Las ensaladas son para el verano

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

A los Ciudadanos 0,0 además de aprovechar la comida que nos ha quedado en el restaurante con las cajas Nolotiro, también nos gusta preparar recetas sencillas, saludables y fáciles de conservar y transportar para llevar al trabajo o incluso al parque o a la playa.

Las ensaladas cumplen con todos estos requisitos y son ideales para esta época de calor. Además admiten tantas variaciones que es imposible aburrirse con ellas ¡Yo cada día preparo una distinta!

Calidad y diversidad, la clave de una buena ensalada

Para que nuestras ensaladas sean sabrosas y también nutritivas debemos ir cambiando y combinando sus ingredientes y elegir siempre, en la medida de lo posible, los de mejor calidad.

Tanto si vamos al mercado, como si tenemos un huerto en casa (un opción genial para proveernos de buenas hortalizas) no puede faltar una buena base de lechuga, escarola, endivia, rúcola, canónigos u hojas varias, que sumadas al tomate, el pepino, la zanahoria, la remolacha o la cebolla además de componer un plato de lo más fresco nos aportarán una buena dosis de vitaminas y minerales.

Teniendo en cuenta alguno de estos clásicos ya podemos empezar a añadir todo lo que nuestra creatividad nos sugiera, intentando aportar una buena parte de alimentos frescos y de temporada junto a otros que nos aseguren proteínas, hidratos y grasas de buena calidad.

Ingredientes para todos los gustos

 Ensalada lechuga

Aunque es imposible nombrarlos todos, aquí van algunos de los ingredientes que pueden hacer de nuestras ensaladas un plato único, y no sólo en el sentido de extraordinario.

Legumbres: Garbanzos, lentejas, judías blancas, pintas o negras, guisantes… son una fuente importante de fibra y proteína, que nos ayudarán a saciarnos y nos darán una buena dosis de energía.

Frutas: Qué mejor en verano que una ensalada llena de color y sabores refrescantes. Melón, sandía, piña, fresas o plátano combinan muy bien en contraste con ingredientes salados, nos hidratan y llenan nuestro plato de vitaminas, sin olvidar el aguacate una de las grasas más saludables que podemos consumir.

Frutos secos: Tienen fama de ser muy calóricos y de hecho lo son, pero consumidos en pequeñas cantidades dan una textura crujiente y nos aportan energía extra y antioxidantes. Almendras, nueces y avellanas contienen hasta un 70% de ácidos grasos cardiosaludables y el resto, por lo general, un 50%,

Algas: Se han ido introduciendo poco a poco en nuestra gastronomía y con ellas podemos preparar ensaladas exóticas y originales. Son variadas, sabrosas, tienen fibra, proteínas vegetales, vitaminas y muy pocas calorías, así que ¡A probarlas todas!

Cereales: Arroz y pasta son las combinaciones más habituales, pero ¿Has probado a añadir copos de maiz o de espelta inflados? También podemos preparar una base de cuscús o de quinoa, aprovechando su consistencia para contrarrestarla con los ingredientes más ligeros, como una picadita de tomate, pimientos, pepino y cebolla.

Un poco de imaginación y ¡A comer!

 Ensalada de tofu

Estos son sólo algunos ejemplos, pero las posibilidades son infinitas, tantas como se nos ocurran: con patata cocida, con germinados (de alfalfa, soja etc.), con tofu, mariscos, conservas, quesos frescos, verduras asadas… En definitiva, una lista con la que podríamos pasarnos días.

También me gusta inspirarme de vez en cuando en recetas de otros países, sobre todo orientales, para preparar ensaladas diferentes y exóticas. Aunque casi siempre es la imaginación la que gana y acabo creando mis propias composiciones.

Por último hay que destacar la importancia de un buen aliño, los que ya están preparados suelen contener más grasas saturadas y ser más calóricos así que yo prefiero hacerlos en casa con aceite de oliva virgen extra y limón, vinagre de arroz, salsa de soja, vinagre de módena, vinagre rojo, blanco o de manzana ¡En esto también hay mucho para elegir!

El toque final se lo ponen un poquito de sal y pimienta, las especias, la mostaza o incluso el hummus (paté de garbanzos) que queda muy bien en las vinagretas. Si la ensalada es para llevar guardo el aliño en un tarro de cristal aparte para que no se reblandezcan demasiado los ingredientes, así cuando llega la hora de comer sólo hace falta mezclar y disfrutar.

Y tú ¿Sueles llevarte ensaladas al trabajo o en tus excursiones? ¿Nos cuentas cuáles son tus favoritas?

compartir en redes
  • Beatriz

    Yo también acostumbro a hacerme ensaladas cuando como en casa y no solo en verano. Una que me encanta, que no es vegetariana y quizá por eso no ha aparecido por aquí, es la de cogollos con ventresca. Los aliño con una mezcla que se llama sazonador de ensalada y a veces le añado algo de queso fresco en bolitas. Deliciosa.

    • Teresa Morales

      Todavía no he probado el sazonador de ensalada, aunque lo he visto de varios tipos, quizá me animo estos días.

      Antes yo me hacía los cogollos con anchoas, que también me encantaban 😉

te recomendamos