recarga-electrica

Una ciudad sin humos: el coche eléctrico

 

Una de las cosas que entre todos podemos mejorar en la ciudad aportando nuestro granito de arena es la contaminación. En gran parte está producida por el tráfico rodado, los vehículos privados y también el transporte público. Reducir los “malos humos” del tráfico hoy en día es posible con los coches eléctricos e híbridos que hay en el mercado. Por eso queremos hacer una pequeña introducción para analizar cómo mejora la calidad de vida en la ciudad con el coche eléctrico.

A medida que la ciudad crece, que se hace más grande, las distancias a recorrer por los ciudadanos son mayores. La escala de la ciudad pasa de medirse en el tiempo que tardas en llegar a un lugar caminando o en bici a medirse en tiempo de desplazamiento en coche o transporte público. Y esto supone que la contaminación por los motores aumenta. Claro que esto tiene una solución sencilla, pasarse al coche eléctrico.

Coche eléctrico: ventajas para la ciudad

La gran ventaja del vehículo eléctrico es que no emite gases contaminantes, ya que utiliza la energía eléctrica para moverse. Esto supone que de cada vehículo que vemos en las calles de nuestras ciudades dejaría de emitir gases contaminantes, si los sustituyéramos por coches eléctricos. Pensad como mejoraría el ambiente de la ciudad con una reducción de CO2 emitido por todos los vehículos que circulan por la ciudad.

Pero otra gran ventaja, de la que muchas veces no somos conscientes, es el ruido. El coche eléctrico es totalmente silencioso. No tiene un motor de explosión, y en este sentido la cantidad de decibelios que muchas veces tenemos que soportar en una ciudad por el tráfico rodado disminuiría muchísimo. En ambos casos todos saldríamos ganando si finalmente estos vehículos, tanto coches como motos, cada vez se vieran más en nuestras ciudades.

La energía eléctrica es más limpia, aunque también puede tener efectos en la huella de CO2 dependiendo de cómo se haya generado. Una parte viene de energías limpias, como hidroeléctricas, solar o eólica, pero otra parte se produce con combustibles fósiles o nucleares. Con el paso al vehículo eléctrico ayudamos, y mucho, al medio ambiente.

Inconvenientes del vehículo eléctrico

Existen varias cuestiones por resolver para que el vehículo eléctrico sea mucho más popular y no se vean como rara avis en nuestras ciudades. En primer lugar podríamos hablar del precio. Un vehículo eléctrico es bastante más caro que su equivalente en un vehículo de combustión. Hablamos de la inversión inicial de compra. Y esto lógicamente echa para atrás a muchos compradores.

 

En segundo lugar podríamos hablar de la autonomía que nos facilita. La carga de energía en las baterías nos limita las distancias que podemos recorrer. Varía en función de la velocidad a la que conducimos y la potencia que utilizamos en determinados momentos. Así, acelerones bruscos consumen más batería que una velocidad constante. Con todo, la autonomía varía en función del modelo, pero es mucho menor que en un vehículo de combustión. Por ello, los eléctricos son adecuados para trayectos previsibles, es decir, del trabajo a casa, etc.

Por último, otro inconveniente es la recarga de los vehículos. Tanto el tiempo que tardan en hacer una recarga completa (que depende del modelo, pero está cercano a las 8 horas), como la cantidad de espacios que tenemos para cargar las baterías. Y si queremos una ciudad más sostenible es necesario romper un poco este círculo vicioso de no hay lugares para recargar baterías porque no existen suficientes coches eléctricos para hacerlo rentable y no me compro un coche eléctrico porque no tengo lugares para recargar fuera de mi garaje.

Los coches híbridos, la apuesta más viable en la actualidad

Una apuesta que mejora mucho los consumos en ciudad, y por lo tanto la emisión de gases contaminantes son los vehículos híbridos. Se trata de coches que tienen motor eléctrico y de combustión. El uso de ambos motores en ciudad consiguen un consumo muy reducido, por lo que al final el aire de nuestras ciudades será un poco mejor.

Hoy en día son una realidad, y podemos verlos en nuestras ciudades de forma habitual. Suponen una solución intermedia, ya que siguen emitiendo CO2, aunque en menor cantidad, y no son tan silenciosos como los vehículos eléctricos. Por contra, no son tan caros y tienen la autonomía necesaria para no tener que depender de la recarga eléctrica.

Al final se trata de que entre todos aportemos un poquito para hacer que la ciudad sea mejor. Todos salimos ganando, con menos ruido, menos “malos humos”, tenemos una ciudad más limpia y sostenible. Los vehículos eléctricos son una alternativa para hacer que esto sea una realidad, esperemos que en un futuro muy cercano.

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • guss

      Por favor ! La ciudad para las personas.
      Basta ya la invasión del coche en nuestras calles. Nos intoxica con su contaminación, enfermándonos, y hasta matando. Cuando no con la violencia de ciertos conductores, psicópatas antipersona.
      En muchas calles de nuestras poblaciones se dedica un 70% de la superficie a los coches. Porque ? HAy prueba más inhumana que rodearnos de máquinas infernales para hacernos la vida insoportable ?
      No hay mejor experiencia que poder disfrutar de una calle peatonal. O de una ciudad con trasportes limpios, y sostenibles.
      El coche es una herramienta muy eficiente, que según para que. Obligados por los lobbys que nos han llevado a consumir hasta morir.
      Vive, y disfruta.

      • Carlos Roberto

        Estoy de acuerdo contigo en que necesitamos una ciudad más humana, para las personas que viven en ella. Pero sin restar un palmo de terreno al coche, el cambio que sufrirían las ciudades sustituyendo los vehículos actuales por eléctricos sería espectacular…

    • Toni

      El cambio de un vehivulo de combustión a uno hibrido o 100% electrico, no tendria que ser un capricho de aquellas personas que miran un poco mas por el medio ambiente, deberia ser una obligación para todo el mundo que conduce. Las energias alternativas estan ahi, mas cerca que nunca de nosotros, pero parece que no llegan nunca. Hay que fomentar la construcción de un nuevo ideal donde la gente sea consciente de lo que de verdad importa y que es nuestra casa, el planeta Tierra, planeta que de momento no merecemos, pues.lo mal que lo hemos tratado hasta ahora hace que nos lo tuvieran que quitar para poder salvarlo.