ZZ22FF0092

Consejos para el cuidado y mantenimiento de la bicicleta

Una bicicleta requiere de unos cuidados mínimos para alargar su vida útil y mejorar la seguridad cuando la montamos. Con un chequeo mensual será más que suficiente para tener la bicicleta a punto. No es necesario tener un taller en casa, con un par de herramientos básicas y algo de limpieza podemos dejar nuestra bici como el primer día.

En cualquier tienda podemos encontrar un kit de reparación básico con herramientas y un juego de limpieza con productos de engrase. No obstante si tenemos caja de herramientas en casa y algo de jabón y desengrasante puede ser más que suficiente. Tener la bici limpia y engrasada es un placer para pedalear, veamos cómo hacer un mantenimiento básico.

Comprobar que nuestra bici es segura


Si acabamos de comprar una bici no tendremos problema, todo estará perfecto. En cambio, si la bici es de segunda mano o hace mucho tiempo que no la cogemos conviene darle un repaso a las partes más importantes: cadena, ruedas, frenos, dirección y cableado. Para empezar, pon la bici boca abajo, apoyada con el sillín y manillar en el suelo, esto facilitará mucho la revisión.

Puedes comprobar que todos los eslabones de la cadena están bien moviendo los pedales lentamente y fijándote que no haya irregularidades o salientes. A mí me gusta comprobar la cadena cogiéndola con un trapo y deslizándola eslabón a eslabón, es muy táctil y si hay algo defectuoso tus dedos lo notarán.

Las ruedas es otra parte importante, en ocasiones están mal alineadas por algún golpe o “llantazo”. Solo tienes que hacerlas girar y ponerte en frente de ellas, así verás si hacen algún ocho o giran en línea.

También podemos comprobar el estado de las cubiertas, por si estuvieran cuarteadas y existiera riesgo de pinchazo o poco agarre. Si la bici ha estado mucho tiempo sin rodar, lo más seguro es que haya que cambiar las cubiertas. Hínchalas con algo de presión y podrás comprobar si la goma está o no en buen estado: si hay rajas, grietas o simplemente si la cubierta se ajusta bien a la llanta.

Aunque suelen ser los grandes olvidados, los frenos son fundamentales en el mantenimiento, tanto los cables como las zapatas de freno. Cuando frenamos, la maneta no debe llegar hasta el puño del manillar, esto indicará que hay poca tensión en el cable o que las zapatas están muy gastadas. Unas zapatas nuevas son baratas y merecen la pena.

Tareas mínimas para el mantenimiento de la bicicleta

Limpiar la bici es el primer paso para hacer un buen mantenimiento. Aunque hay muchas formas de lavar y limpiar una bici yo aconsejo el agua y jabón desengrasante. Un cepillo o pincel con puas puede resultar muy útil para aquellos rincones más inaccesibles y grasientos. No tengas miedo a quitarle las ruedas, la limpieza será mucho más fácil.

 

El siguiente paso una vez secada la bici es el engrasado, tanto de cadena como de las partes móviles que lo necesiten. Aquí no vale la regla de “cuanto más mejor”, la cadena se engrasa con poca cantidad. Si la bici es de marchas (que será lo más probable), una vez engrasada la cadena ve cambiando a los diferentes platos y piñones para que también se engrasen.

Hacer un repaso a la tornillería nunca viene mal, una bici tiene muchos y con el uso se pueden ir aflojando. Los tornillos no necesitan estar muy apretados, solo hay que darles algo de presión y listo. También hay que echar un vistazo a los cierres de las ruedas.

Con el paso de los días las ruedas suelen perder presión, por lo que hay que comprobar que la presión de las ruedas sea la correcta. Si de un día para otro notas que se desinflan en exceso, igual es porque hay que cambiar la cámara por algún pinchazo o fuga. Una bomba de pie para el inflado es bastante útil, las de mano son prácticas pero poco cómodas si revisas la presión en casa.

Con estas simples tareas de mantenimiento podemos tener la bici como el primer día. Da gusto pedalear por la ciudad con una bici limpia y bien engrasada, solo necesitamos dedicarle algunos minutos al mes.

Imagen | A Long, Lone Run, Amsterdamize, Planet Takeout

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Beatriz

      Es muy importante. Cuando me compré la bici y comencé a dar paseos casi a diario, pensaba que podría no saber nada de su funcionamiento ni de sus reparaciones. Pero en seguida me di cuenta de que no es posible, no es como un coche, que puedes tenerlo sin hacerle nada y llevarlo al taller cuando sea necesario. De la mecánica de la bici hay que saber y cuanto más mejor. Se puede aprender a la fuerza, cuando nos ocurra algo y no tengamos más remedio, pero es preferible que estemos prevenidos.

      • Juan Lara

        Exacto, no es tan difícil ir conociendo cosas de mecánica sobre nuestra bici. En la mayor parte de los casos solo hay que conocer las partes de la bicicleta y saber revisarlas, con eso ya tenemos un mantenimiento importante.

    • recicleta

      Hola, no estoy de acuerdo en que si la bici es nueva esté todo bien. Suelen venir bastante desajustadas.

      Pongo un enlace en el que explico como comprobar sin conocimientos de mecánica ni herramientas el estado de una bici nueva y si hay que ir a la tienda a reclamar que nos la ajusten. !Está en garantía¡

      http://www.plegables.net/viewtopic.php?f=6&t=14
      salud

      • Juan Lara

        Puede ocurrir que no venga del todo bien, pero tampoco suele ser lo usual. Lo ideal es que al comprarla comprobemos, como bien dices, si todo está ok.