AAA

Ahorra energía con aparatos electrónicos más eficientes

 

La eficiencia energética es uno de los aspectos que es aconsejable tener en cuenta a la hora de comprar productos electrónicos. No sólo como consumidores responsables, sino también por los ahorros que obtenemos durante la vida útil de los mismos. Podemos ahorrar energía y dinero comprobando la categoría energética de los aparatos electrónicos antes de adquirirlos.

Y con ello no sólo salimos beneficiados nosotros, sino que ayudamos al medio ambiente al no desperdiciar energía. Aunque la eléctrica está considerada como una energía limpia, en nuestro país para su producción se utilizan también combustibles fósiles. Si buscamos aparatos más eficientes, ponemos nuestro granito de arena para reducir la huella de carbono y ayudar al medio ambiente.

Cómo comprobar la categoría energética de un aparato electrónico

 

Los electrodomésticos que tienen obligación de llevar una etiqueta energética son los de gama blanca, como frigoríficos, lavadoras o el horno, por citar algunos ejemplos. También las fuentes de luz o los aires acondicionados deben llevar este etiquetado. Desde 2011 se ha incorporado un nuevo modelo de etiqueta, pero ¿qué información nos proporciona?

Lo más sencillo es comprobar la clase energética en la que está catalogado. La más eficiente es la AAA+++ y la menos eficiente es la clase D. El siguiente dato en el que tenemos que fijarnos es el consumo estimado de energía a lo largo del año o del ciclo, dependiendo si es un electrodoméstico que está siempre conectado o no. El ahorro que podemos conseguir con dos aparatos de distinta clase puede ser considerable.

Por último, tenemos información específica en función del tipo de electrodoméstico. Por ejemplo en un frigorífico nos indicará los litros de capacidad, de nevera y congelador, así como los decibelios de ruido asociado a su funcionamiento. Para una lavadora nos mostraría datos como el consumo de agua, su capacidad o la clase energética asociada al centrifugado, entre otros valores.

También debemos tener en cuenta que no todos los electrodomésticos son iguales. Es más importante elegir un electrodoméstico eficiente en aquellos que están en funcionamiento las 24 horas del día, como neveras, congeladores, etc.

Casi el 18% de la electricidad consumida en las viviendas españolas se destina a la refrigeración y congelación de los alimentos.

¿Cuánto consumen en modo stand-by?

 

Después de los frigoríficos el aparato electrónico que más energía consume en el hogar es el televisor. No es que su consumo sea muy elevado, sino más bien que el número de horas que están encendidos hacen que la cifra global sea alta. Representan aproximadamente un 10% del consumo eléctrico de las familias españolas.

También disponen de un etiquetado energético que es necesario consultar, aunque no están obligados a utilizar un modelo de etiqueta similar al que hemos mostrado para los electrodomésticos. En todo caso, hay varias cuestiones que debemos saber sobre el consumo de los televisores y pantallas de ordenador, que en este aspecto son similares:

  1. Las pantallas planas, de LED o LCD, consumen menos que las antiguas de tubo catódico. La tecnología LED, actualmente la más utilizada, es más eficiente y tiene unos consumos más bajos al mismo tamaño de pantalla que las LCD. Las pantallas de plasma son las que más consumen dentro de la gama de pantallas planas.
  2. Un televisor, en el modo de espera, apagado pero con el piloto encendido, puede consumir hasta un 15% del consumo en condiciones normales de funcionamiento. Por eso es bueno desconectar el televisor, sobre todo cuando salimos de casa o nos vamos a la cama por la noche. Sólo con este pequeño gesto podemos conseguir un ahorro de unos 40 euros anuales.

En todo caso, es un valor que un Ciudadano 0,0 debe tener en cuenta para cada aparato electrónico que compra. Lo mismo con equipos que no tienen interruptor o botón de apagado y siempre quedan en modo espera. En estos casos lo que podemos hacer es conectar todos a una regleta de conexión que podemos apagar con un botón para cortar la corriente a todos los aparatos que tenemos allí conectados.

Son pequeños gestos que ayudan a realizar un consumo más responsable. No cuestan ningún trabajo y a igualdad de condiciones entre dos opciones, un consumo más eficiente es beneficioso para nosotros, que lo notaremos en la factura y para el medio ambiente. Un pequeño detalle que nos ayuda a tener un mundo más sostenible.

Más Información | IDAE
En Ciudadano 0,0 | Una ciudad sin humos: el coche eléctrico
Imagen | ellenm1

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo