bici-parque

Oasis urbano: el parque como espacio de convivencia

Los parques urbanos son elementos indispensables que nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida en la ciudad. Es un espacio en el cual podemos relacionarnos con la naturaleza en medio de la urbe y en cierta medida son oasis verdes dentro de un mundo de asfalto. El parque en la ciudad supone la urbanización de la naturaleza, su ordenación para poder disfrutar más de ella.

Dime a qué hora vas y te diré a quién te encuentras

Porque dependiendo de los horarios en los que acudimos a un parque podemos ver un tipo de actividades u otras. El parque no deja de ser un reflejo de como vivimos el ocio en la ciudad. Los deportistas suelen acudir a este espacio a la mañana temprano y al finalizar el día. Son los momentos en los que muchos podemos aprovechar para correr, patinar o disfrutar de la bicicleta. Y que coinciden con las horas previas o posteriores a la jornada laboral.

 parque urbano

En las mañanas el paisaje del parque cambia, y lo más frecuente es encontrar personas desocupadas, estudiantes que no tienen clase o de la tercera edad, en ocasiones acompañados de niños muy pequeños que todavía no tienen edad escolar. No significa que no falten los runners o patinadores y ciclistas, pero su número lógicamente es menor al coincidir con el horario laboral de la mayoría.

Si tienes la suerte de tener horarios de trabajo rotativos, o eres freelance y te organizas tu mismo, la mañana es un momento perfecto para disfrutar del parque ya sea para tomarte un respiro al salir de casa, trabajar unas horas al aire libre o practicar algo de deporte, aprovechando que en este momento no tienen una afluencia de gente tan grande.

A la hora de comer, y si el parque está cerca de zonas de oficina, no es extraño ver gente comiendo. Es genial poder almorzar en el parque ya sea en las zonas verdes donde esté permitido, en algún banco o zonas de merienda que muchos tienen habilitados. Nos pasamos demasiadas horas del día en espacios cerrados y poder salir a comer al parque un día soleado supone volver al trabajo con las pilas cargadas. Eso sí, verás qué pereza volver después a la oficina.

Los niños, los reyes del parque

Y a media tarde el parque vuelve a mutar, dejando ver ahora a los niños que salen de los colegios como sus principales ocupantes. Sobre todo en zonas de juegos habilitadas, pero también merendando o paseando. Es el momento de soltar toda la energía que ha estado, en cierto modo, contenida en los colegios. Es un espacio básico para los más pequeños.

El parque para un niño supone un área de libertad como ninguna otra. Para muchos es el único lugar donde sus padres les dejan hacer, tomar iniciativas y, por lo tanto, es un espacio básico para su desarrollo como persona. Recuerdo que cuando era niño los columpios suponían un miniparque de atracciones que tenía a la vuelta de casa y hoy sigue siendo más o menos igual.

Los fines de semana el parque reúne todos estos grupos heterogéneos, siendo en si mismo un pequeño muestrario de la vida en la ciudad, con una representación de sus habitantes conviviendo en un mismo espacio, aprovechando el parque para estar en contacto con la naturaleza, jugar o hacer ejercicio. El parque mejora nuestra calidad de vida, nos permite disfrutar de un modo de vida distinto de la ciudad y de una naturaleza en cierta forma domesticada a la medida que podemos sacar mejor partido de la misma. Me voy al parque.

Imagen | goodthingsful | dfuster74

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Beatriz

      ¿Qué sería una ciudad sin parques? En algunas de ellas, lo más bonito y que más merece la pena visitarlas es su parque principal. Imprescindibles.

    • Laura

      Esos parques pequeños menos famosos también tienen su encanto!

      • Carlos Roberto

        Al final los parques pequeños son los que más utilizamos, porque por lo general son los que más cerca nos cogen de casa

    • Pingback: Nueve recetas de picnic para disfrutar al aire libre()