metrolink-rail-car

Con la bici al hombro… en transporte público

A algunos Ciudadanos 0,0 nos encanta montar en bicicleta. Hay quien la utiliza para ir a trabajar y también quien, como yo, simplemente para dar un paseo o hacer algo de deporte. Tengo la suerte de que, desde donde vivo, me resulta fácil llegar a varios carriles bici o tomar diferentes rutas ciclistas.

En ocasiones, me apetece cambiar de paisaje o hacer más kilómetros, por lo que tengo que trasladarme con mi bici hasta el inicio de una nueva ruta. Estaré en la misma situación que muchos otros ciclistas ocasionales que, desde su casa, no tengan tan cerca su carril bici favorito. O de aquellos ciudadanos que se desplacen hasta el trabajo y deseen hacer parte del recorrido sobre dos ruedas. Para ello disponemos del transporte público, que nos facilita esa cercanía.

En los autobuses urbanos, se permite llevar la bici plegada, salvo que el bus vaya muy lleno, y las no plegables solo en líneas con soporte exterior. En los interurbanos, se permite la plegable o no plegable, pero empaquetada como un bulto de bodega y siempre a discreción del/a conductor/a.

El resto de los medios de transporte público es algo más flexible en este sentido, pero veamos en qué horarios y bajo qué condiciones.

Con la bici en el metro y el cercanías

Si nos apetece pasar un día de fin de semana dando un largo paseo ciclista en otra zona de nuestra ciudad, no habrá ruta o carril bici que no esté a nuestro alcance.

En los cercanías, se pude llevar la bici, plegable o no, sin restricciones de horarios. Sólo se denegará el acceso si la ocupación del tren fuera elevada y nuestra dos ruedas pudiera causar molestias al personal de Renfe.

Esto permite una opción bastante interesante para acudir a nuestro trabajo: en lugar de hacer todo el desplazamiento en transporte público o todo en bicicleta, podemos llegar en Cercanías a la estación correspondiente y, a partir de allí, recorrer la distancia que nos resta pedaleando y así no tomar un autobús adicional. En otros países, es lo más habitual.

En el Metro, dependerá de los días y las horas.

Por ejemplo, en Madrid, se permite viajar con la bici en el Metro, los sábados, domingos y festivos durante todas las horas de servicio y de lunes a viernes, de 10:00 a 12:30 h y de 21:00 h. hasta el cierre del servicio.

En el metro de Barcelona se permite el acceso de bicicletas los sábados, los domingos y los días festivos. Los días laborables, de 5.00 a 7.00 h, de 9.30 a 17.00 h y desde las 20.30 h hasta el cierre de las instalaciones.

La normativa en Valencia distingue entre unos trenes y otros. En el de Bilbao, está permitido cuando no suponga un estorbo. En el Metro de Sevilla, en las horas punta (de 7:30 a 9:30 y de 12:30 a 15:30 los días laborables) los supervisores comerciales podrán denegar este permiso, como sucede con los Cercanías.

Traslados a otras ciudades

Es posible que en alguna ocasión necesitemos trasladarnos a otra ciudad por trabajo y queramos movernos allí con nuestra bicicleta. Quizá también en largas vacaciones urbanas nos compense llevárnosla.

Algunos trenes de RENFE de largas y medias distancias permiten el acceso a bicis, como los AVE y los coche cama. Aquí pueden consultarse los tipos de trenes que admiten bicicletas. Estoy segura, por otro lado, de que dada la creciente popularidad de estos vehículos, pronto cambiará la normativa y será habitual llevarlos con nosotros sobre las vías en todos los tipos de trenes.

Para viajar con nuestra bici en avión, lo normal es que tengamos que empaquetarla, para lo que habrá que desmontarla casi por completo. Cuanto más reducido en dimensiones nos quede el bulto, más fácil será que nos lo admitan y que llegue a tiempo. Cada línea aérea tiene una política diferente, algunas harán pagar un extra, otras lo tratarán con normalidad, otras exigirán que se avise con antelación.

Los ferrys que conectan la península con las islas te dejan llevar la bici, muchos de ellos gratis. Si la dejas dentro del coche, como hice con la mía este verano, ni preguntarán.

Alquileres de bicicletas

Si finalmente no has conseguido llevarte tu bici contigo, no te desesperes. Si has optado por el intercambio de vivienda, es posible que los que te prestan su casa te dejen también sus bicicletas. Si viajas de otra forma, la puedes alquilar, ya que cada vez existen más empresas que las tienen a nuestra disposición. Puede salirnos más barato que facturarlas en el avión.

En muchas ciudades, además, se prestan bicicletas municipales, que se retiran de puestos para utilizarlas durante unos minutos y dejarlas en el siguiente. Suelen estar pensados para habitantes de cada ciudad, pero si nos sacamos la tarjeta, aunque el primer desembolso salga algo caro, optaremos a ellas como otro ciudadano más. Así que no habrá excusa para movernos por cualquier ciudad y por cualquier zona de esta sobre pedales, al ritmo de los Ciudadanos 0,0.

, , , ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • canonte.3

      A ver si en Madrid empieza a fléxibilizarse los horarios de bicicletas. Que vaya restrinciones tenemos…

      • Beatriz Maldivia

        Hola, Canonte:

        Gracias por tu comentario.

        Lo de los horarios del metro lo puedo comprender porque en hora punta ya resulta bastante difícil moverse por los pasillos y escaleras sin que haya bicicletas.

        Lo que no llegaré nunca a entender es que en autobuses que hacen trayectos interurbanos cortos en los que no hay mucha afluencia y donde hay sitio perfectamente para las bicis no dejen llevarlas. Además, etos trayectos ya sí son más lógicos para los ciclistas porque lo que hace el metro lo podemos hacer bien a pedales. Pero ya cuando se trata de más kilómetros sí nos puede venir bien una ayudita… o que nos traigan simplemente de vuelta.

        Un saludo.

    • VANINA

      YO VIVO EN MARBELLA Y NO DEJAN LLEVAR BICICLETAS Y LA VERDAD ME VENDRIA BIEN POR QUE REGRESO DE NOCHE Y HAY MUCHAS CUSTAS.

      • Beatriz Maldivia

        Lo cierto es que en general dan muy pocas facilidades. Confían demasiado en nuestras piernas, jeje.

    • Beatriz

      En autobuses de línea, no lo he conseguido nunca. Pero sí he subido mi bici en el metro varias veces. De hecho, existe un lugar en algunos vagones diseñado justo para ellas. Tiene esta señal el en suelo: