Menús de otoño, una buena forma de comer legumbres

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Los platos de cuchara son los menús más completos que podemos tomar, aportan hidratos de carbono, fibras y minerales y además me encantan, no hay mayor placer que llegar un día de invierno y que te reciba el olor de un plato de cuchara.

Son recetas un poco trabajosas y personalmente las dejo para el fin de semana, pero merece la pena reunirse con amigos para degustar un auténtico plato de cuchara tradicional con un buen vino y toda la tarde para reposarlo, dando después un paseo largo.

La cocina tradicional con elementos modernos, como la olla express, es una solución al problema del tiempo, darse un tiempo para cocinar, para comer y para digerir es fundamental para que todo siente bien.

Recetas tradicionales

COCIDO MADRILEÑO

Garbanzos castellanos de primera calidad, carne de morcillo, caparazón de gallina,  pechugas de gallina, morcillas, chorizos, 1 trozo de tocino entreverado, 1 trozo de panceta, puerro, punta de jamón, repollo, cebolla, zanahorias, patatas pequeñas, diente de ajo, fideos para la sopa.

Es fundamental poner en remojo los garbanzos la víspera. Si agregamos un poco de sal gorda, al día siguiente no se encallan durante la cocción.

Limpiamos las verduras y pelamos las patatas enteras y se reservan. Partiremos de agua fría donde comenzaran a cocer primero las carnes y los huesos. Parte fundamental para un buen cocido es ir espumando todo el rato e ir agregando agua para que no se seque.

Trascurrida media hora, se añaden la gallina, los garbanzos lavados y la cebolla con clavo. Se dejan cocer una hora a fuego medio, desgrasando y espumando sin parar.

Tras veinte minutos de cocción a fuego lento, veremos que el color del caldo es ya muy respetable, así que colamos y separamos, el caldo se pone al fuego para preparar la sopa y las verduras se sofríen con dos ajitos en un poquito de aceite de oliva virgen, con un chorrito de vinagre de vino de jerez.

¡No dejéis de entrar en La Cocina paso a paso y ver su receta de Cocido Vitoriano!

FABADA ASTURIANA

Fabes, chorizo, morcilla, lacón, tocino, cebolla, laurel, azafrán, perejil y sal.

La noche anterior tendremos que dejar a remojo las fabes con el compango (chorizos, morcilla, lacón y tocino)

Se pone a cocer todos los ingredientes en agua fría, a fuego lento, durante dos horas. De vez en cuando conviene “asustarlas” con un poco de agua fría que rompa la ebullición para que salgan las fabes más “al dente”. La realidad es que están más buenas cuando se cuecen a fuego lento, pero también da trabajo, con lo que como prefieras, la diferencia tampoco es mucha.

En la olla express, el tiempo de cocción será de 15 minutos a partir del momento en que la válvula comience a girar. En olla tradicional, a fuego lento, vas probando hasta que estén blandas, pero no deshechas. Un truco tradicional asturiano es machacar unas cuantas fabes para que “engorden” un poco el caldito.

De un día para otro están buenísimas ya que han reposado.

Si quieres probarlas en una versión diferente, también son espectaculares la alubias con almejas que nos sugieren en Directo al paladar

LENTEJAS ESTOFADAS

Lentejas pardinas, cebolla, tomate maduro, 2 dientes de ajo, zanahoria, hoja de laurel. Una pizquita de comino, chorizos, panceta, azafrán y una patata. Aceite de oliva virgen y sal.

Se cortan la cebolla, los ajos y la zanahoria en taquitos pequeños o a en rodajas, eso es a gusto.

Cubrir el fondo de una olla con aceite de oliva, a fuego medio. Cuando esté caliente, añadir la cebolla y los ajos para que se pochen bien. Agregar las lentejas pardinas, la hoja de laurel, los chorizos, la morcilla, la panceta, la zanahoria y la patata, añadir una cucharadita de sal.

Deja cocer lentamente, sin hervir, removiendo de vez en cuando con cuidado para que no se peguen pero que no se rompan las lentejas y se conviertan en puré. Pasados veinte minutos, prueba las lentejas para saber si están tiernas y cómo están de sal. Déjalas el tiempo que necesiten siempre y cuando tengan caldo suficiente para que no se peguen, a fuego lento y teniendo en cuenta que si echas más agua, tendrás que añadir algo de sal.

¡Importante! Añadir un puñadito de arroz durante la cocción, ya que ayuda al nuestro cuerpo a absorber el hierro de las lentejas.

En la olla express ciérrala diez minutos, la abres y pruebas si están tiernas, si no lo están le quedará muy poco, ponlas a fuego lento y termina su cocción.

Desde el blog Hierbabuena y Pimienta nos proponen unas lentejas estofadas con verduritas, más ligeras y también muy apetecibles

Recetas para tomar legumbres de forma diferente

HUMUS

El humus es, ni más ni menos, patê de garbanzos. 400 gramos de garbanzos cocidos (y un poco de caldo), 2 dientes de ajo, zumo de medio limón, 60 mililitros de aceite de oliva, 1 ramita de perejil, comino en polvo, pimienta negra, sal, se mezclan en un recipiente y se bate con la batidora hasta conseguir una textura cremosa y homogenea

Al servir se puede adornar con un poco de pimentón dulce (o picante), semillas de sésamo y un chorito de aceite de oliva.

El hummus es ideal para comer con colines, nachos, pan tostado o crudites. Además se pueden hacer bocadillos con humus, tomate natural picado… o con lo que se te ocurra. En Recetas de rechupete le dan un toque con aceituna negra, delicioso.

ENSALADA DE LENTEJAS CON VINAGRETA

Es una ensalada rápida, que te puede sacar de más de un apuro. Cocemos las lentejas o las compramos en un tarro ya cocidas. Una vez cocidas, escurridas y frías, preparamos en el mortero la vinagreta, con 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, 1 cucharada sopera de vinagre de vino (también puede ser de vinagre de manzana, de Módena, de Jerez, etc.) Una pizca de sal marina y otra de pimienta negra recién molida.

Cuando esté lista, condimentamos con el aliño las lentejas y dejamos marinar media hora y podemos servir.

Gastronomía y Cia nos da una receta de ensalada de lentejas con tomate, que estoy deseando preparar

HELADO DE FABADA

Hay una receta de Helado de fabada, que ha hecho famosa una heladería de Gijón. Mezclan la fabada hecha de la manera tradicional, con leche y azúcar. Para los gustos los colores, pero yo tengo que reconocer que las fabes sólo con almejas, en el pote o en fabada…

Siempre me parece que la cocina es mucha cebolla y un poco de imaginación. Lo que significa que cada Ciudadano 0,0  prepara estos platos, tanto los tradicionales como las recetas más novedosas de maneras diferentes.

¿Alguien quiere compartir sus recetas de legumbres?

Imágenes | Directo al paladar
En Vive 0,0 | Cómo hacer la receta de fabada asturiana auténtica

Comentarios

compartir en redes

5 thoughts on “Menús de otoño, una buena forma de comer legumbres”

  1. A mi me encantan en verano en ensalada y cuando empieza el otoño estofadas con verduras y un toque de curry… ¡Y el hummus para todo el año! Aunque lo del helado de fabada no lo hubiera imaginado nunca, si tengo oportunidad lo probaré 😉

    1. Vaya, pues con lo que me gusta probar cosas nuevas seguro que al final acabo cayendo. Ahora que lo pienso una vez en un japonés probé un helado de judías negras que era muy extraño pero estaba muy rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.