todas las empresas es una “guerra constante”. El problema es que por lo general unas zonas están muy bien refrigeradas, tanto en invierno como en verano, y otras muy poco. Lo más aconsejable es tener distintos termostatos que regulen de forma automática la temperatura que hemos elegido. Tener aparatos o sistemas con rejillas móviles evitarán que las personas que están debajo de la salida de aire acaben por cerrarla porque les da de forma directa. Además debemos tener en cuenta los aparatos electrónicos que tenemos, que también generan calor para elegir la temperatura de confort adecuada para nuestra empresa que oscila entre los 19 o 21º en invierno y los 26 en verano, etc.

Son pequeños gestos que podemos tener en cuenta, en lugar de subir la temperatura siempre podemos coger una chaqueta fina en el trabajo o permitir que los empleados prescindan de la corbata en verano, donde conseguiremos grandes ahorros en las empresas por este concepto. Además como son muchas horas y muchos días a la semana los que estamos en nuestros puestos de trabajo, un solo pequeño gesto puede suponer un gran ahorro.

En Ciudadano 0,0 | Ahorra energía con aparatos electrónicos más eficientes
Imagen | IsaacMao | nateOne | cloneofsnake | Victor1558

, ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo